Escudo de Cáceres, provincia, ciudad y bandera

ESCUDO DE LA PROVINCIA DE  CÁCERES

El escudo empleado por la Diputación Provincial de Cáceres puede considerarse como «provincial», pues reúne los blasones de las poblaciones que son cabeceras de las comarcas naturales del territorio.

Por lo anterior, el Escudo de la Provincia de Cáceres es cuartelado:

  1. En el primer cuartel, de plata (blanco), una torre almenada de lo mismo, aclarada de gules y acostada de dos árboles de sinople terrazados de lo mismo;
  2. El segundo, de gules, un león rampante de oro, linguado, armado y coronado de lo mismo, con bordura de azur cargada de ocho castillos, de oro, almenados, mazonados de sable y aclarados de azur;
  3. En el tercero, de azur, un moral de oro, frutado de púrpura, adiestrado –a la derecha– de una campana de plata y siniestrado –a la izquierda– de una trompa de lo mismo;
  4. En el cuarto, de plata, una cruz flordelisada de sinople, culminando en punta de plata, una muralla de gules, mazonada de sable y acostada de dos torres de lo mismo, aclaradas de campo y surmontada de un brochante de oro cargado con la figura de la Virgen María, de plata con manto de azur, y el Niño Jesús, de plata, estando (en escusón partido, de gules) sobre un castillo de oro, almenado de tres almenas, mamposteado de sable y aclarado de azur; y de plata, un león rampante, de púrpura, linguado y armado de gules, y coronado de oro.

Al timbre –en la parte superior–, una corona real cerrada, que es un círculo de oro, engastado de piedras preciosas, compuesta de ocho florones de hojas de acanto (estando visibles cinco), interpoladas de perlas, y de cuyas hojas salen sendas diademas sumadas de perlas, que convergen en el orbe de azur, con el semimeridiano y el ecuador en oro, sumado de cruz de oro, quedando la corona forrada de gules.

ESCUDO DE LA CIUDAD DE CÁCERES:

En el primer campo partido, de gules (rojo), un castillo, de oro, almenado de tres almenas, mazonado de sable y aclarado de azur.

En el segundo campo, de plata, un león rampante, de púrpura, linguado de gules, uñado de oro y coronado del mismo.

Al timbre, corona real cerrada.

BANDERA DE LA CIUDAD DE CÁCERES

En la bandera de la Ciudad de Cáceres se representa la misma heráldica que la del escudo

Según parece, la ciudad de Cáceres fue reconquistada por el Rey D. Fernando II de León, allá por el año 1169, pero la dinastía almohade recuperó el territorio perdido. En el año 1229, y tras varios intentos de reconquista, el Rey D. Alfonso IX de León logra por fin recuperar este territorio, entrando así Cáceres a formar parte del Reino de León.

El monarca quiso afianzar la reconquista y aprobó unos fueros y cedió grandes extensiones de terrenos –que irán a parar a manos de los colonos, a cambio de seguir manteniendo su permanencia allí–. En su mayoría, los nuevos colonos eran leoneses estableciéndose en la parte alta, mientras que la parte baja fue poblada y ocupada por astures, gallegos y castellanos. Las relaciones entre ellos no eran demasiado buenas, convirtiéndose en dos bandos donde eran bastante frecuentes los enfrentamientos, cargados de violencia –motivo éste para que llegaran a existir dos concejos–.

La Ciudad vieja de Cáceres fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1986, ya que es uno de los conjuntos urbanos de la Edad Media y del Renacimiento más completos del mundo.

La Concatedral de Santa María, el Palacio de las Veletas (sede del Museo provincial de Cáceres), los palacios de los Golfines (de Arriba y Abajo), la Casa del Sol, la Torre de Bujaco o el Arco de la Estrella son algunos de sus monumentos más notables. Asimismo, destaca por ser la sede del Campus de Cáceres y por su dinámica vida cultural en el conjunto de la comunidad autónoma.

ANÉCDOTA

Se dice que durante la inauguración de la línea de ferrocarril entre la capital del Reino de España con la capital de Portugal, a su paso por Cáceres, el monarca por aquel entonces, D. Alfonso XII, pronunció unas palabras en las que vitoreaba a la «Ciudad» de Cáceres. Algún miembro de su séquito le comunico el error cometido, diciéndole que Cáceres no era una Ciudad sino que era una Villa, y el monarca le contestó: “Pues desde este momento es Ciudad”. Esto sucedía un 8 de octubre del año 1881, y el 9 de febrero del año siguiente el Monarca nombró a la Villa de Cáceres «Ciudad».

@LaReconquistaD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *