Exorbitantes vacaciones récord de Sánchez con la inflación disparada y tras pedir a los españoles que ahorren energía; 20 días de palacios

En medio de la crisis, con el paro y la inflación disparados, el presidente socialista del Gobierno, Pedro Sánchez, ha decidido cogerse sus vacaciones más largas desde que está en el Ejecutivo, 20 días en total.

Tras su despacho con el Rey el 2 de agosto se marchó y no volverá hasta el 23, cuando retome el consejo de Ministros.

Así, en esta situación en la que uno de cada dos españoles ha modificado su destino vacacional por la situación económica actual, el presidente del Gobierno ha decidido cogerse las vacaciones más largas de su mandato.

CRISIS

Concretamente, Sánchez se va de vacaciones con la inflación más alta desde 1983, un 10’8%; con la inflación subyacente más alta de toda la serie histórica, un 6’1%; con el peor dato de empleo en julio jamás habido desde que se tienen registros y con los concursos de acreedores disparados.

A pesar de que los gabinetes de estudios macroeconómicos no descartan que España entre en recesión antes de acabar el año, Sánchez no descarta repetir vacaciones el año que viene.

Aún es más, en su último acto público antes de irse de vacaciones, Sánchez pidió a los españoles solidaridad con Europa, que no pongamos el aire acondicionado y que tampoco abusemos de la calefacción en invierno.

Como colmo del ridículo, también instó a ahorrar energía prescindiendo de la corbata

LOS PALACIOS VACACIONALES Y LAS MILLONARIAS REFORMAS CON DINERO PÚBLICO DE SÁNCHEZ

En primer lugar se alojará junto a su mujer, Begoña Gómez, y sus hijas de 15 y 17 años, en el palacio de La Mareta.

Fue un regalo del rey Hussein de Jordania al rey Juan Carlos I en 1989. El emérito se lo cedió al Estado ese mismo año y el palacio fue incorporado a Patrimonio Nacional, momento desde el cual sólo ha sido utilizado por algún líder internacional y por los presidentes del Gobierno.

Este lugar fue el que Sánchez eligió para pasar sus primeras navidades en su puesto como presidente y es un complejo extraordinario de 30.900 metros cuadrados.

Después viajarán a Doñana donde se alojarán en el palacio de las Marismillas, un impresionante palacete estilo colonial inglés de 1912 con 11.000 hectáreas de finca y varios kilómetros de playa virgen.

Sánchez pidió reformas en ambos palacios; en el caso de La Mareta gastó 30.000 euros públicos y la impactante cantidad de 1,6 millones en Las Marismillas

La última reforma de dicho palacio fueron 375.000 euros con cargo a los fondos europeos para mejorarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.