El Supremo tumba el recurso de Garzón contra el archivo de su querella contra Vidal por los audios de Villarejo y le obliga a pagar costas

Baltasar Garzón, ex magistrado de la Audiencia Nacional, se querelló contra el ex director de moncloa.com, Joaquín Vidal, por injurias graves por unos comentarios realizados por éste que salieron a la luz tras la publicación de los audios del comisario José Villarejo.

La grabación recogía una comida en el restaurante Rianxo de Madrid el 23 de octubre de 2009, en la que tanto Villarejo, como Garzón, algunos mandos policiales y la actual fiscal general del Estado Dolores Delgado participaron.

Durante esta comida los policías llamaron cariñosamente a Garzón, Balta y Villarejo a Delgado, la Lola. Fue también el día en el que Delgado apostilló el famoso «éxito garantizado» y se refirió a Fernando Grande Marlaska como «maricón» y en el que Villarejo contó sus técnicas para conseguir información a través de «información vaginal» en prostíbulos.

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Madrid acordó en febrero que se archivara definitivamente la querella y a fin de evitarlo Garzón presentó un recurso.

Finalmente el Supremo ha desestimado el recurso de Garzón y le ha impuesto además el pago de las costas procesales

AUTO Y DEFENSA

El despacho Durán y Durán Abogados que defienden a Vidal alegaron que:

«No cabe considerar el carácter delictivo de las declaraciones del querellado que hoy se denuncian como injuriosas, al estar amparadas por la libertad de expresión e información».

Por su parte, la Audiencia Provincial de Madrid declaró que:

«Es claro que la propia libertad de información amparaba la emisión de dichas grabaciones sobre las que el querellado fue entrevistado; y que la publicada ese día y el conjunto de las demás grabaciones del mismo origen y naturaleza —y al hilo de ellas, la entrevista al periodista querellado— ofrecían una prevalente e inequívoca intención de denunciar e informar a la opinión pública sobre unos hechos de relevante significación y trascendencia».

Ahora, el Tribunal Supremo ha emitido un auto de 8 páginas redactado por el magistrado Andrés Palomo en el que según indica Libertad Digital afirman que:

«El auto impugnado se trata de un auto de sobreseimiento libre, pero en el procedimiento del que trae causa no se dictó auto de transformación de las diligencias previas para su continuación por los trámites del procedimiento abreviado, ni hubo acto alguno que se pudiese interpretar como una imputación formal de unos hechos a una persona determinada».

Y añaden:

«Por tanto, debe concluirse que el referido auto de sobreseimiento libre no es susceptible de ser recurrido en casación de conformidad con la doctrina antes expuesta, ya que no se cumple el requisito de que se hubiese dirigido una imputación formal contra la persona denunciada. Concorde con todo lo anterior, se acuerda la inadmisión del motivo, de conformidad con lo que determina el artículo 884.2º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.