Gurú Sánchez. Agenda 2.521

Pedro, los españoles hemos sentido una cierta desazón con la presentación que realizaste al mundo, hace unos días, de tu Agenda 2.050.

Siempre he pensado que tu grandeza te permite ver mucho más allá de los próximos 30 años y que, por ese motivo, te ocuparías de nosotros hasta, por lo menos, dentro de 500 años. He sentido, hemos sentido, un golpe de cruda mortalidad al pensar que nos puedes abandonar espiritualmente en tan solo tres décadas.

Eso sí, Presidente, con tu Agenda has demostrado de lo que somos capaces los españoles y les has dado una lección a nuestros colegas chinos. Siguiendo su línea histórica, el Comité Central del Partido Comunista Chino, con Xi Jinping a la cabeza, presentó hace unos meses su nuevo Plan Quinquenal 2.021-2.026, que marcará las directrices políticas y económicas del gigante asiático los próximos cinco años. Menudos “pringados” estos chinos, un Plan a tan solo cinco años… Ya pueden fichar a algún socialista o comunista español para que les enseñe a elaborar unos buenos planes que verdaderamente perduren en el futuro.

Pero aún así, Pedro, entiendo que, por tu modestia innata, te has quedado corto en el tiempo. Siguiendo los principales puntos de tu Agenda 2.050, creo que, sin excesivo esfuerzo, podemos organizar y dejar una España “socialistamente” vertebrada hasta 2.521 conforme a los principios que guían el Sanchismo:

Desempleo: En tu Plan señalas que el paro va a bajar del 18% actual al 7% en 2.050, quedándonos en ese momento en lo que sería la media europea de tasa de paro. Sin embargo, nuestro deber es dejar a nuestra nación sin ningún parado. La solución es sencilla, todo aquel que esté en edad de trabajar le haremos funcionario público y problema arreglado.

PIB: Estableces un crecimiento a tasas promedio del 1,5% anual. Podemos ser más ambiciosos. Digamos que nuestro crecimiento será del 10% anual, con un incremento de la productividad que se conseguirá trabajando tan solo 30 horas semanales, nada de 35 horas como indicas en tu Plan. También tenemos derecho al tiempo libre y a tomarnos unas cervecitas, ¿o qué? La motivación al trabajador es algo fundamental de cara a lograr la productividad.

Recaudación fiscal: Propones elevarla desde el 35% actual hasta el 43% en 2.050, logrando así estar también en la media europea. Pues esto es un desastre, Presidente. Lo que tenemos que hacer es recaudarlo todo y empezar a dar unas buenas cartillas de racionamiento al estilo cubano, donde se incluyan las anteriormente mencionadas cervecillas y algo de vino nacional. Así nadie se sentirá discriminado porque unos pagan más que otros al fisco y, encima, gozarán del furor etílico gran parte de la semana.

Base Imponible Común Consolidada: En la Agenda 2.050, España no solo se preocupa de nuestro país, sino que también quiere impulsar a nivel europeo una atribución equitativa de la recaudación entre países. “Presi”, realmente eres un tipo humilde. No solo quieres ser el “gurú” de España sino también de Europa. Sabes que puedes ser un referente a nivel mundial, influir en EEUU, Rusia, Israel, Irán, India… pero te conformas con dar lecciones a Europa. Cada día te quiero más.

Unificar los Impuestos de Patrimonio, Sucesiones y Donaciones: Efectivamente hay que acabar con la competencia desleal entre autonomías y que en todas se aplique la misma política fiscal para ciertos impuestos específicos. Hay que unificar para que siempre se cobren todos los impuestos posibles, no para disminuir la carga fiscal de los españoles. Grande, Pedro, grande.

Medioambiente: Aconsejas prohibir los trayectos cortos de avión que pueden sustituirse por viajes en tren de duración inferior a 2,5 horas, disminuyendo así el impacto medioambiental del transporte aéreo. Tú tranquilo Pedro, que en la nueva Agenda 2.521 dejaremos excepcionado el tema de tu avioneta, para que puedas seguir acudiendo a conciertos y a comprar el pan con tu “Falcon”.

Jubilación: Los 67 años parece que se están quedando algo cortos para las próximas décadas y por eso, Pedro, quieres incentivar que el retraso de la jubilación sea todavía algo más tarde. Lo podemos hacer más fácil. Directamente legislemos que en el año 2.521 todos los españoles deberán de morir trabajando. ¿Sabes lo que esto nos va a ahorrar en pensiones? Vamos, esta medida va a ser la medida estrella.

Vivienda: Propones elevar la oferta de pisos de alquiler a precios asequibles, incentivando formas de tenencia alternativas como la propiedad temporal o la propiedad compartida. En menudos jaleos te metes, Presidente. Esto se soluciona con la confiscación de todas las viviendas por parte del Estado. Recuerda que el ser humano es un ser envidioso y nadie se va a enfadar si nadie tiene más que él. Por lo tanto, ni una propiedad privada y que el Gobierno gestione el alquiler para todos, al precio que te apetezca.

Educación: También deseas duplicar el presupuesto por alumno hasta equipararlo por ejemplo al que tiene Dinamarca. Sí, es un buen propósito, pero como no tengo muy claro que nos quede ya mucho dinero para invertir en ningún lado, lo mejor que puede hacer usted es convencer al resto de países para que no gasten tanto en educación y lo dediquen por ejemplo subvencionar que sus ciudadanos vengan a nuestro país de vacaciones. Así problema arreglado, si el resto de los países reducen a la mitad su presupuesto educativo automáticamente nosotros ya estamos en la media europea de gasto en educación.

Y para finalizar, Señor Presidente. Recuerde seguir sin hablar de reducción del gasto inútil. Aquí lo que importa es restringir libertades, igualar en la pobreza e idiotizar al ciudadano. De esta manera usted, Don Pedro Sánchez, será nuestro guía hasta 2.050, hasta 2.521 o hasta la eternidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *