Ex alumna de Monedero recuerda su «#metoo» de «acoso y machismo rancio» como objetivo de Iglesias

Fernanda Freire, ex alumna de Juan Carlos Monedero en la facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la UCM, sufrió alrededor de octubre de 2010 su propio episodio de «acoso y machismo rancio» de la mano de Iglesias, autodenominado luchador por los derechos de las mujeres.

En su hilo de Twitter, recuerda que Monedero era un tocón y que de hecho parecía valerse de tal hecho para dejar pasar acciones que a otros no se les habría permitido: «En ocasiones posteriores escucharía a otras chicas decir eso, que el Juancar es muy tocón y no hay que tenérselo en cuenta. En fin, la hipotenusa.»

Y relata también como la trataron tanto el «Macho Alfa» que «vio a una tierna joven muy tonta y no quiso desaprovechar la oportunidad» y la «acorraló cual cervatillo» y otro sujeto del mismo grupo que no alcanza a recordar.

Este es el hilo al completo:

«Voy a contar una historia de acoso y machismo rancio que sufrí all por Noviembre de 2010. Ruego atención y difusión sobre todo a todas aquellas personas que se consideren feministas y este hilo llegue a su alcance. Abro hilo:

Empecé mi grado en Relaciones Internacionales allá por octubre de 2010 en la Facultad de CC. Políticas y Sociología de la UCM. Uno de mis profesores del 1er cuatrimestre era un señor por entonces desconocido llamado J. C. Monedero. (Como curiosidad mencionar que el primer trabajo que nos mandó fue sobre Hugo Chávez). El profe llamaba un poco la atención por sus aspavientos y su actitud chulesca y eso era divertido al principio. Nos parecía interesante, aunque tardé pocas semanas en dejar de asistir a sus “clases”.

Resulta que una noche de principios de Noviembre estaba con dos compañeros de clase tomando algo por Lavapies y acabamos en un bar llamado La Huelga. Al parecer era un bar en el que se reunían varias personas de lo que ahora se considera ambiente podemita.

Yo llevaba a penas un mes en Madrid y no sabía de la misa la mitad. Uno de mis compañeros de clase nos llevo allí y él si parecía saber algo sobre los asiduos al bar. Desde luego yo no. Total, entramos, pedimos la primera ronda y antes de terminarla entran tres personas.

El primero era Monedero, seguido por Pablo Iglesias y acompañados de un tercero que a día de hoy no sabría reconocer. Al parecer iban allí porque emitían su programa La Tuerka de TeleK y solían aparecer para el visionado y tomar unas cervezas.

En cuanto nos vieron Monedero comenzó a hacer aspavientos orgulloso de sus alumnos y nos invitaron a una segunda ronda. Recuerdo la mano de Monedero en mi cintura cuando volvía de la barra con una copa. Al parecer el hombre es muy tocón en general, pero yo no lo sabia.

En ocasiones posteriores escucharía a otras chicas decir eso, que el Juancar es muy tocón y no hay que tenérselo en cuenta. En fin, la hipotenusa. Pues allí estábamos los 6 y en estas que el Macho Alfa vio a una tierna joven muy tonta y no quiso desaprovechar la oportunidad.

Me acorraló cual cervatillo para empezar a dorarme la píldora (recordemos que me saca 14 añitos, aunque todo muy legal eso si). No recuerdo exactamente la conversación, porque entre otras cosas debió ser bastante banal y vacía. Pero recuerdo esas típicas frases de: “eres muy madura para tu edad” y cosas similares. Total, que ahí estaba yo con un tipo feísimo con coleta, chepa y un piercing choni que era profe de la uni (me lo dijo uno de mis amigos, yo no le había visto por allí) pensando qué hacer con mi vida y aguantando la turra…..hasta que el señor Iglesias soltó por su apetitosa boca las siguientes palabras: “voy al baño a refrescarme, te espero ahí”. En aquel momento los cielos se abrieron ante mi. Mientras le vi dirigirse al baño saque de mi bolsillo un billete de 5€, se lo di a un compa y me piré.

Salgo del bar rauda y veloz pensando en mi cama y a los pocos metros aparece el tercer tío que les acompañaba cuya cara tiene a bien que no recuerde. Pues el pavo insiste en acompañarme a casa y mientras camino casi corriendo diciéndole educadamente que no era necesario, él insiste. Hace 11 años no tenia el temple y la mala hostia que tengo ahora, no tuve cojones a mandarle a la mierda a gritos en mitad de la calle. Siempre fui una niña dulce y educada porque, normalmente cuando decía no, era no. Para estos no es así, por eso sus mujeres se empeñan tanto en que sólo si es si. Pues el tipo chapas no se despegó de mi hasta llegar a mi portal e insistir en que quería subir. Os juro que en ningún momento hubo flirteo por mi parte. Me sentía bastante incómoda y el tipo me parecía patético. No me dio miedo, sino pena.

Ya en el portal comenzó su “cortejo” inútil mientras yo le pedía que por favor se fuese. Lo intento todo, y termino ofreciéndose a hacerme “la mejor comida de coño de mi vida”. Ahí ya dije hasta aquí, abrí la puerta y se la cerré en la cara, literal, le di en toda la cabeza con el portalón de metal. Subí a casa, me tome un colacao y me acosté viendo alguna serie. Recordaros que si el señor Pablo Iglesias y sus secuaces hacían esto a niñas de 18 cuando no eran nadie, qué no habrán hecho estos años.

Supongo que el señor Iglesias no recuerda esto. Por desgracia yo si, y para su pareja mi relato sería el de una víctima, si el victimario no fuese el padre de sus hijos. Y quiero terminar aclarando que tras esa vez sólo volví a hablar con Pablo Iglesias 2 años después, cuando un buen amigo mío que trabajaba con el me pidió participar en un programa de La Tuerka porque necesitaban alguna chica para rellenar el cupo y accedí. Tiempo después este “amigo” me despertó en el sofá cama de su casa sobandome las tetas mientras pensaba que estaba dormida.

Todos, eso si, muy feministas y aliados de la causa, que pierden el culo llamando misógino y trozo de mierda a mi pareja, sin llegarle ninguno a la suela de los zapatos. Bueno. Este es mi #meToo particular. Pocos relatos como el mío se hacen públicos.

Hoy Pablo Iglesias me ha bloqueado sin siquiera dirigirme a él directamente. Debe ser que las que nos acercamos a la treintena dejamos de gustarle. Cuanto más ternitas y jóvenes mejor.«

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *