El Supremo tumba el recurso de Montero que perseguía censurar la sátira sobre la «inquieta bragueta del coleta»

El Tribunal Supremo ha desestimado el recurso de Irene Montero, ministra de Igualdad, contra un poema satírico escrito por un juez con el título ‘De monjas a diputadas’.

Dicho poema sugería que Montero había llegado al Gobierno por su relación con Pablo Iglesias.

El autor del poema es el juez jubilado Lorenzo Pérez San Francisco que lo firmó con el seudónimo «El Guardabosques de Valsain». Se publicó con una fotografía de la ministra en la revista de los socios de la Asociación Judicial Francisco de Vitoria (AJFV) y decía así:

«La diputada Montero / expareja del Coleta / ya no está en el candelero / por una inquieta bragueta / Va con Tania al gallinero».

LA SENTENCIA

Los magistrados consideran que:

«El escrito litigioso, que ciertamente prescinde de que la actora ha sido elegida democráticamente en unas elecciones, sugiere que sus únicos méritos consisten en ser pareja del secretario general de su partido, y lo hace además de una manera desagradable y grosera.

Sin embargo:

«La cuestión de las designaciones en los partidos políticos es de interés general, aunque le resulte molesto a la demandante, y el texto litigioso expresa una opinión, no está informando de hechos».

Y que:

«La crítica satírica a la situación a que se refiere el escrito litigioso debe ser soportada por el cargo público afectado«.

Sobre la foto añaden que:

«Tratándose de un personaje de relevancia pública y cuya imagen aparece con frecuencia en los medios de comunicación, no era preciso su consentimiento para la válida y lícita utilización de su imagen».

Consideran además que constituye:

«Un hecho notorio la relación sentimental de la demandante con el secretario general del partido político al que pertenecen ambos, y que no vulnera el derecho a su intimidad que el autor del poema haga comentarios sobre tal relación y la relevancia que entiende puede tener en su posición en el partido y el Congreso de los Diputados».

Así declaran que:

«Valorando las circunstancias anteriores concluye que, a pesar del tono hiriente y molesto del poema, su contenido se encuentra amparado por el ejercicio de la libertad de expresión, pilar básico de la democracia, de acuerdo con la jurisprudencia del Tribunal Supremo, la doctrina del Tribunal Constitucional y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos».

Por lo que han decidido:

«Desestimar el recurso de casación interpuesto por doña Irene Montero Gil contra la sentencia dictada con fecha 13 de febrero de 2020 por la Audiencia Provincial de Madrid».

No solo eso, también la han condenado:

«A la recurrente al pago de las costas del recurso de casación».

Cabe recordar que el Juzgado de Instrucción número 38 de Madrid condenó en primera instancia en noviembre de 2018 al escritor del poema y a la revista de la AJFV a pagar 70.000 de indemnización a Montero por daños y perjuicios.

Montero denunció que el juez fue «autor de un escrito discriminatorio, machista y agresivo contra las mujeres».

Esta actitud de Podemos choca frontalmente con su discurso de que el arte no puede tener límites

Como en el caso de su acérrima defensa de Pablo Hasél.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *