El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña tumba la Zona de Bajas Emisiones, una de las medidas estrella de Ada Colau

La sección quinta de la sala contenciosa administrativa del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha tumbado la Zona de Bajas Emisiones, una de las medidas estrella de Ada Colau.

La medida ha sido anulada por las siguientes razones:

  • Ausencia de informes que avalen las restricciones.
  • Ámbito geográfico excesivo.
  • Deficiencias graves en la elaboración.
  • Excesos en cuanto al tipo de vehículos afectados.

Esta normativa, calificada en su momento como una auténtica «alcaldada», ha llevado incluso a que se multaran a los vehículos que entraban en zonas restringidas cuando estaban siendo transportados por las grúas municipales. Además de un sinfín de personas con coches más antiguos, vehículos de segunda mano, etc.

La medida fue aprobada en diciembre de 2019 y prohibía la circulación de lunes a viernes de todo vehículo que careciera de la etiqueta medioambiental de la Dirección General de Tráfico.

Ahora ha sido tumbada y el fallo del TSJC ha estimado seis de los diez recursos presentados en su contra por un gran número de entidades, como la Asociación Catalana de Familias Numerosas, la Asociación de Empresarios de Transporte Discrecional de Cataluña, el Gremio de Talleres de Reparación y Mantenimiento de Automóviles, la Plataforma de Afectados por las Restricciones Circulatorias o la Federación Catalana de Autotransporte.

UNA MEDIDA DISCRIMINATORIA

El fallo señala que la normativa de Colau dañaba:

«Los colectivos que no tienen capacidad económica para cambiar su vehículo por uno con distintivo ambiental».

Además, por supuesto, de los comerciantes y profesionales con sede en la zona restringida, que han sufrido un «efecto cierre» en días laborables.

Por lo que, según el TSJC, la normativa condiciona la movilidad de las personas a su capacidad económica, lo que es extremadamente discriminatorio

Ha resaltado también la improvisación de Colau ya que:

«No se parte de datos actualizados del parque móvil afectado, ni se contemplan los diferentes efectos que se producen para determinadas categorías de colectivos que aparecen más afectados, como es el de los residentes y de profesionales».

El TSJ asegura que no duda «la necesidad de intervención municipal para mejorar la calidad del aire» sino las medidas de Colau

Puesto que el TSJC no tomó medidas cautelares cuando se presentaron los recursos contra la normativa, las prohibiciones han seguido estando en vigor, pero ahora que ha sido anulada los vehículos «prohibidos» por Colau pueden volver a circular sin temor a ser multados.

La sentencia puede ser recurrida ante el Tribunal Supremo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.