Elecciones generales en Alemania 2021

Hace solo un par de meses publicábamos un artículo en NE en el que hablábamos de la pérdida de poder y prestigio del SPD alemán en el contexto de una decadencia generalizada de los partidos de socialdemocracia en Europa. Tan solo un par de meses después, parece que las cosas han cambiado mucho en el país germano.

Armin Laschet, el candidato sin carisma elegido por la CDU es increíblemente poco popular en Alemania. Esto se produce en contraste con su predecesora Angela Merkel, que sin duda hubiera podido revalidar nuevamente mandato de haberse vuelto a presentar a la cancillería.

Laschet ha tenido también la mala suerte de ver como su campaña coincide con la gestión del coronavirus y las inundaciones en el norte de Alemania, dos circunstancias que han desgastado a su formación en los últimos tiempos.

Ahora, la mayoría de encuestas apuntan a una victoria de los socialdemócratas de Olaf Scholz, actual ministro de finanzas en el gobierno de coalición de la CDU de Merkel con el SPD. No obstante, tanto el SPD como la CDU-CSU estarían en números bastante parejos, aunque con ligera ventaja para el SPD en la mayoría de sondeos.

Estado del escrutinio.

Las primeras encuestas a pie de urna, publicadas a partir de las 18:00, apuntan a un ligero sorpaso del SPD con el 26% frente a la CDU, que obtendría su peor resultado histórico en unas elecciones federales (25%). En estos momentos se habla de empate técnico entre ambos, con el SPD ganando ligeramente en voto y la CDU ganando en escaños.

El resultado del SPD tampoco es el mejor de su historia precisamente, pero teniendo en cuenta que algunas encuestas de los últimos años le han llegado a dar un 13 o 14% del voto, los resultados de hoy prometen ser más que satisfactorios para el partido más antiguo de Alemania.

Según estos primeros sondeos, el Partido Verde duplicaría los resultados de hace 4 años, llevándose un 15% de los sufragios. Aunque no parece que vayan a cumplir sus mejores pronósticos electorales, estarían en una posición de fuerza de cara a la formación del próximo Ejecutivo. Dando por sentada la ruptura CDU-SPD y el cordón sanitario de CDU y FDP a AFD, cualquier gobierno en Alemania pasa por contar con la formación verde.

Live blog: German election too close to call, exit polls show – POLITICO

FDP y AFD quedarían empatados en torno al 11%, resultados muy similares a los de hace 4 años.

Die Linke, la extrema izquierda, cumple con sus peores predicciones y entraría en el Bundestag por la mínima con poco más del 5% de sufragios. Su debilitamiento en los landers del este del país- debido al surgimiento de la derecha nacionalista- y el trasvase de votos al SPD tras 16 años de gobierno de la CDU y hastío de la gente de izquierda dura, le han pasado factura.

Si finalmente Die Linke quedara fuera del Bundestag, cualquier nuevo pacto de gobierno del SPD pasaría por rendirse a las exigencias del liberal FPD y el ecologista y liberal de izquierdas Die Grünen.

Uno de los líderes de Die Grünen ya ha dejado claro que su principal socio potencial es el SPD. Por otra parte, el FDP se ha decantado por la CDU como socio preferencial, por lo que las negociaciones se prevén muy reñidas.

Estado previo de las encuestas.

Con el SPD y la CDU compitiendo por el primer puesto, todo apunta a que tras estas elecciones no se reeditará el pacto entre ambos partidos. De este modo, los alemanes tienen que decantarse por dar el peso central del próximo gobierno a una de las dos formaciones asumiendo que es muy probable que la otra salga del Ejecutivo.

Hay varias coaliciones de gobierno posibles, pero en todas ellas tendrá que estar o bien el SPD o bien la CDU liderando la misma.

El Partido Verde ha caído enormemente en las encuestas y ya no parece que vaya a convertirse en el primer partido, ni en la principal fuerza a la izquierda de la CDU en el parlamento germano. Los sondeos de los últimos años- hasta hace un par de meses- apuntaban precisamente a un auge de esta formación, que combina socialdemocracia y liberalismo de izquierdas con políticas fuertemente ecológicas.

Es muy probable que el Partido Verde (Die Grünen) vaya a formar parte del próximo Ejecutivo alemán, pero lo hará como socio minoritario en una coalición con la CDU o con el SPD. Hablamos de dos partidos que ya hacen una fuerte apuesta por el medioambiente en sus programas electorales, y que difícilmente van a querer comprometer la economía para intensificar la hoja de ruta de la cada vez más definida «transición ecológica».

Los liberales del FDP seguramente sean cuarta fuerza en Alemania, tal y como pronostican la mayoría de sondeos. De los cuatro grandes partidos alemanes, que a su vez forman parte del consenso de pactos en Alemania- como lo hacen análogamente sus respectivos grupos en el Parlamento Europeo- el FDP es el que más dificultades tiene para formar gobierno. A diferencia de como ocurre en la UE, la apuesta decidida por el liberalismo económico del FDP choca bastante con la fuerza que la socialdemocracia y el «popularismo» de corte socialcristiano y fuertemente intervencionista vigentes en el país teutón.

El nacional-conservador Alternativa para Alemania (AFD), único partido de derechas a nivel nacional/federal, como mucho aspira a consolidar su resultado de hace cuatro años. Son malos resultados teniendo en cuenta que las encuestas le han llegado a colocar en tercera posición durante estos cuatro años. Además de seguir teniendo un cordón sanitario por parte del resto de formaciones, AFD esta vez quedaría, previsiblemente, por detrás de verdes y liberales, por lo que sus aspiraciones en estos comicios son más bien reducidas.

La extrema izquierda post comunista (Die Linke), sería otra gran perdedora en estos comicios. Sigue siendo la sexta fuerza de la república federal alemana, seguramente siga teniendo representación parlamentaria, pero ahora, podría conseguir un exiguo 5 o 6% del voto. De confirmarse las proyecciones, estaríamos ante los peores resultados de la extrema izquierda desde la reunificación alemana en 1989.

Si el apoyo de Die Linke es lo suficientemente significativo como para aupar un gobierno de izquierda de SPD+Die Grünen, estaríamos seguramente ante el gobierno más izquierdista de la historia de Alemania, lo que podría tener un gran impacto también en toda la UE.

Sin embargo, la comunicación entre los verdes y los post comunistas nunca ha sido buena fuera de algunos landers orientales donde se necesitan mutuamente para gobernar. Dentro de los verdes hay facciones centristas y liberales de izquierda, que están muy alejados de los postulados y programas electorales de la extrema izquierda.

Día de elecciones.

La participación a las 14.00 de hoy se situaba en el 36,5%, cuatro puntos menos que a la misma hora en los comicios de 2017. Sin embargo, esta caída puede deberse al espectacular crecimiento experimentado por el voto por correo, que ha crecido 15 puntos respecto a hacer 4 años, representando más de 40% del total de sufragios ejercidos.

El ya de por sí poco popular candidato de la CDU, Armin Laschet, ha votado de una forma un tanto extraña (doblando la papeleta) hoy en su colegio electoral. Esto ha llevado a los medios a especular sobre si su voto terminaría siendo invalidado o no, aunque parece que, finalmente, ha sido admitido.

El presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, ha pedido a los ciudadanos que acudan a votar. «Cada voto cuenta: su voto cuenta. Por ello les pido: ¡acudan hoy a las urnas!».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *