Escuela de ‘feminismo y brujería’ en latinoamérica

El youtuber ‘Tipito Enojado’ nos habla de la iniciativa de Escuela de «feminismo y brujería», un insólito proyecto que está desarrollándose en latinoamérica.

Si bien desde el comienzo de la pandemia ha renunciado a sus clases, campamentos y talleres presenciales, la asociación sigue llevando a cabo su actividad a través de internet.

Más allá de lo hilarante que puede resultarnos la existencia de este tipo de iniciativas, resulta cuanto menos preocupante constatar que niños y niñas de 5 años en adelante asisten a este tipo de eventos y talleres. Además, estas asociaciones y sus iniciativas a menudo reciben jugosas subvenciones públicas.

Talleres como el de «cómo convertirme en brujx feminista», prometen ayudar a niños de entre 5 y 12 años a conectar con su potencial sobrenatural y ayudarles a desarrollar ciertos poderes sobrenaturales.

Como el género del público al que va dirigido está escrito al modo «inclusivista», es difícil determinar hasta qué punto los niños cishetero son bienvenidos en este tipo de charlas y talleres.

Las clases de feminismo y brujería, femibrujas o brujería feminista (tiene distintos nombres) está financiadas y organizadas por LATFEM, la red de periodistas feministas latinoamericana, y la Prince Claus Fonds.

Como dato curioso, la fundadora de LATFEM es también parte de la iniciativa «niunamenos» que lucha contra el machismo.

Esta iniciativa de la Escuela de Brujas Feministas es la alianza entre el mundo de las brujas- los amuletos, los hechizos y el tarot…

Al parecer, la individua que aparece en la imagen de portada se dedica profesionalmente al tarot, las predicciones y los rituales.

Dentro del mundillo del feminismo de izquierdas o femiverso, como es denominado por muchas activistas feministas, existe un libro llamado «Caliban y la Bruja. Mujeres, cuerpo y acumulación originaria«.

Su autora, la feminista Silvia Federici, lleva a cabo una serie de hipótesis que relacionan el heteropatriarcado, la industrialización, el capitalismo y otros fenómenos (para la autora negativos), con la lucha por destruir la brujería tradicional que tanto empoderaba a la mujer.

Esta obra es una de las fundacionales para la rama del feminismo de izquierda que reivindica la brujería como medio para el re-empoderamiento de las mujeres.

Algunos de los talleres más insólitos versan sobre el «twerking feminista lesbiano«. Este promete enseñar a niñas y adolescentes a bailar y «perrear» de forma no sexualizada. Es decir, tratando de eliminar la orientación machista y los elementos heteropatriarcales añadidos por el «mundo capitalista actual», a este tipo de formas de danza otrora espirituales.

Paradójicamente, la profesora de los bailes de twerking no sexista sortea un dildo en su cuenta de instagram.

A continuación, facilitamos algunos de los dibujos- públicos en la web- que los jóvenes asistentes a los mencionados talleres han llevado a cabo para «realizar los conjuros».

Por supuesto, en Argentina no podían faltar las referencias a Evita Perón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *