Entrevista al Teniente General del Ejército Español, Excmo. Señor Don Emilio Pérez Alamán

El 26 de mayo del 2003, cuando nuestros hombres se encontraban de regreso nuevamente a España, tras cumplir la misión humanitaria de paz de 4 meses, en Afganistán y Kirguistán, fallecieron en el acto 62 Soldados Españoles, junto al resto de la tripulación, 12 personas de origen Ucraniano, y otra persona de Bielorrusia. Este accidente aéreo, fue y sigue siendo a día de hoy, la mayor tragedia sufrida por el ejército español en toda su historia. Fue de tal magnitud, que las Honras Fúnebres que se celebraron en la Base Aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid), dos días después del siniestro, fueron retransmitidas en directo para toda España por los diversos médios de comunicación televisivos. El mismo fue presidido por S.M los Reyes de España, y por el, en aquél momento, Príncipe de Asturias, D. Felipe VI.

El vuelo 4230 de UM, se estrelló en el Monte Pilav, muy cerca del aeropuerto de Trebisonda (Turquía)

Hoy, os traigo, en exclusiva, la entrevista realizada sobre éste terrible suceso, al Teniente General en Retiro, Excmo. Sr. D. Emilio Pérez Alamán, quién, por aquél entonces, fuera una de las personas más importantes que viviera la tragedia de cerca; alguien al que, por extrañas circunstancias, prohibieron terminantemente acudir de urgencia, en el vuelo que salió desde España rumbo “in situ”, donde se estrelló el aparato; algo muy sospechoso que tras 18 años ya pasados, deja muchas sospechas. He tenido el gran honor de hablar con este General que mandaba la División Mecanizada, Unidad donde estaban destinados la mayoría de los integrantes del desdichado vuelo.

1._ Cuando ocurrió la desgracia del accidente aéreo con el Yak 42, que costó la vida de toda la tripulación a bordo, la de 62 de nuestros militares que regresaban de nuevo a España tras terminar la Misión en Afganistán, más la tripulación, qué grado Militar ostentaba Usted y dónde estaba Destinado por aquél entonces?.

R._ Era Genera de División y Mandaba la Division Mecanizada “BRUNETE” en Burgos.

2._ Qué fue lo que ocurrió aquel fatídico día del 26 de mayo del 2003, y a que fue debido exactamente?.

R._ En el Yak 42 regresaban 62 de lo componentes que habían terminado la misión en Afganistán. Llegando a Turquia, el avión tenía que repostar y por error humano o mecánico, se estrelló en unos montes próximos al aeropuerto de Trebisonda.

3._ Quién era por aquél entonces, el Ministro de Defensa, y qué primeras órdenes dió tras el fatídico accidente?.

R._ El Ministro de Defensa era Trillo. En la mañana del 27 se desplazó a Trebisonda con una comisión del Ministerio. Por orden del Jefe del Estado Mayor del Ejército (JEME) me incorporé a Torrejón urgentemente para ir en esa comisión, pero el Ministro no me dejó viajar y ser testigo de la zona del accidente donde aún habían restos del siniestro.

4._ Imagino que las primeras horas para Usted tras lo ocurrido fueron muy duras, más, cuando pierdes a tantos Compañeros a la vez. ¿Cuál era el sentimiento Humano, qué le invadía por dentro?, ¿Qué se le llegó a pasar aparte del corazón, por la cabeza?.

R._ En los primeros momentos mi preocupación fue atender a las familias y a los Compañeros del Regimiento de Ingenieros al que pertenecían.

Denegado el viaje a Turquia por el Ministro, regresé a Burgos y las siguientes 24 horas fueron dedicadas a visitar una a una a todas las familias de los fallecidos.

También a atender a los medios locales y tomar contacto con las Autoridades Burgalesas pensando en apoyos posteriores.

5._ Realizó Usted algún tipo de Informe sobre lo ocurrido, o se lo llegó a ordenar algún Superior directamente?.

R._ Aunque los Igenieros de aquella rotación en Afganistán eran de la División, una vez finalizada la fase de preparación pasaban a depender del Mando de la Misión Por lo tanto desde la fase de concentración con las otras Unidades hasta su repliegue no había dependencia de la División. Por ello no tenía ningún informe que elaborar ni se pidió por la Superioridad.

6._ Qué se hicieron con los restos de los cadáveres y hasta donde fueron trasladados?.

R._ Del trágico accidente se ha escrito mucho y de todo lo especulado, la División no tenía información por las razones expuestas en la respuesta anterior, pero sobre el tratamiento dado a los restos de los fallecidos por las prisas en pasar pagina de lo sucedido y la falta de una atención digna a las familias fueron los dos extremos en los que la División se mostró siempre discrepante con las decisiones Superiores. En un principio, desplazaron un equipo de médicos a Turquía para identificar los cadáveres en horas, cometido imposible pero que se llevó a cabo por presiones del Ministerio, como se demostró posteriormente.
Después los restos mal identificados se transportaron a Madrid en féretros sellados y se entregaron a las familias asegurando que correspondían a su familiar.

7._ Cómo de dura fue la investigación para esclarecer a quién pertenecía los restos Humanos?.

R._ Con el tiempo y tras las denuncias de los familiares, se pudo saber que la identificación inicial tenía grandes fallos y dio lugar a Juicio, con condenas que a mi juicio no alcanzó a todos los responsables y dejó huella de humillación indigna para los fallecidos, sus familias y por supuesto para los compañeros que pedíamos un reconocimiento honorable para los caídos en acto de servicio.

8._ Debió de ser muy traumático, a la hora de la llegada de los familiares. ¿Cómo vivió usted aquel momento?, y ¿cuál era el sentir general de las familias?.

R._ La noticia supuso un zarpazo para la División y las familias, pero el sentimiento fue unánime en toda España. En nuestro caso, especialmente en Burgos, donde la Brunete era una parte importante de la ciudad.

El dolor compartido, de forma similar por todos, se manifestó de forma diferente según el temperamento de cada uno. Vi llorar a soldados muy curtidos, familias muy resignadas y otras desesperadas que no admitían lo sucedido o buscaban responsabilidades por encima de todo. Ya puedes suponer, lo que supuso la visita de consuelo a todos y cada uno de los familiares.

9._ Quiero preguntarle algo, que estoy muy seguro, que apesar del tiempo transcurrido, más de un Español a día de hoy se estará preguntando. ¿Qué interés había, para que todo aquello se cerrara en un tiempo récord?, ¿Por qué tanta opacidad y silencio?, tanto es así, que pasado los años, han seguido apareciendo restos humanos en la zona del accidente.

R._ Como ya he manifestado en otras entrevistas, de los motivos del accidente nada puedo aportar ya que estaba ajeno a las condiciones del avión y los detalles de su contratación. Después del accidente fueron los asuntos que más se conquistaron, pero mi malestar e indignación fueron motivados por la falta de rigor y transparencia en la identificación de los fallecidos y por ello el fatal trato que recibieron las familias. Todo por razones políticas. Los responsables por pasar rápido el luctuoso capítulo y la oposición para estigmatizar la mala gestión de los primeros. Si a ello unimos los medios,lo cierto es que unos y otros hicieron flaco favor al dolor de las familias y amigos. La paciencia, serenidad y sinceridad de todos habria sido imprescindible, pero…..

10._ Cómo se pudo celebrar en la Base Aérea de Torrejón de Ardoz, los Actos Fúnebres, cuando aún estaban sin identificar 30 cuerpos?, ¿Ve usted eso normal y lógico?.

R._ Como ya he dicho, todo se realizó con grandes prisas por parte del Gobierno. Era físicamente imposible identificar los restos recogidos del lugar del accidente en solo horas. La única preocupación del Ejecutivo era cerrar rápidamente el suceso y pasar página porque era una situación negativa para él, y la oposición política, el PSOE, ya estaba haciendo leña del árbol caído. Ello hizo que el Gobierno del PP, perdiera la serenidad y actuara con prisas y se comportara de manera impresentable con las familias y compañeros de los fallecidos y organizara un funeral de Estado presidido por los Reyes en el que no se hizo nada bien, las prisas nunca son buenas. Lo cierto es que se entregaron los féretros sellados, dijeron que por normas sanitarias, y no se sabía si los restos que contenían se correspondían con el nombre que figuraba en el ataúd. Todo ello fue una desconsideración para con las familias y un trato indigno dado a los 62 soldados muertos en acto de servicio. Su pretensión de acabar rápido el asunto fue además un gran error que terminó en los juzgados, pero el daño estaba hecho.

11._ ¿Cree Usted que ese accidente, se hubiera podido evitar?, y de ser así bajo su punto de vista, ¿de qué manera?.

R._ Es difícil predecir un accidente de cualquier tipo, si se pudiera hacer no habría accidente.
Sí, se ha hablado mucho de si la compañía era o no fiable y si el avión y la tripulación no eran los más adecuados. De eso no puedo opinar puesto que no tenía ninguna competencia en ello. Ya se habían hecho varios transportes de contingentes y no tenía noticias de riesgos mayores. De hecho no se separaron responsabilidades en esta cuestión, como se hizo en lo relacionado con la inadecuada identificación de los restos.

12._ ¿En realidad que ocurrió, para que el Ministro Federico Trillo, ordenara llamarle a Usted, para decirle que mientras estuviera en su Mandato, jamás podría ascender mi Teniente General?. Y cómo es que más tarde, si lo pudo hacer?.

R._ Este es un tema personal que no revela nada sobre el accidente. Como ya he respondido antes, el tratamiento dado a las familias y a la Unidad fue deplorable y ello hizo que expresara al Sr. Trillo mi disconformidad con su conducta y también lo expresé en la prensa de Burgos cuando me preguntaron sobre mi opinión y contesté como lo hago aquí. Ello fue suficiente para que el Ministro me negara el ascenso a Teniente General. Es un método legal que se utiliza para evitarse crítica o disconformidad.
Al año siguiente con el cambio de Gobierno, el nuevo Ministro, Bono, decidió ascenderme. Creo que por contradecir a su antecesor, más que por otro motivo.

13._ Bajo su parecer, por qué Federico Trillo, nunca fue capaz de pedir perdón a los familiares de las víctimas?.

R._ Eso hay que preguntárselo al Sr. Trillo, aunque tal vez, le fue difícil pedir perdón siendo Embajador en Londres o ahora como Letrado del Consejo de Estado. No sería coherente pedir perdón y ocupar a la vez destinos públicos de tal relevancia.

14._ Por último y ya para dinamizar. Han pasado 18 años de una de las pesadillas militares más horribles que ha vivido nuestra Historia. Cree sinceramente, a día de hoy, que tanto las víctimas como a las familias, ¿se les ha hecho Justicia?, y sí no es así, ¿Qué es lo que el Estado Español, el Gobierno y Ministerio de Defensa, deberían de hacer para poner punto y final a todo esto?.

R._ A fecha de hoy, la justicia ya se pronunció a estancia de los familiares y dictó sentencias que recayeron en subordinados del Ministro, principalmente sobre el General Médico que dirigió el equipo de Sanitarios que asumieron la tarea de la identificación de los restos. Cerrado este capítulo, no creo que se puedan abrir más episodios del caso, que se sumará a tantas resoluciones injustas que conocemos y que podemos resumir en la expresión castiza:

”O se tiene la sartén por el mango o solo recibirás sartenazos”

Muchas gracias mi General, por haberme concedido ésta entrevista en exclusiva. Siempre a sus órdenes y entera Disposición.

¿Por qué Federico Trillo, por aquél entonces Ministro de Defensa, prohibió al General Alamán, viajar al lugar del siniestro?. Y cuáles son los motivos que le llevaron a no ascender en su Mandato a éste militar, a Teniente General?. La historia, una vez contada y respondidas las preguntas a ésta entrañable entrevista, me deja personalmente muchas dudas, entre otras: ¿Qué querían ocultar Trillo y el Ministerio de Defensa, que continúa oculto a día de hoy, sobre lo ocurrido?. O habla Trillo y Defensa, o se irá ese denominado “Top Secret” a la tumba más oscura de las atrocidades ocultas del Ministerio de Defensa Español.

Soldado Infantería Ligera Agustín Fariña (R); en tienda de campaña en el Paseo de la Castellana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *