El ridículo y peligroso «carril bici» de Duquesa de la Victoria en Logroño

Tres años después de que comenzara el tan cacareado proyecto transformador de ‘Logroño Calles Abiertas’, ya podemos confirmar que en varias calles de la capital los cambios han sido a peor

A comienzos de la presente legislatura, el Ayuntamiento de Logroño- apoyado también por un Gobierno de La Rioja del mismo color- pretendía dar un nuevo giro de tuerca al tráfico y urbanismo de la capital riojana, acelerando la transformación de sus calles de cara a lo que, se supone, se espera de una ciudad moderna, limpia, segura y desarrollada de mediados del siglo XXI.

Esto incluía introducir cambios con los que, en mayor o menor medida, todos los partidos políticos y la UE están de acuerdo: más arbolado en rotondas, parques y aceras; iluminación eficiente con luces LED, materiales más sostenibles, aceras más anchas; badenes y pasos de cebra elevados que obliguen a reducir la velocidad de coches, motos y camiones; más kilómetros de carril para bicicletas y patinetes… Otros conceptos como el de dejar que el césped urbano crezca de forma salvaje, no obstante, ya son más cuestionados.

Sin embargo, a veces estos cambios no son pertinentes, o solo son posibles a costa de perjudicar bastante el tráfico rodado; condenar a las bicicletas y patinetes a circular por unas calzadas en las que corren peligro y estorban a los coches; o perpetrar auténticas chapuzas que entorpecen el tráfico y traen de cabeza a transeúntes, comerciantes y conductores.

El arte de querer contentar a todo el mundo y terminar enfadando a todos tiene nombre y apellido: Pablo Hermoso de Mendoza

Aunque a estas alturas podemos decir que han sido varios los desaguisados brindados por el Ayuntamiento de Logroño en distintos puntos de la ciudad, quizá una de las chapuzas más llamativas la tengamos en la importante calle Duquesa de la Victoria.

La idea del alcalde pasaba por adaptar la transitada calle a las bicicletas, reducir la velocidad del tráfico rodado (en la línea de convertir Logroño en una ciudad de 30km/h) y ensanchar las aceras.

Como en otras actuaciones, primeramente y aprovechando el inesperado contexto que brindaron la pandemia y los fondos de la UE, el consistorio llevó a cabo un extraño y estrafalario pintado de calle, así como un ensanchamiento experimental de aceras, a partir del cual se deliberaría la pertinencia o no de una obra definitiva que cambiara permanentemente el aspecto y forma de la calle, que va desde Obispo Fidel García hasta el norte de Vara de Rey.

Desde entonces, la experiencia no ha podido ser peor. En consecuencia, el feedback de vecinos y comerciantes ha sido muy negativo, aunque el equipo de Gobierno no parece que haya hecho demasiado caso a dichos colectivos y les ha instado a votar a otras formaciones si consideran que los cambios introducidos no son beneficiosos. Una sugerencia, dicho sea de paso, que espero que tengan en cuenta en las municipales del próximo año.

Los cambios en Duquesa de la Victoria coinciden con la creación de un supuesto carril bici desde Los Lirios hasta el Espolón.

Cuando uno piensa en un carril bici, le viene a la cabeza eso, una infraestructura pensada para circular en bicicleta de forma segura y sin molestar a peatones y conductores. Pero este no ha sido el caso de Duquesa de la Victoria, donde el supuesto carril bici no ha sido otra cosa, en varios tramos, que una confluencia por la calzada con los vehículos a motor, especialmente peligrosa, confusa e incómoda en los varios cruces que se encuentra uno durante el trayecto.

No es Times Square sino Logroño

En general, la gente no se queja de que se ceda más paso a los peatones y se adecúe la ciudad a las bicicletas y otros vehículos como los patinetes eléctricos, pero no de una forma tan absurda, mal planteada y mal acabada.

Nuestro convecino encapuchado prefiere seguir circulando por la acera.
Posiblemente sea un ultraderechista peligroso, que no agradece el esfuerzo del alcalde y su concejal de urbanismo por crear un Logroño para todes.
Sobresaturación de señales y símbolos, calle no apta para epilépticos
Zig zag… zig zag… zig zag

En primer lugar cabe preguntarse, ¿por qué se eligió la estrecha y concurrida Duquesa de la Victoria, y no la paralela Avenida de la Paz (aún más transitada pero mucho más ancha) para llevar a cabo el gran carril bici este-oeste?

Como ciclista que me considero, puedo decir que no me siento demasiado cómodo circulando por la calzada, menos aún en calles tan céntricas, transitadas, estrechas y con tantos cruces como Duquesa de la Victoria.

¿Qué quiere que le diga, señor alcalde? no me gusta ni correr peligro yendo en bicicleta, ni sentir que molesto a los coches, ni tener que alternar constantemente entre calzada y acera, ni verme obligado a adecuar mi velocidad a la de moles de dos toneladas que circulan junto a mí.

Entiendo que las características de la calle en cuestión hacían difícil encontrar una solución verdaderamente buena, pero es que, me parece a mí que no era obligatorio que el carril bici discurriera necesariamente por allí.

¿Cree usted realmente que es seguro cruzar en bicicleta el cruce de Avenida de Colón con Duquesa de la Victoria?

Me considero un ciclista adulto, responsable, y cauteloso, que no cobarde, y aún así no me resulta nada atractivo este eje este-oeste y hay momentos puntuales en los que temo por mi seguridad.

Imagínese usted lo que le parecerá a una madre o un padre que sus hijos menores de edad tengan que recorrerlo para ir al instituto todas las mañanas. Porque aclaremos que una cosa es hacerse la foto o el vídeo de rigor el día de la inauguración de la «infraestructura», y otra tener que utilizar dicho carril a diario.

Mientras tanto, otros puntos de la ciudad como Avenida de Madrid, donde creo que un carril bici en condiciones sí tendría bastante sentido, siguen sin cambios. El tránsito de Logroño a Lardero se mantiene como en décadas pasadas, sin apenas permutaciones, y Avenida de la Sierra sigue sin urbanizarse en condiciones, a pesar de las distintas promesas de los políticos.

Solo espero que otros ejes del carril bici, como el que preparan entre El Espolón y El Cubo, que vendría a ser la continuación del este-oeste de Los Lirios-Espolón, no terminen siendo un desastre como el descrito en este artículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.