El Tribunal de Estrasburgo tumba definitivamente el recurso de los pro etarras que agredieron a los guardias civiles de Alsasua

El Tribunal de Estrasburgo ha tumbado definitivamente el intento de los pro etarras de hacer de la agresión a los guardias civiles en Alsasua una simple pelea de bar.

Uno de los pro etarras condenados, Iñaki Abad, que recurrió al Tribunal Europeo de Derechos Humanos alegando que en España habían sufrido «falta de imparcialidad, ausencia de un juicio justo y desproporción de las penas» ha informado de la situación a través de Twitter:

«Finalmente, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos NO admite a trámite nuestra demanda».

Inmaculada Fuentes, madre de una de las víctimas, el teniente Óscar Arenas, ha mostrado su satisfacción por la respuesta del Tribunal:

«Estoy feliz porque sus mentiras ya no cuelan y porque aún me queda un poquito de fe en la Justicia».

Fuentes añade que esto:

«Cierra el ciclo, porque era el último estamento al que acudir».

Así se confirma que :

«Ha sido un juicio justo, que les pusieron unas penas proporcionadas y que la Justicia funciona».

Cabe recordar que los pro etarras intentaron manipular la situación desde el principio con la ayuda de la televisión pública vasca, que llegó a emitir una serie blanqueando a los agresores.

FALLO DEL SUPREMO EN ESPAÑA

Los agresores recurrieron al Tribunal Supremo que les absolvió del delito de terrorismo solicitado por la Fiscalía, pero los ocho criminales fueron condenados a penas de entre 1 y 9 años de cárcel por delitos de atentado a agentes de la autoridad, lesiones, desórdenes públicos y/o amenazas.

También se demostró que varios de los condenados estaban «implicados activamente» en el movimiento local Ospa Mugimendua de Alsasua cuyo objetivo es expulsar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

LA AGRESIÓN DE ALSASUA

La brutal agresión tuvo lugar el 15 de octubre de 2016 de madrugada cuando los agentes tomaban algo en el bar Koxka de Alsasua.

Allí fueron reconocidos como miembros de la Guardia Civil, amenazados por ello y agredidos

Llegaron a decirles:

«Os vamos a matar por ser guardias civiles».

Una turba de 25 criminales se abalanzó sobre ellos y se ensañaron con ellos, propinándoles una brutal paliza

Como consecuencia de la agresión, el teniente Arenas sufrió numerosas contusiones y tuvo que ser operado por rotura de tibia y peroné. Por otra parte, el sargento Ángel Cano sufrió policontusiones, hematomas y contracturas musculares por todo el cuerpo.

Sus novias intentaron frenar la agresión y también fueron atacadas

La pareja del sargento Cano sufrió una contractura paravertebral, varios hematomas y tuvo que recibir tratamiento psicológico. La novia del teniente Arenas también necesitó ayuda psicológica y sufrió «dolor osteomuscular en zona dorsal y abdomen, tendinitis en hombro izquierdo y un cuadro de ansiedad importante».

Finalmente acabó marchándose de Alsasua donde vivía desde los tres años

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.