Elecciones legislativas Argentina 2021

El país austral celebra hoy unas elecciones legislativas que amenazan con cambiar radicalmente el escenario político del país.

Los argentinos acuden a las urnas para renovar el Congreso. El frágil Gobierno de izquierdas podría pasar a serlo aún más tras unos comicios en los que ratificarían el hundimiento que ya quedó patente en las elecciones primarias de hace un par de meses.

La situación económica y social en Argentina es tan desastrosa que el vuelco político parecía inevitable. No es ya un tema de cambio de mentalidad, sino de castigo a los políticos por la pésima gestión de la pandemia. En este sentido, en Brasil parece estar ocurriendo algo semejante con Bolsonaro, solo que en sentido ideológico opuesto.

El PIB se contrajo en 2020 un 9,9%. Durante el primer semestre de este año acumula un alza de más de 10 puntos. Pero los frutos de ese crecimiento no han llegado a los empobrecidos bolsillos de casi el 41% de la población.

Solo un encuestador, Artemio López, ha puesto en entredicho en las últimas horas las aciagas profecías de sus colegas. Este ha asegurado que la pelea entre el peronismo y la coalición de derechas, Juntos, se encuentra en un empate técnico.

Sin embargo, ni el propio presidente argentino, Alberto Fernández, parece creérselo mucho.

Los resultados de las primarias anticiparon que el Frente de Todos obtendría su golpe más duro con la pérdida de la mayoría absoluta en el Senado. Este hecho dificultaría el resto del mandato de Fernández y de su vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner.

Estas elecciones amenazan con cambiar mucho el panorama político de Argentina. Ya no es solo que el peronismo de izquierdas- también conocido como Kirchnerismo- vaya a obtener- previsiblemente- sus peores resultados en la historia reciente, sino que el liberalismo radical de Milei pueda convertirse en tercera fuerza.

Primeros escrutinios a las 2:00 (hora española).

Se confirma lo previsto en las encuestas. La debacle del partido de Gobierno es real, aunque más ajustada en muchos distritos de lo que algunos vaticinaron. A pesar de la derrota, Fernández afirma que no realizará cambios en su Gobierno.

No obstante, en algunos territorios clave, el porcentaje de ventaja de la oposición es mínimo. De confirmarse la pérdida de mayoría absoluta de los peronistas-kirchneristas en el Senado, sería la primera vez en tres décadas que sucede tal cosa.

En Buenos Aires se consolida el dominio de la principal coalición de la oposición. La candidata de ese distrito, la exgobernadora María Eugenia Vidal, arrasó con el 47% de los votos. El kirchnerismo ha logrado un 25% y el candidato liberal/libertario, Javier Milei, ha recabado el 17% de los votos, cuatro puntos más que lo que había obtenido en las primarias de septiembre. 

El foco está puesto ahora en los resultados finales de algunas provincias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.