Fracaso con los cupos del Gobierno para aumentar el número de mujeres en los mandos de la Guardia Civil; el 80% renuncia para conciliar

Las medidas presuntamente feministas del Gobierno de Pedro Sánchez siguen siendo un fracaso total

Esta vez ha sido el turno del sistema de cupos en la Guardia Civil, por el que Fernando Grande Marlaska buscaba aumentar la presencia de mujeres en los mandos de la Benemérita. Por supuesto, todo ello sin hacer lo que prometieron y que los agentes -todos ellos- realmente buscan, esto es, la equiparación salarial con los Mozos de Escuadra.

Así pues, el sistema de cupos ha sido un fiasco; el 80% de las mujeres en ascenso a brigada renuncian para conciliar

DATOS OFICIALES Y EL PROBLEMA DE LA CONCILIACIÓN

Según los datos oficiales del primer semestre recabados por JUCIL, la asociación mayoritaria de la Guardia Civil, eran 15 las mujeres propuestas a evaluación para el ascenso a Brigada.

De ellas, 12 han renunciado al ascenso, el 80%

La causa general de este rechazo ha sido la conciliación. Esto es, que se han negado a renunciar a su plan de dedicación familiar para el ridículo que supone -económicamente hablando- el ascenso.

El problema radica en un punto que el Gobierno, haciendo gala de su ignorancia supina nuevamente, ignora. El ascenso supone un cambio de destino, que con los sueldos y los aumentos salariales por ascenso en este estado tan risible que no merece la pena, porque no está garantizado en la mayor parte de los casos que el otro cónyuge pueda trasladarse ni que la propia persona pueda hacer frente a los gastos que suponen todos los cambios y traslados.

Y es que es por idéntico motivo -en su mayor parte- que el 65% de los hombres renuncian a este mismo acenso

DISCRIMINACIÓN SALARIAL

El Gobierno, a pesar de sus promesas, prefiere utilizar cupos vacíos de sentido y significado desde todo punto de vista -tanto meritocráticamente como presuntamente feminista- en vez de solucionar el problema real que sufre la Guardia Civil, porque esto supondría una inversión de dinero.

El sistema de cupos ha resultado en un fracaso total frente a los anuncios del Gobierno; sólo tres mujeres han sido evaluadas para el ascenso. Según han indicado desde JUCIL:


«El ascenso de sargento a brigada es por antigüedad y se hace una evaluación previa. Los que no están interesados pueden renunciar. Y es lo que está ocurriendo».

Y han añadido que:

«De todas las mujeres de diferentes escalas que estaban propuestas para el ascenso sólo han renunciado las que están en esa situación de sargento».

Porque se ven afectadas por el problema del cambio de destino:

«Es la tónica general porque ese ascenso conlleva un cambio de destino y no siempre es, ni siquiera, a la misma provincia donde viven las sargentos propuestas».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *