Fallece el guardia civil Pedro Alfonso Casado por el disparo recibido intentando liberar a un rehén capturado por un asesino a la fuga

Pedro Alfonso Casado, teniente coronel de la Guardia Civil y jefe de la Unidad Especial de Intervención (UEI) de 53 años, ha fallecido como consecuencia del disparo que recibió en la cabeza el viernes de la semana pasada durante una acción de la Comandancia de Valladolid en Santovenia de Pisuerga con el objetivo de intentar liberar a un rehén capturado por un asesino a la fuga que se atrincheró en su huida en una vivienda de la calle Alfredo Martín.

El teniente coronel había sido desplazado desde la sede de la unidad en Valdemoro y fue tiroteado por P.A.S.H, ‘el Chiqui’, que acabó entregándose a los agentes a alrededor de las 14:15 del viernes, tras varias horas atrincherado en un edificio junto al rehén que el fallecido había intentado salvar.

El criminal secuestrador resultó haber sido además responsable del asesinato de D.A.P., un hombre de 45 años con el que había tenido un conflicto horas antes.

Tras recibir un disparo en la cabeza cuando intentaba salvar al rehén, el agente fue ingresado el 1 de julio en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid donde fue intervenido de urgencia y permanecía en la UVI desde entonces. Según informó la Delegación del Gobierno en Castilla y León:

«Tras dos horas de operación» se encontraba «en la UVI del citado centro, con pronóstico muy grave».

Trágicamente, no ha podido recuperarse

HECHOS

Virginia Barcones, Delegada del Gobierno en Castilla y León, explicó que todo comenzó el jueves –el día anterior al suceso- cuando «alrededor de doce personas» participaron en una «pelea tumultuaria». Barcones añadió que:

«La gente que intervino en esa riña tenía una relación previa».

Horas más tarde, el criminal P.A.S.H, con antecedentes penales por tráfico de drogas, amenazas y robo con fuerza entre otros delitos, mató de un disparo a un varón de 45 años D.A.P cuando éste estaba en el portal de su edificio, el número 8 de la calle Alfredo Martín.

A la 1:43 horas, una llamada al 112 pedía asistencia médica para atender a un hombre inconsciente tras ser herido con un arma de fuego.

No obstante, D.A.P., amigo y vecino del asesino, murió poco después en presencia de los servicios sanitarios

El criminal, que había huido tras dispararle, se guareció en una vivienda en la calle Alfredo Martín y tomando de rehén -supuestamente- al novio de su hija que tras ser liberado se encontraba ileso,

La Guardia Civil, antes de que el asesino se entregara, había acordonado la zona junto con los miembros de la UIE que llegaron de apoyo. Tras verse acorralado, el sujeto disparó contra los agentes usando un fusil de alto calibre «a ciegas» desde dentro de la vivienda y a través de la puerta cerrada a las 8:15 de la mañana.

Fue uno de esos disparos el que alcanzó la cabeza de Pedro Alfonso Casado y ha resultado, tras varios días luchando por su vida, en su muerte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.