Frena, Concha, frena ¡¡Qué nos estrellas!!

Desde los inicios de la vida, la mayoría de las especies han apreciado a sus integrantes más veloces, pues poseer la rapidez, en muchos casos, es sinónimo de éxito en la búsqueda de alimento o en la huida de depredadores.

En política la velocidad es una herramienta muy utilizada y quien no resulta ganador pronto mira de reojo al rival que le ha adelantado, a ver si logra conocer las artimañas que ha utilizado. Es lo que tienen las carreras políticas donde, a diferencia de las carreras deportivas, apenas hay reglas y predominan los codazos, las zancadillas e, incluso, las mordidas.

España no es ajena a esta situación y cuenta con un desarrollo interno diferenciado. La España de las dos velocidades es un hecho indiscutible. Hay ciertas regiones que evolucionan a la velocidad de la luz y otras que lo hacen a la velocidad del triciclo.

En la presentación de los Presupuestos Generales del Estado para el año 2.022 Andalucía es la segunda Comunidad que más dinero recibirá con 2.439 millones de euros, que representan el 16% del total, frente a La Rioja, que es la Comunidad que menos porcentaje recibirá de los Presupuestos con un 0,4% (63,22 millones de euros).

Frente a ello, tenemos que la aportación PIB al conjunto de España de ambas comunidades no es proporcional al dinero que reciben de los citados Presupuestos. En el caso de Andalucía su aportación ronda el 13%, mientras que el La Rioja supone alrededor del 0,70% del PIB español. Es decir, Andalucía recibe más de lo que aporta mientras que La Rioja recibe poco más de la mitad de lo que debería percibir de los Presupuestos si el reparto fuese equitativo.

Si comparamos la Comunidad de Madrid frente a la de Cataluña tenemos que ambas aportan en torno al 19% del PIB pero mientras que Madrid recibe el 10,3% de los Presupuestos, el porcentaje que recibe Cataluña, casualmente, es del 17,8%, el mayor de España. Una enorme diferencia que, por supuesto, tiene que ver con los pactos con los nacionalistas y la “madrileñofobia” que día a día demuestra este Gobierno.

Centrándonos en La Rioja parece claro que, a Concha Andreu, ante el maltrato al que nos somete su jefe Pedro Sánchez, le han entrado las prisas. Podría pensarse que, por fin, iba dejar de actuar como perfecta y primerísima palmera del “tito” Sánchez, acudiendo a su encuentro presta y dispuesta, para exigirle la compensación a su sacrificado servilismo en forma de dinero para el desarrollo y prosperidad de los riojanos.

Pero sus prisas son para todo lo contrario. La soberbia de nuestra Presidenta cada vez va en aumento y cuando alguien peca de excesiva soberbia pierde la noción de la realidad y comete errores infantiles. Las redes le han jugado una mala pasada y tanto tuitear le ha hecho hacernos ver en su cuenta un precioso amanecer acompañado de un velocímetro que indicaba una velocidad de 156 km/hora en una carretera en la que, presuponemos, se puede circular a un máximo de velocidad de 120 km/hora, en el mejor de los casos. Para Concha no hay límites.

Tanta celeridad automovilística era para acudir al Congreso del PSOE que se está desarrollando en Valencia. No quería llegar tarde al mismo para poder ejercitar toda la labor de peloteo necesaria en su afán de prosperar dentro del partido, olvidándose que antes que cualquier otra cosa es la representante de todos los riojanos, los cuales, una vez más, han sido maltratados por el reparto del dinero que han decidido sus superiores.

Pero a Concha le da igual. Tanta presteza y diligencia con Pedro Sánchez también la ha demostrado siendo la primera Presidenta autonómica que ha declinado asistir a la reunión convocada para el 02 de noviembre en Santiago de Compostela por el Presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijoo, quien ha citado a los Presidentes autonómicos de las conocidas como comunidades despobladas con la pretensión de reclamar un modelo de financiación justo que tenga en cuenta criterios como el declive poblacional o la dispersión.

Parece claro que a Concha no le importa absolutamente nada la realidad y el futuro de los riojanos. Muy ágil para dar palmaditas al jefe pero lenta e inoperante en lo que respecta a intentar revindicar y obtener unos presupuestos justos para sus vecinos y electores.

Así lo hemos podido comprobar esta semana en el Debate del Estado de la Región desarrollado en el Parlamento Riojano, donde, aparte del dudoso y reiterativo proyecto de la Ciudad del Envase y el Embalaje, se ha podido confirmar que es un Gobierno falto de propuestas, alejado de la realidad, que no reconoce la maltrecha situación económica y empresarial de esta región y en el que Henar Moreno (Izquierda Unida) ha vuelto a demostrar que es la Presidenta en la sombra realizando, sin pudor ninguno, proposiciones similares a las que se aplican en las dictaduras comunistas.

Por todo ello, antes de que sea tarde y repita gobierno en las próximas elecciones autonómicas, tan solo nos queda hacer un verdadero ejercicio de conciencia y votar con responsabilidad para frenar a Concha, antes de que pierda el control y nos estrelle contra el muro de la soledad e indiferencia de una región que cada día se hunde más en sus perspectivas de crecimiento y de trabajos cualificados.

Nuestros hijos y nietos nos lo agradecerán, pues son los principales perjudicados de nuestras decisiones a la hora de elegir unos gobernantes socialistas que prefieren correr para saludar a Pedro Sánchez que para modernizar nuestra región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *