Ayuso es el PP. En Madrid solo queda Vox

Veo con estupor cómo en los últimos días, muchos votantes ya aparentemente afianzados como «de Vox», dicen que van a votar al PP en las próximas autonómicas de Madrid.

Foros y redes sociales.

En forocoches, el foro más importante en habla hispana, Vox acostumbra a cosechar en torno a un 60% de voto en las encuestas mensuales que se hacen desde hace 5 o 6 años.

Foros como aquel no son representativos del conjunto de la sociedad española, pero sí, en cierta medida, del grupo de varones jóvenes y castellanoparlantes de la mayor parte de nuestro país.

Fue en las encuestas de Forocoches o Burbuja.info donde primero se vaticinó un posible auge de Vox. Todo aquello ocurrió meses e incluso más de un año antes de que sucediera algo similar a nivel nacional.

Ahora resulta que, en encuestas recientes relativas a las elecciones madrileñas, Vox baja a un 30% frente a un 40% de intención de voto de Isabel Diaz Ayuso, quien, no lo olvidemos en ningún momento, sigue siendo parte del PP.

En Twitter o Facebook no son pocos los comentarios que van en ese sentido: “Soy de Vox, pero este no es el momento de Monasterio sino de Ayuso”, “voy a votar a Ayuso, que no al PP”, “Hay que concentrar voto en Ayuso, no queda otra debido a la ley electoral”.

El PP es un partido constitucionalista y centrista en economía, pero no es realmente de derechas.

Es conveniente poner de relieve una serie de factores.

Desde su fundación en 1989, el PP se ha autodefinido como centrista y socioliberal. Se ha venido asumiendo que solo así era posible ganar unas elecciones al PSOE.

Una importante parte del PP apoya a Biden en EEUU, a Macrón en Francia o a Merkel en Alemania (la canciller que dejó entrar a millones de supuestos refugiados en Europa y que lleva dos legislaturas pactando con socialdemócratas y verdes).

Pesos pesados como Teodoro, Feijoo, Maroto, Margallo o Soraya no distan mucho, en términos ideológicos, del arquetipo de «progre» de campeonato tipo Justin Tradeu o Manuel Valls.

En los últimos años, la posición del PP no ha hecho otra cosa que acercarse a la izquierda en muchos aspectos.

El PP pacta preferentemente con Cs y pactaría con el PSOE si este quisiera, tal y como hacen, al fin y al cabo, sus socios europeos.

El PP ha adoptado parcialmente el ideario de la extrema izquierda en cuanto a ideología de género, feminismo, estado subsidiario y demás asuntos. Estas posiciones son incompatibles con la derecha política.

El PP subió los impuestos durante el gobierno de Mariano Rajoy. Ya no es que no sea prácticamente nada conservador, sino que tampoco es demasiado liberal. Creo, sinceramente, que al PP post Aznar, hasta lo de «socioliberal» le queda ya bastante grande.

Ayuso es una política respetada por la derecha sociológica, pero no es demasiado “de derechas”.

Esta misma legislatura, vemos como Ayuso defiende a los menas y se enfrenta a Vox. “Los menas ante todo son menores” “¿qué pasa? ¿Qué si es españolazo, es de los nuestros y su conducta no es reprobable?”

No recuerdo haber visto a Vox defender nunca a los delincuentes de nacionalidad española señora Ayuso… pero bueno, este es el nivel de la política española. Contra Vox, todo vale.

En esta misma línea, que los crímenes hayan subido un 600% en áreas como Casa de Campo en estos últimos años no parece tener mucha relevancia en PP.

Añado, y aquí entramos ya más en percepciones personales y no en hechos, que considero que Ayuso no es ni de lejos una persona tan inteligente como Rocío Monasterio, independientemente del tirón electoral que puedan tener una y otra.

Tampoco es Ayuso la mejor político que existe en el panorama político actual, ni de lejos. Posiblemente no lo es tampoco dentro del PP. Cayetana- por seguir en el ala derecha del PP- está bastante más preparada que ella, tanto intelectualmente como en lo estrictamente político (aunque no disfrute ni por asomo de su popularidad).

Otras razones para no decantarse por el Ayuso/PP.

-Ayuso es parte del Partido Popular, el partido más corrupto de la historia de España después del PSOE. No podemos olvidar años de corrupción solo por razones electorales.

-Como Ayuso gane con mayoría absoluta, cosa poco probable pero no imposible, podemos esperar cosas tan insultantes para la ciudadanía como que los ilegales sigan hacinados en distintos puntos de la región o murales femimarxistas y anti capitalistas decorando algunos barrios.

-Muchas de las atribuciones en este sentido son competencia exclusiva de los ayuntamientos, sí. Pero resulta que un mal resultado de Vox en estas autonómicas, puede revertir negativamente para el partido de Abascal en las próximas elecciones municipales de 2023.

Si realmente eres de Vox o más afín a su ideario o programa que al del PP, no votar a Monasterio el próximo día 4 de mayo es una insensatez.

-Dado el caso, si Vox queda fuera del gobierno, no habrá un segundo partido que controle al de gobierno. Lo cual es muy preocupante teniendo en cuenta la corrupción inherente a la política española en general, y específicamente al PP.

-Si se da una absoluta azul, el PP tendrá un perfil bajo y «buenista» para no tener que enfrentarse a la oposición en su conjunto. Su historial como partido acomplejado, cuando no directamente cobarde, refuerza mis palabras.

-El PP no propone el pin parental y se adhiere a muchas políticas de discriminación positiva. Ese tipo de políticas solo las llevará a cabo el partido de Casado si Vox le obliga/insta a hacerlo.

-Ahora más que nunca, el PP va a ir a tratar de agenciarse el voto “centrista” y de aglutinar el hasta ahora voto de Ciudadanos. Que nadie espere un giro derechista en la formación, ni de fondo ni de forma.

Aunque Ayuso es, aparentemente, compatible con Vox en cuanto a materias ideológicas como la «de género», no puede decirse lo mismo del PP como agrupación.

El PP ha comprado ya buena parte del discurso feminista de extrema izquierda. Hasta el punto de reivindicar el 8M y hacer acopio de parte de su parafernalia.

Mismamente el otro día, el PP aplaudió un discurso de Bildu dirigido a las víctimas de violencia de género, pero no hizo lo propio con uno de Vox relativo a las víctimas del terrorismo. Debe ser que lo de Bildu no tenía connotaciones electorales y lo de Vox, al igual que la moción de septiembre que Casado rechazó con desprecio, sí.

Ayuso es de lo mejor que tiene el PP, pero está en minoría dentro del partido. Tanto en lo ideológico como en cuanto a apoyos personales.

El propio Almeida criticaba el otro día la acción de Ayuso disolviendo el parlamento autonómico y convocando elecciones alertada por lo que ocurría en Murcia.

-Ya para terminar, me gustaría derrumbar la falacia del «voto útil» en unas autonómicas como las de Madrid.

Para ello, lo mejor es traer a colación una encuesta de hoy que apenas otorga a Monasterio un 8% de los sufragios en Madrid.

Si bien la encuesta es de Gad3 y favorable al PP, debe ser tenida en cuenta. Obtiene una aceptable calificación como encuestadora según el índice de Electomanía.

Esta encuesta en concreto, da a Vox un resultado muy discreto como quinta fuerza, menos de 3 puntos por encima del mínimo requerido para entrar en la asamblea.

Creo que no hace falta recordar que, de no entrar Vox en el parlamento, y asumiendo que tampoco lo hará Ciudadanos, la extrema izquierda tendrá mayoría en la Comunidad de Madrid. Ello con un desaforado Pablo Iglesias perfilándose como vicepresidente de la CAM.

En Madrid, superado el umbral del 5%, apenas hay voto útil o pérdida de escaños de los partidos minoritarios frente a los mayoritarios. En Madrid no hay voto más útil que el voto al partido que de verdad te representa. No se dejen engañar en este sentido.

La autonomía madrileña es uniprovincial y además tiene más de 6 millones de habitantes, por lo que cada escaño es relativamente barato.

En conclusión.

Dejémonos de personalismos y de «endiosar» a políticos que no lo merecen, votemos con cabeza.

Ayuso no es un desastre sin paliativos como la mayor parte de su partido, pero sigue siendo del PP a todos los efectos.

Si eres de derechas o, simplemente, eres un madrileño de centro o incluso centro izquierda constitucionalista, harto de lo que hay a día de hoy y que da la importancia que merece a temas como el femimarxismo, la inmigración masiva, la inmigración ilegal, los manteros, los menas, los impuestos, la lucha ideológica-cultural, la eliminación de chiringuitos o la erradicación de la ideología en la escuela pública y concertada, solo te queda Vox.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *