Entrevista a Susana Tirado Sancho de Asociación de Afectados por el Amianto en Aragón

Hoy entrevistamos a la presidenta de la asociación A4 Afectados por Amianto en Aragon, Susana Tirado Sancho.

Buenos días Susana y gracias por invertir parte de tu tiempo en esta lucha por la salud pública.

¿Quiénes sois? ¿por qué existe la necesidad de organizarse para forzar el cumplimiento de la Ley de «desamiantado«?

Somos una Asociación de Afectados de Amianto, nuestro nombre es A4 ( Asociación de Afectados por Amianto en Aragón). Nacimos el 19 de enero del año 2019.

La idea de crear la Asociación vino dada por la individualización, hasta la fecha, de los problemas a los que se enfrentaban las víctimas. Sobre todo los trabajadores expuestos a amianto, a quienes años después les diagnosticaban una enfermedad derivada directamente de la exposición y del incumplimiento de las debidas medidas de prevención y seguridad en el trabajo. Tras el fallecimiento de estas víctimas, las familias no sabían donde acudir.

Las familias que emprendían acciones legales por el fallecimiento de un miembro, se enfrentaban a muchos años de lucha individual frente a grandes empresas. O lo que es peor, se enfrentaban a empresas ya desaparecidas debido al largo periodo de latencia para el desarrollo de esta enfermedad.

Por ello se recurrió a la Asociación con el fin de unir esfuerzos y en común poder asesorar, apoyar, acompañar y reaccionar ante esta situación causada por el amianto.

Ahora ya no es un mero problema de exposición laboral.

Con motivo de su barato precio en aquellos momentos, su durabilidad y propiedades como aislante, la utilización en masa en España de este mineral que es el amianto hasta el año 2.001, fue enorme.

En 2001 se prohibió su utilización en España por ser letal para salud.

Hasta el 2001, proliferó el uso del amianto en la construcción de tuberías de abastecimiento de agua o tejadillos que se conocen de uralita.

El amianto fue incorporado en las pastillas de freno de los vehículos, fue utilizado como material de construcción en viviendas, hospitales, colegio, depósitos de agua de comunidades vecinales… la lista es interminable.

Sabemos que el problema del Metro de Barcelona, el Metro de Madrid y la vida útil del material están llevando a poner en peligro a todos si no se procede al desamiantado total por parte del Estado, con las debidas garantías. 

Aunque existe legislación al respecto, se están llevando a cabo retiradas de amianto de forma irregular. Su manipulación y su vertido inadecuado en cualquier sitio ponen en peligro a la ciudadanía.

¿Inadecuada por qué? Porque tras cualquier exposición, por mínima que sea, a este mineral, la inhalación de una sola de sus fibras es suficiente para desarrollar enfermedades letales como el mesiotelioma, sin cura en la actualidad, el cáncer de pulmón, el de laringe, ovarios etc… y actualmente no se cumple la legislación a rajatabla.

¿Por qué creen que no se cumple con la Ley y con las normativas y directrices europeas en este sentido? ¿desidia e ignorancia de los gobiernos e instituciones?

El incumplimiento de las normas legales actuales se lleva a cabo por la omisión en la persecución, por parte de las autoridades competentes, de posibles infractores.

Además, la legislación existente a veces resulta insuficiente. No cubre todas las necesidades de las víctimas, tales como reconocimiento directo de la enfermedad profesional por el Instituto Nacional de la Seguridad Social ni las indemnizaciones directas a todas y cada una de las víctimas.

El reconocimiento de la víctima, aunque no compensa nunca la pérdida de esa vida, es un acto que muestra que no ha perdido la vida del todo en vano.

Como el problema viene de cuarenta años atrás, y el periodo de latencia es tan largo para la exposición actual, parece que la culpa ya no es del estado y las empresas. El peligro de muerte de las futuras víctimas no es inminente, y el problema de salud, cuando surja, será de otro.

Las directivas Europeas aún están en plazo de cumplimiento. De hecho, hasta el año 2032 se les emplazaba para llevar a efecto legislación que garantizaba, entre otras cosas, el desamiantado total.

Desde el Grupo que exige una Ley Integral del Amianto, se promueve la necesidad de iniciar ya con el cumplimiento de esta directiva, como están abordando ya algunos países de la Unión Europea, tales como Polonia. No es algo que se haga de un año para otro y se necesita de un presupuesto de gran envergadura.

