Ha estallado la «paz» con Marruecos

«Estamos derrotados nacionalmente por habernos dejado arrastrar a la línea bolchevique, que es la aberración política más grande que han conocido quizás los siglos”, Julián Besteiro. Dicen que fue el último socialista honrado…, yo digo que fue el único.

Esta frase data de hace casi un siglo y está plenamente vigente. Podría ser el epitafio de España. La misma que hoy muere lentamente por la miseria política de la izquierda (basofia moral-intelectual) y los perpetuos complejos del centro centrado y más acobardado del PP, que no dudan en repartirse, cual hienas sedientas de sangre, los despojos de lo que fue un imperio donde nunca se ponía el Sol.

La invasión de España sufrida en Ceuta y antes en Canarias por parte de la dictadura marroquí no es nada nuevo, es lo que viene ocurriendo desde hace varias décadas. Es el resultado de los vientos sembrados en forma de buenismo progre, hoy convertidos en tifones dispuestos a arrasarnos. Y lo conseguirán, sobre todo, si el pueblo español sigue dormido mientras el enemigo permanece al acecho esperando el momento para darnos el zarpazo definitivo. Lo hará. No tengáis duda alguna.

Hay que decir que comparar a Marruecos con España es como comparar un Dacia con un Mercedes, salvo para el típico necio que la odia, también llamado progre. Un carajote que apoyará a cualquiera que desee nuestra desaparición. Así son los rojos, imbéciles sine die.

Sigamos. España posee una población de 47.000.000 millones de habitantes, por 36,7 de Marruecos. Nuestro PIB es de 1.461.772 billones, por 124.000 de Marruecos, siendo nuestra renta per capita de 29.600 dolares, por 3,204 de Marruecos. Hasta hace unos años éramos la 8 potencia mundial, hoy somos la 14; Marruecos desciende hasta la 58. Nuestro gasto en defensa duplica al suyo, como nuestra potencia militar. Dicho de otra manera, de seguir tocando los cojones el dictador marroquí y llevarnos a una guerra, militarmente hablando no tendrían nada que hacer, pero, ojo, que hasta el rabo todo es toro.

Digo esto porque España hace mucho tiempo que vive de lo que fue y muere por lo que es: una sociedad infectada de socialismo. El mismo que nos está carcomiendo como la enfermedad mortal que es. Desgraciadamente, hemos sido desprovistos de ese espíritu que nos hizo ser la potencia que dominaba el mundo, para convertir nuestro ardor guerrero en “detestable heteropatriarcado” con perspectiva de género. ¡Qué tranquilo me quedo sabiendo que, en caso de guerra, tenemos a las hordas feminazis ayudando…, al invasor!

Conviene no infravalorar al enemigo pues mientras ellos tienen una referencia religiosa, el Islam, y política, su Rey-dictador que reina, manda y ordena, aquí vivimos instalados en el nihilismo más pernicioso. Aquí se odia y persigue los sentimientos cristianos, se agreden y desprecian a nuestros símbolos nacionales, incluidos los continuos ataques por parte del Gobierno contra el Jefe del Estado y la Corona. Para colmo de males, nosotros padecemos a los “Jorge Javier Vázquez” y al rojerío más rancio de la Secta, Cuatro, etc., soltando mierdas contra España y marcando a rajatabla la nueva religión roja basada en el corpus doctrinal moral dimanante de “Gran Hermano y la Isla de las copulaciones”.

Ellos tienen el sentimiento de pueblo del cual renegamos nosotros

Ellos, que no tienen un pelo de tontos, sí han sabido cortejar a la nación más poderosa del mundo -EEUU- para salir reforzados política y militarmente. En cambio, nosotros nos hemos dedicado a menospreciarla (Zapatero, Iglesias, etc.) mientras nos abrazábamos a dictaduras chavistas-castristas. El resultado es que España hoy es irrelevante, nadie nos toma en serio ni nos respeta.

En España hemos normalizado que cuatro niñatos faltos de higiene, que viven gracias a la VISA de papá, secuestren una ciudad -Barcelona- sin que sean debidamente molidos a palos como paso previo a su detención. Al contrario, los apaleados son los Policías, que tienen que padecer a los niñatos y los miserables políticos que actúan igual. Hemos normalizado que hayan entrado delincuentes en el corazón de las instituciones más sagradas de nuestra nación con el único objetivo de destruirla.

Hemos asumido que gran parte de la clase política, excepto VOX, trabaje arduamente contra los intereses nacionales. ¿Acaso este comportamiento vil no iba a tener sus consecuencias? Pues las ha tenido, porque el invasor ha presenciado hasta donde llega la decadencia en España, y ha aprovechado la debilidad de nuestro Gobierno y el comportamiento de una sociedad inane para atacarnos. Cuando no te respetas a ti mismo, nadie lo hará.

Creo que lo peor puede estar por venir, que esto solo ha sido un ensayo para la gran invasión. Ese día, activarán a todos los que ya viven en España para luchar contra España.

Ese día, o aflora el carácter de los cruzados que espada en mano derrotaron al enemigo o seremos parte del enemigo, pues la derrota será tan humillante como brutal. Albergo pocas esperanzas…

Para evitar esto, aporto varias medidas que se deberían tomar ipso facto: Expulsión del embajador marroquí, ruptura inmediata de todas las relaciones, militarización permanente de la zona y devolución de todos los que hayan entrado ilegalmente. Además, acelerar la expulsión de todos los ciudadanos originarios de este país que cometan delitos. Menos ayudas económicas y más mano dura. Por cierto, boicot a los productos del invasor. Ni agua.

Tristemente, lejos de actuar como la situación exige, el Gobierno vuelve a bajarse los pantalones en forma de Bizum de 30 millones de euros para el invasor, además de regalarles varios cientos de vehículos (todoterrenos, motos, quad, etc.) Ahí con dos pares.

Nos invaden y les pagamos. Un negocio redondo para ellos. Judas a su lado es un ejemplo de lealtad y honestidad.

La izquierda, lejos de apoyar la defensa nacional y mostrar su rechazo a la invasión, máxime viendo las manadas de invasores salvajes arrasando todo lo que encontraban a su paso, exige acogerlos.

Han llegando a pedir la retirada de los militares y el despliegue de médicos que los atiendan. Es alucinante

Este es el nivel cum laude de imbecilidad de la izquierda, pues piensa, en su mundo de luz y color (rojo-morado), que el régimen dictatorial que oprime y somete a sus súbditos convertidos en vasallos, que obliga a la gente a jugarse la vida para escapar de él es el ideal para nosotros.

Hay que ser estúpido para querer para sí lo que mata el otro. Idos vosotros a vivir allí, rojos pro-invasores. La ratio de gilipollas per capita de esta izquierda es insuperable.

Tengamos presente que Pedro Sánchez afirmó: “Sobra el Ministerio de Defensa” o “ya no vemos a las FFCCSS como un gasto superfluo”. Con este sujeto, ¿puede alguien extrañarse de lo que nos ocurre? Cualquier día, lejos de recuperar Gibraltar, seremos invadidos por los “llanitos”.

Acabo como empecé: “Estamos derrotados nacionalmente por habernos dejado arrastrar a la línea bolchevique, que es la aberración política más grande”. No nos engañemos, la única invasión es la socialista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *