El segundo Estado de Alarma también fue inconstitucional y el Gobierno de Pedro Sánchez continúa sin pronunciarse

Como ya ocurrió en el mes pasado de julio con la declaración del Tribunal Constitucional del primer Estado de Alarma de inconstitucional y la indiferencia del Gobierno de Pedro Sánchez, ayer la historia se repitió de nuevo.

Previsiblemente, el TC acogerá ahora dos de los tres principales argumentos expuestos por la formación de Vox en su recurso para denunciar la discrecionalidad de unas medidas de La Moncloa que, según se desprendía ya de la primera sentencia, fueron arbitrarias.

El ponente del Tribunal Constitucional tumba el cerrojazo de Sánchez al Congreso y rechaza que decretara seis meses sin control «efectivo y real» al Ejecutivo

Y por consiguiente, la llamada ‘cogobernanzatambién sufrirá tachas notables de inconstitucionalidad por haberse atribuido indebidamente a las comunidades autónomas diversas medidas restrictivas de libertades fundamentales que no les correspondía adoptar.

El segundo estado de alarma fue aprobado el 3 de noviembre de 2020 ante la gravedad de la pandemia, y a diferencia del anterior, Sánchez lo decretó durante seis meses ininterrumpidos

A diferencia del primer estado de alarma, impuesto el 14 de marzo de ese mismo año, el presidente del Gobierno prescindió de las sucesivas prórrogas que cada quince días debía ratificar por mayoría suficiente en el Congreso de los Diputados. No quería arriesgarse a perder votaciones.

Tras saberse de manera pública la inconstitucionalidad de ambos estados de alarma, Pedro Sánchez no se ha pronunciado al respecto, ni se espera que lo haga

El Gobierno de España tampoco se ha pronunciado sobre esta sentencia tan grave, ni tampoco el PSOE, Unidas Podemos, ni ningún partido socio del Gobierno de coalición.

El TC dictaminará ahora que para cumplir con la exigencia de fiscalización de la acción del Gobierno durante un periodo excepcional, como lo es un estado de alarma tan largo, no fueron suficientes las comparecencias ocasionales que hizo Sánchez en el Congreso, o aquellas otras que delegó en el entonces ministro de Sanidad, Salvador Illa, y posteriormente en Carolina Darias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *