Greenpeace exige un plan de abandono del gas natural a Enagás, mientras venden gas natural desde 2011 con Greenpeace Energy

Ayer la ONG ambientalista internacional Greenpeace bloqueaba la entrada a la planta de Enagás situada en el puerto de Sagunto (Valencia) a un barco gasero llamado «Merchant».

Así lo publicaba ayer la ONG en su perfil oficial de Twitter:

«El gas calienta el clima y empobrece los hogares», «El gas no es el futuro», criticaban desde Greenpeace

Un gesto que no está exento de polémica, ya que dicha ONG opera desde 2011 con Greenpeace Energy, una cooperativa de renovables situada en Alemania que también vende gas natural.

Esto le ha generado multitud de críticas a Greenpeace, por comercializar con una energía fósil que contribuye al cambio climático, algo que no resulta muy coherente con su discurso

Según la cooperativa energética, el producto, al que llamaron proWindGas, empezaría con la venta de gas natural pero iría poco a poco sustituyéndose por otros gases, en concreto el hidrógeno verde y el biogás, algo que todavía no se ha llevado a cabo.

Greenpeace Energy tiene actualmente 170.000 clientes a los que proporciona electricidad de energías renovables y 30.000 usuarios de su producto de gas.

“Actualmente, nuestro producto proWindGas consiste en 10% de biogás, 1% de hidrógeno verde y el resto gas natural”, concreta Michael Friedrich de Greenpeace Energy

En definitiva, el 89% del gas de Greenpeace Energy, es gas natural.

El uso del gas natural para transportar el hidrógeno verde o el biogás es un mal necesario para abastecedores de energía verde como nosotros”, dijo Friedich el 8 de febrero de este mismo año para Eldiario.es, una contradicción, si tenemos en cuenta lo que está haciendo Greenpeace desde el día de ayer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.