Encontrado el cuerpo sin vida de la desaparecida Esther López de la Rosa; la investigación procede llena de incógnitas

Este sábado, la autoridad judicial ha confirmado que el cuerpo hallado en las inmediaciones de Traspinedo (Valladolid) es el de Esther López de la Rosa, desaparecida el 12 de enero.

Esa mañana, los investigadores explican que recibieron la llamada de un ciudadano alertando de «algo extraño» en una zona de maleza a 4 km del centro del pueblo y a menos de 1 km de donde desapareció la joven.

Agentes de la Benemérita encontraron allí el cadáver

Para sorpresa del coronel Miguel Recio y de las fuerzas de seguridad -que se han abstenido de elucubrar hasta que la investigación haya finalizado-, la zona ya había sido peinada por sucesivas batidas tanto de voluntarios como de la Guardia Civil.

Aún es más, el cuerpo apareció en una zona descampada, en «superficie» y sin enterrar, lo que lleva a pensar que el cadáver fue trasladado allí en las últimas horas

DESAPARICIÓN

Esther era una joven de 35 años que desapareció el 12 de enero. Ese día había quedado para ver la Supercopa en un bar del pueblo con unos amigos y posteriormente fueron a casa de uno de ellos y a un bar en última instancia.

El último punto donde se sitúa a la víctima es en el cruce de la N-122 entre las 2:30 y las 3 de la madrugada, donde también está el restaurante La Maña

La joven llegó al cruce con dos amigos. Óscar, el dueño del vehículo en el que se desplazaban, y Carlos. No obstante, las cámaras de seguridad recogen que éste último se bajó y fue a su casa y sus hijos han corroborado la hora de llegada así que su coartada parece sostenerse.

CONTRADICCIONES DE ÓSCAR; PRIMER SOSPECHOSO

La última persona en verla habría sido Óscar, dueño del coche y único otro ocupante del vehículo desde el momento en que Carlos se fue a su domicilio.

El testimonio de Óscar ha cambiado varias veces hasta llegar a ofrecer tres versiones distintas de los hechos

Primer testimonio

Según el primer testimonio, Esther quería seguir de fiesta y se enfadó porque él quería ir a dormir.

No obstante las horas que indica no cuadran

Además, un amigo suyo asegura que intentó contactar con él insistentemente después de que Esther desapareciera pero no le cogió el teléfono ni respondió a sus mensajes hasta el día siguiente a las 18:00. Entonces aseguró que Esther habría tenido algún problema con su familia.

Otro punto sospechoso es que el coche estaba «demasiado limpio»

Los agentes que lo inspeccionaron no encontraron siguiera polvo en las alfombrillas del suelo lo que podría indicar que lo limpió después de la desaparición.

Segundo testimonio

En el segundo, aseguró que la joven se bajó en ese punto de la carretera porque alguien iba a ir a recogerla.

Los investigadores profundizaron en esta explicación primero puesto que muy cerca del cruce está el chalet de Ramón «El Manitas», un pequeño traficante de drogas, viejo conocido de Esther.

Tercer testimonio

Óscar afirmó en su tercera declaración, que Esther le había informado que se bajaba del coche para ir en busca de Carlos.

SEGUNDO SOSPECHOSO: RAMÓN «EL MANITAS»

Ramón «El Manitas» es el único otro sospechosos y el único que ha estado detenido por el momento. Después de seis días en el calabozo confesó que Esther había dormido en su casa alguna vez, pero aseguró que llevaba dos o tres meses sin verla.

Su casa y coche han sido inspeccionados y no se ha encontrado nada de interés para la investigación

Ahora está en libertad provisional con la condición de que se persone en el puesto de la Guardia Civil de Laguna de Duero diariamente y tiene prohibido salir de España.

TARDÍA DENUNCIA

La labor de investigación ha sido complicada desde el principio puesto que la familia de Esther no denunció su desaparición hasta cinco días después

Su padre alegó que no era la primera vez que no volvía a casa. Más tarde explicó que «lo raro era que no llamase».

Estas declaraciones, esto es, que la joven hiciera esto con frecuencia, llevó a los agentes a considerarla una desaparición de riesgo bajo. Cuando las labores de búsqueda de la joven serias comenzaron había pasado más de una semana, tiempo de sobra para que su asesino se deshiciera de todas las pruebas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.