No obstante, respecto a lo anterior, el Estado se escuda en la delegación de competencias en cuanto a Ayuntamientos y a Comunidades Autónomas.

A lo que lleva esto es a generar desigualdades entre ciudadanos, dado que, Cataluña ya está en la tarea de aprobación de una ley así, pero otros territorios muy afectados como Aragón, Madrid, Castilla León, País Vasco o Navarra, no tendrán esas garantías del derecho de todo ciudadano a su salud y a no ser un ciudadano de segunda o de tercera.

¿Supone un gran desembolso económico 40 o 50 años después de que sepamos que es pernicioso y que tiene una vida útil de 30 años?

Sí, así es. El coste de desamiantar con las debidas garantías es alto, dado que deben hacerlo expresas autorizadas y especializadas, y no se puede hacer de cualquier manera.

Además, muchas de estas instalaciones con amianto están en inmuebles privados, por lo que se deberían dotar de fondos y subvenciones evitando así una inadecuada manipulación y vertido.

No obstante, otros países han sido previsores. España, como siempre, no.

En consecuencia, en nuestro país no existen fondos de compensación a víctimas, como sí ocurre en Francia o Estados Unidos.

En Estados Unidos, como se sabía que el Amianto era pernicioso para la salud, se hacía pagar cánones a las empresas. Estas a su vez, los utilizaban para indemnizaciones futuras.

El problema que surge en España ahora, dado que sí existe un proyecto de compensación aprobado, es dotarlo de fondos. Esos fondos no pueden ser públicos, a pesar de que el Estado también tenía conocimiento de este mineral letal y aún tardó mas de 30 años en efectuar su prohibición.

Muchas empresas que utilizaban el amianto han desaparecido. Las que no, no quieren hacerse cargo del coste total que supondría.

No obstante, España está perdiendo la oportunidad de incluir, en estas fechas, el desamiantado en los fondos europeos de ayuda para la renovación, cuando sí están incluyendo la regulación de, por ejemplo, vertidos de neumáticos.

¿Hasta qué punto supone un peligro para la salud pública la existencia de tejados, tuberías, cementos u otros objetos de amianto o que contienen cantidades significativas del mismo?

Como ya he dicho, el punto de peligrosidad es la muerte. No pretendo ser alarmista, pero es una realidad que lamentablemente ya han vivido miles de trabajadores y familiares en sus carnes. Hay enfermedades cómo, por ejemplo, el mesotelioma pleural, que no tiene cura.

Ni siquiera se está dotando de fondos la investigación para hallar curas y paliativos. Cuando es tan necesaria la investigación, como se ha demostrado con esta pandemia actual que estamos viviendo de Covid-19.

¿Debería actuar la UE contra España por la gestión que se está llevando a cabo en lo relativo al desamiantado?

Europa ha puesto un plazo y, a este paso, estamos en camino de incumplirlo. Obviamente, ahora no procede.

Pero en caso de incumplimiento, pueden llegar sanciones para España, que se unirán al desembolso necesario para el desamiantado no efectuado, y la pérdida de oportunidades de solicitud de fondos europeos que otros estados más avanzados en esta tarea están consiguiendo.

¿Cómo puede el ciudadano de a pie ayudar en la lucha contra el amianto?

Adoptando las medidas necesarias cuando se encuentre con este tipo de material en su vivienda, o con vertidos en descampados o en sus calles. Llamando a policía para la retirada inmediata del material, y agrupándose en asociaciones, reivindicando su derecho a la salud, sin menoscabo alguno de sus derechos.

A su vez, haciéndoles entender que esto no es un problema de salud laboral, sino medioambiental y de salud pública, y que resultado a la exposición nos afecta a todos.

Existe una propuesta de proyecto de Ley Integral del Amianto, en Change.org y la firma de los ciudadanos es vital para que salga adelante.

Manifiesto por una Ley Integral contra el Amianto.

https://seom.org/images/MANIFIESTO_LEY_INTEGRAL_AMIANTO_100720.pdf

Change.org para exigir una ley integral.

https://www.change.org/p/acabemos-con-el-asesinosilencioso-por-una-ley-integral-contra-los-efectos-del-amianto-en-espa%C3%B1a?use_react=false

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *