Escalofriantes testimonios de vecinos del asesino de Lardero: «He tomado el ascensor en multitud de ocasiones con ese sujeto yo sola, sin saber que era un violador asesino»

No era la primera vez que Francisco Javier Almeida López de Castro había tenido contacto con varios niños de la zona. Sin ir más lejos, unos días antes de la tragedia, y intentó llevarse a otra niña, pero por suerte le pillaron los progenitores.

«Nos llamabais locos y solo veníais dos y ahora ha tenido que morir un niño para que vengáis todos a proteger al asesino», les reprochaba una vecina a los agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil

«No entiendo por qué no se ha hecho nada; al menos deberían habernos avisado», alegaba otra vecina del barrio.

Las reprimendas a las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado fueron muy duras por parte de los vecinos de la zona congregados allí, puesto que ya «había multitud de quejas contra el asesino», y «nada se hizo al respecto, ni se tomaron acciones legales contra él».

En unas declaraciones al programa de Espejo Público de Antena 3, una mujer ha explicado que «intentó llevarse a mi hija. Vino a decirme que había un hombre diciéndole que le acompañara, que le iba a enseñar unos pajaritos en casa. Fuimos a buscarlo, pero desapareció; se había escondido súper rápido», ha añadido.

Un vecino de Lardero denunció ante la Guardia Civil una situación similar a la que derivó en la tragedia de anoche. «Un varón invitó a una niña a ir a jugar con su hija, a lo que no accedió»

«He tomado el ascensor en multitud de ocasiones con ese sujeto yo sola, sin saber que era un violador asesino», explicaba una vecina del mismo bloque visiblemente asustada

«Solo el pensar que hemos vivido encima de una psicopata, pederasta y violador nos pone la piel de gallina. Gente como esta jamás debería salir de la cárcel, España necesita un cambio amplio en el código penal. Todos estamos destrozado y conmocionados», palabras demoledoras de Adrián Belaza y Tamara Alcalá, vecinos del asesino, que vivía justo en el piso de abajo suyo.

«No tiene ningún sentido que permitan hospedarse a un violador asesino reincidente enfrente de un colegio y un parque, es un absoluto despropósito, ¿y nuestra seguridad?», aseveraba otro vecino de la zona.

En el barrio, la acción de prevención entre los vecinos fue bastante rápida. Otra vecina de la misma calle nos pasaba esta foto y nos explicaba que:«Ésta es la foto que se movía entre los chavales del barrio para alertar sobre este desgraciado».

«Ayer fue Alex pero podía haber sido cualquiera de nuestros niños», alegaba rota de dolor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *