En ocasiones veo Charos

Ni partidos, ni elecciones, ni alianzas, ¡vaya cabaña! ¿Mujeres del arco progresista? ¿crispadoras?, ¿incompetentes?, quizás  ¿desnortadas?, la del traje regional magrebí dándoselas de fémina libre y ¿ésta tropa va a sacar a mi país del agujero?

Ninguna sabe lo que eso significa, ya que hay que trabajar de verdad y ellas eso del sudar no les va mucho

e sorprende la del hiyab, que dice ser portavoz del Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía de Ceuta, y que no sabemos si es de creación propia o de los escindidos de la Coalición Caballas con tres representantes actualmente en la Asamblea ceutí.

Los de la de Valencia no se han cortado al incidir en que hacen «otra política alejada de la confrontación y la crispación”, que le pregunten si piensa lo mismo la joven que fue vejada y abusada por el exmarido de Oltra, por cierto ella lo intento tapar, cual administradora de burdel.

Mónica García, «pistolera» a quien Hipócrates hubiera desterrado de la medicina. ¿Y alguien se atreve a decir que este-a-o médico-a-e /madre-a-o no alienta la crispación? ¿Qué hizo en y con el Zendal? ¿Por qué cobró dos sueldos ilegales hasta que la echó el alto la Intervención?

La «madrina» Colau se ha defecado y cargado  la ciudad más próspera de España y una de las más atractivas de Europa.

Ha conseguido cabrear hasta a los jugadores del Barça, a los policías, a las prostitutas, a los okupas y a todos los sectores de la ciudadanía catalana. Cualquier cero a la izquierda tiene ahora más valor político que ella

«La Yoli», figura comunista, alentada y aupada por la prensa vendida y los periodistas que miran a Cuenca. Tenía un paraguas, Pablo Iglesias, pero ahora solo tiene enemigos en su andadura política. No ha dudado en arrodillarse, ante Pedro Sánchez y la Comisión Europea, en cuanto atañe a la Reforma Laboral, ni en Podemos aguantan a esta engreída que acaba de aprender a andar con cuñas, pisar alfombra roja y estrenar trapos de pasadas modas.

Lo que estas cinco hagan dudo que tenga algo de maravilloso, nadie se puede creer que estas cinco mujeres, van a hacer una España mejor. Colau arruinando Barcelona; Oltra, con un exmarido delincuente ocultando la violación a una menor; Mónica García y Yolanda Díaz con sus ocurrencias de trasnochadas comunistas y, Fátima, de acompañante comparsa proclamándose feminista. Pero faltan muchas: Montero, Belarra, Rodríguez, Isa Serra…

Simple tropa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *