Encuentran el cadáver de Olivia, la mayor de las dos niñas desaparecidas en Tenerife

Este jueves la Delegación del Gobierno en Canarias ha informado del descubrimiento de un cuerpo sin vida de una menor de edad en la zona donde efectivos de la Guardia Civil estaban intentado localizar a las dos niñas desaparecidas desde el 27 de abril en Tenerife. Este hecho ya ha sido comunicado a la madre y familia de las menores.

Las pequeñas, Anna de un años y Olivia de seis, estaban con su padre en el momento de su desaparición

El cadáver fue encontrado en una bolsa atada al ancla de la embarcación del padre de las niñas, Tomás Gimeno, en una zona próxima a un lugar donde ya habían localizado una botella de oxígeno y una manta nórdica pertenecientes a Gimeno.

Una segunda bolsa estaba también atada a la misma cuerda, pero estaba vacía

La identificación oficial del cuerpo no se ha realizado todavía. Se retrasará hasta que las autoridades judiciales ordenen los procedimientos ordinarios para que se realicen.

Por su parte, la Guardia Civil continuará buscando en esa zona, a una milla náutica del puerto de Güimar.

El Buque Oceanográfico Ángeles Alvariño ha sido el que ha descubierto el cadáver. Llegó a Tenerife para ayudar con la investigación y hace tres días encontró una funda nórdica y una botella de oxígeno propiedad del padre de las niñas, con quien estaban las menores cuando desaparecieron.

Los agentes tenían la prioridad de intentar localizar el ancla de la embarcación. La lancha había sido encontrada hace semanas a la deriva sin el ancla y se consideraba que la clave de la investigación estaba en ese punto.

La Guardia Civil ha informado de que los restos han sido trasladados al Instituto Anatómico y Forense en Santa Cruz de Tenerife, donde se procederá a su identificación.

PRINCIPAL HIPÓTESIS: DROGADAS

La hipótesis principal de la Guardia Civil, es que el padre drogó a las niñas antes de matarlas.

Y es que no hay rastro de sangre ni en la lancha, ni en el coche, ni tampoco en la casa de Candelaria donde Gimeno las llevó tras recogerlas de casa de sus abuelos el 27 de mayo, último día que se las vio con vida.

El domicilio ha sido registrado varias veces y no han hallado restos biológicos, pero sí varios blísters de medicamentos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.