El Supremo autoriza la obligatoriedad del pasaporte Covid para entrar en bares en Galicia

El Tribunal Supremo ha autorizado la obligación de tener el pasaporte Covid para poder acceder a establecimientos de ocio y restauración de Galicia.

Esta medida fue acordada por la Junta en agosto, pero no avalada por el Tribunal Superior de Justicia

Ahora, el recurso del Gobierno de Alberto Núñez Feijóo contra dicho auto del TSJ de Galicia ha sido estimado la Sección cuarta de lo Contencioso del Supremo, que consideran que tal medida es idónea, necesaria y proporcionada.

Los magistrados consideran que:

«El beneficio respecto de la reducción significativa de los contagios, es muy superior al sacrificio que comporta la exigencia de presentar la documentación para el acceso al local».

Y no creen que exista otra:

«Que resulte más adecuada para salvaguardar la vida y la salud de los ciudadanos, en ese tipo de locales».

El el mismo tribunal que no avaló esta misma medida en Andalucía

Han explicado que en ese caso la necesidad de la medida aplicable a toda Andalucía y sin vinculación con la situación sanitaria, su evolución y la tasa de incidencia, no había sido justificada

El Supremo indica que podría haber una «tenue» limitación de derechos fundamentales a la igualdad o intimidad

Pero señalan, esto sería en favor del derecho fundamental a la vida, la protección de la salud y del:

«Interés general de todos a sobrevivir en estas gravísimas circunstancias, que avalan la procedencia de la medida que se pretende».

Discrepa el magistrado Antonio Jesús Fonseca, quien ha firmado un voto particular en el que considera que esta exigencia afecta a los derechos de igualdad e intimidad de forma «severa, extensa e intensa, y no leve».

OPCIONES PARA LOS NO VACUNADOS

Consideran que no existe vulneración del derecho a la igualdad porque no se discrimina entre los vacunados y los que no pueden ser vacunados por otras opciones.

De esta manera, de no querer mostrar si ha sido o no vacunado, la persona puede presentar el resultado de la prueba PDIA o el test de antígenos o el certificado de recuperación del Covid de haber pasado la enfermedad.

VULNERACIÓN DE DERECHOS

El Supremo no aprecia que se vulnere el derecho a la intimidad, ni que éste prevalezca sobre el derecho a la vida y la protección de la salud pública:

«Es cierto que se trata de una información médica, pero las connotaciones que impone la situación de pandemia, el carácter masivo de la vacunación y la solidaridad que comporta la protección y ayuda entre todos, devalúa la preeminencia de la intimidad en este caso».

También niegan que se vulnere el derecho fundamental a la protección de los datos personales puesto que solo se exige «la mera exhibición» de la documentación sin que:

«Puedan recogerse los datos de los asistentes a tales locales, ni pueda elaborarse un fichero, ni hacer un tratamiento informático al respecto».

Esto es, en resumen el Supremo considera que la medida es:

«Necesaria, idónea y proporcionada para conseguir el fin perseguido».

Refiriéndose a los lugares de ocio, puesto que:

«No permiten el uso constante y permanente de la mascarilla, que debe necesariamente retirarse para comer y para beber».

Son además establecimientos donde:

«Resulta difícil mantener la distancia de seguridad, se suele conversar con un tono de voz más alto, o incluso cantar, lo que favorece la inhalación de gotas y aerosoles respiratorios emitidos por un contagiado».

Lo que, señalan, es «la principal vía de trasmisión del SARS-CoV-2».

El Supremo además añade que la medida no ha sido implantada de forma general en toda Galicia, sino que depende de la incidencia de la pandemia y existen diferentes niveles de restricción según la gravedad de la incidencia.

Finalmente concluyen que se hace con carácter temporal, adecuado a la realidad cambiante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *