Ignominiosa toma de posesión de Petro en Colombia con constantes reivindicaciones al grupo terrorista M-19 al que perteneció

Gustavo Petro ha tomado posesión este domingo como nuevo presidente de Colombia, así se ha convertido en el primer representante de la izquierda como jefe de Estado de este país.

Entre los invitados también acudió Felipe VI, rey de España, que se reunió con la comunidad española de Colombia.

Una vez investido, Petro se descubrió y comenzó una serie de guiños al grupo terrorista M-19 al que perteneció

En primer lugar, ordenó a la Casa Militar de Colombia que le llevara al lugar de la ceremonia la espada del Libertad Simón Bolívar, un objeto simbólico para Colombia.

Importante señalar que esto ha sido una manera de dar presencia a la organización terrorista puesto que el M-19 robó dicha reliquia histórica y simbólica en 1974 y no la devolvió hasta 1991. Petro declaró que:

«Como presidente de Colombia solicito a la Casa Militar traer la espada de Bolívar, una orden del mandato popular de este mandatario».

También ha podido verse una numerosa presencia de la bandera de la organización terrorista entre los asistentes al acto.

Otro guiño a los terroristas fue Petro fue investido por la senadora María José Pizarro, hija de Carlos Pizarro. Este último fue compañero de Petro en el M-19 asesinado en 1990 cuando era candidato a la presidencia.

PRIMER DISCURSO

El primer discurso de Petro, de alrededor de una hora de tiempo, se retrasó bastante puesto que hubo que esperar un largo tiempo hasta que la espada llegó al lugar de la ceremonia ya que el traslado se hizo a pie.

Petro volvió a incidir en los temas de los que había hablado en su campaña electoral. Entre ellos, mencionó la violencia en Colombia haciendo un llamado a:

«Todos los armados a dejar las armas en las nebulosas del pasado».

Para que:

«La paz sea posible».

Y así:

«Terminar, de una vez y para siempre, con seis décadas de violencia y conflicto armado».

Y añadió que:

«Para que la paz sea posible en Colombia, necesitamos dialogar, dialogar mucho, entendernos, buscar los caminos comunes, producir cambios».

También anunció que iba a presentar al Congreso una reforma tributaria para conseguir más recursos:

«La igualdad es posible si somos capaces de crear riqueza para todos y todas, y si somos capaces de distribuirla más justamente. Por eso proponemos una economía basada en la producción, el trabajo y el conocimiento. Y es por ello por lo que proponemos una reforma tributaria que genere justicia».

Finalmente afirmó que:

«El 10% de la población colombiana tiene el 70% de la riqueza».

Y lo calificó de:

«Despropósito y una amoralidad».

Concluyó señalando:

«No naturalicemos la desigualdad y la pobreza. No miremos para otro lado, no seamos cómplices. Con voluntad, políticas de redistribución y un programa de justicia vamos a hacer una Colombia más igualitaria y con más oportunidades para todos y todas».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.