Entrevista al diputado nacional de Vox por Tenerife, Rubén Darío Vega (Parte 1ª)

-Buenos días señor Vega, encantado de poder tener este encuentro con usted.

En primer lugar, antes de empezar la entrevista me gustaría agradecerle su tiempo en tiempos tan estresantes y agitados como los que nos ocupan. Imagino que no debe ser fácil compaginar el trabajo en el Congreso con la vida familiar y los asuntos domésticos, menos aún sacar tiempo para intervenir en un medio de comunicación.

Así es José. Además, entre mis defectos está dar prioridad a las responsabilidades laborales, consecuentemente mis otras responsabilidades las voy aplazando, cuando en realidad están interconectadas.

-Después de dos meses de tragedia natural en la paradisíaca isla de La Palma imagino que, como canario, usted no es ajeno al dolor de muchas familias de la isla. ¿Qué le gustaría transmitir en este sentido?

En primer lugar, con la Isla de La Palma me une una especial relación. La isla bonita forma parte de la historia de mi vida… son tantas las anécdotas que me llevaría mucho tiempo contarlas. Por destacar brevemente una, por ejemplo, resulta que terminé ejerciendo mi labor profesional durante 5 años en calidad de Harbour Pilot de su Puerto Comercial. Mis vivencias allí parecen sugerir que “alguien” dirigió mi vida para que siempre tuviera un cariño y agradecimiento especial hacia esa Isla y su gente. 

En lo relativo a la situación actual, como he transmitido en varias de mis intervenciones, no puedo transmitir otra cosa que indignación. El presidente Sánchez ha visitado la Isla 7 veces, y aunque parezca increíble, no ha incluido en los Presupuestos Generales del Estado para el 2022, una partida para la Palma. Sin embargo, si ha sacado partidas para el fortalecimiento de la agencia del catastro de Bielorusia (73 millones de Euros); apoyo a la Policia de Mianmar (Birmania) 73 millones de Euros; etc…

Es difícil para la buena gente palmera entender esta actitud de nuestro Presidente del Gobierno, con el agravante que aún no hayan recibido del Estado o de la UE un solo euro, esta actitud es verdaderamente preocupante. Tienen que ser los propios españoles los que estén donando altruistamente su dinero para aliviar a estos compatriotas palmeros caídos en desgracia. Son ya 9 millones de euros los que han sido donados por particulares, es auténticamente increíble.

-Siguiendo con las islas afortunadas, aunque es usted un representante del Congreso nacional y no del autonómico… ¿Si tuviera que tomar un paquete de medidas prioritarias para revitalizar la economía de su archipiélago y mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos, por cuáles optaría en primer lugar?

-Has utilizado muy bien el concepto de “calidad de vida”, concepto que los canarios sabemos reconocer muy bien, posiblemente por tener gran la suerte de vivir en las Isla Afortunadas.

En este sentido, dando respuesta a su pregunta, sin duda enfocaría la acción de gobierno a recuperar el sector primario.

Soy portavoz en la Comisión de Agricultura, Pesca y Alimentación en el Congreso y podríamos estar hablando durante mucho tiempo del sector primario de esta provincia.

De un modo resumido, decir que hay que dar valor a los productos alimentarios canarios, que por su calidad no tienen competencia y son muy demandados, por ejemplo, el aguacate Hass, la papaya o el papayo, el plátano, etc… Dentro de los productos de elaboración, que no se me olvide el excelente queso que tenemos en Canarias. Como muestra de su excelencia, en la última edición celebrada en Noviembre de 2021 del World Cheese Awards, ha concluido premiando nada menos que a 41 quesos canarios, en sus diferentes categorías de oro, plata y bronce.

Sin embargo, el actual gobierno de Canarias, cuando a los productores les dan una medalla, solo van a sacarse la foto. Sin idear ninguna iniciativa para aumentar la producción y/o su fortalecimiento y presencia en el mercado. Tanto es así que, tanto a nivel mundial como en el resto del País, no conocen esta excelencia, que es fruto de la transmisión del  “el saber tradicional” de nuestros antepasados.

Nuestros jóvenes, muchos de los cuáles quisieran poder continuar con el modo de vida rural en el que se han criado, se tienen que ir a trabajar a un hotel. A veces, bajo el yugo de la precariedad y con Jefes que no entienden su necesidad de sentirse libres, en contacto directo con la naturaleza y el modo de vida tradicional. Pero claro, por otro lado, estos jóvenes tienen que asegurar unos ingresos regulares con los que planificar su futuro y el de sus hijos sin sobresaltos.

– Señor Vega, tiene usted un sobresaliente currículum detrás, ¿podría condensar y sintetizar para nuestros lectores su carrera profesional y evolución ideológica a lo largo del tiempo?

-La verdad es que, nunca pensé que iba a desarrollar mi CV hasta este nivel. No fue nada planificado, las circunstancias me llevaron a ello mediante tesón y trabajo duro. No se me dan bien las relaciones públicas, pero si estoy motivado con un tema, siento la necesidad de conocer y no parar en mis lecturas hasta que llego al fondo de su conocimiento. 

Ahora, mirando atrás (tengo 61 años), empiezo a recordar cuando a los 12 años iba con las vacas al monte, disfrutando en pleno invierno de las montañas de León. Recuerdo cuando paleaba carbón con mi padre, creo que fue un gran aprendizaje. Posiblemente, esas experiencias hayan generado en mí una necesidad e inquietud de aprender que he terminado satisfaciendo.

También recuerdo muy positivamente a la gente mayor del pueblo. Aunque no perteneciera a mi familia, siempre me daba buenos consejos: “sal de aquí, disfruta, aprende, estudia…”

En principio, cuando salí del pueblo, solo buscaba experiencias y ponerme a prueba como profesional. Posteriormente, busque poder contar con unos ingresos regulares fijos, lo que me llevo a aprobar dos oposiciones. Al final, elegí la docencia. Aunque ganaba menos dinero que en otros sectores, llevaba una vida más tranquila y disfrutaba de mayores periodos de tiempo libre en los que poder seguir aprendiendo.

He de reconocer, que he sido un privilegiado en la vida, por poder disfrutar de tantos logros profesionales.

-Echando la vista atrás ¿Qué es lo que mueve a un alto funcionario como usted, que ya tenía la vida resuelta, a volcarse en algo tan desprestigiado en este país como es la política? ¿merece la pena sacrificar tiempo y esfuerzo en la titánica tarea de transformar la sociedad, la economía y la política de un país que parece empeñado en seguir la misma estela de los últimos cuarenta años?

-Bueno, yo no me siento como los políticos de profesión. Me sigo sintiendo más como un funcionario público, especialista en las materias que forman parte de mi área de conocimiento en específico. Por eso milito en VOX. Y en base a eso, teniendo en cuenta que soy ingeniero de vocación, mis lecturas, a diferencia de las de muchos de mis 52 compañeros del Congreso, fueron más técnicas, no tanto de política, filosofía, etc…

Mis mayores pasiones intelectuales son la Meteorología y la Organización Científica del Trabajo, de las que tengo varios libros publicados. Aunque la política me preocupaba desde siempre, pues era consciente que nos condiciona la vida, me empecé a interesar por ella en profundidad con la aparición de Chávez en la escena política internacional.  En Canarias viven 70.000 venezolanos. Nosotros los canarios, a Venezuela, por nuestros lazos históricos, siempre la hemos llamado ‘la Octava Isla’.

Y desde luego que merece la pena. Ahora no puedo hacer otra cosa que tirar para adelante y aportar mi grano de arena, esperando que las próximas generaciones me sustituyan. Y no puedo hacer otra cosa, no ante esta pretensión de desmantelar nuestro país mediante engaños despreciativos perfectamente diseñados. Mentiras que destruyen nuestros valores, costumbres y tradiciones, que son herencia de nuestros antepasados.

-Me figuro que jugar el rol de diputado de derechas en un país tan convulso, polarizado y escorado a la izquierda como este no es un plato de buen gusto la mayor parte del tiempo- sobre todo en las sesiones plenarias del Congreso- y menos un camino de rosas. ¿De dónde saca uno la motivación requerida para continuar con tan dura e imagino que, a menudo, desagradecida tarea?

De la responsabilidad para con los españoles, con todos. Aunque a veces las malas personas resentidas e infelices, pretendan hacer daño al resto para que sean como ellos, infelices.

-Ser diputado por Vox, más aún en una región periférica con tantos partidos, no debe ser del gusto de todo el mundo… ¿Ha sentido usted en algún momento el rechazo o desprecio de alguien a quien hasta antes de dar el paso de volcarse en política consideraba un amigo o familiar?

-En absoluto, me conocen y saben la clase de persona que soy. Es más, tienen el detalle de respetar que ya no pueda atenderles como antes por falta de tiempo. Y no me suelen hablar de ideologías, tampoco lo deseo, si no que es de agradecer.

Sigo siendo la misma persona, aunque más ocupada. Sigo viviendo exactamente igual que antes, no he cambiado esencialmente en nada.

Parte 2ª de la Entrevista.

2 comentarios en «Entrevista al diputado nacional de Vox por Tenerife, Rubén Darío Vega (Parte 1ª)»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.