El PSOE renuncia a abolir la prostitución (por el momento) para salvar la ley de «sí es sí»

El PSOE retira a última hora la enmienda sobre la prostitución para salvar la ley del ‘sí es sí’, que consideran vital dentro de la legislatura


Podemos y el resto de socios del Ejecutivo, además de Ciudadanos (único partido abiertamente pro legalización), habían exigido aplazar ese debate. Aunque el grueso de Unidas Podemos, especialmente Izquierda Unida, siempre han sido prohibicionistas, la división catalana de Unidas Podemos es favorable a la regulación y el diálogo con los trabajadores del sector.

De este modo, El PSOE rectifica para evitar que decaiga su nueva ley «feminista» ante la falta de apoyos.

Se retira la enmienda socialista para endurecer la regulación de la prostitución a través del proyecto de ley de garantía de la libertad sexual, la llamada ley del ‘sólo sí es sí’, una exigencia que había puesto en peligro la norma ‘estrella’ del Ministerio de Igualdad por la negativa de los socios del Gobierno y Ciudadanos, a aceptar que en el proyecto se incluyese el debate sobre la prostitución.

La reunión de este miércoles en el seno de la Comisión de Igualdad resultaba clave para decidir cómo llegaba la norma al Pleno de la próxima semana, si con la enmienda del PSOE para recuperar el delito de tercería locativa -que, entre otras cuestiones, implica intensificar la persecución contra aquellos que incentiven la prostitución.

Contando los socialistas con el visto bueno del PP a la enmienda, hasta hace pocas horas se mostraban totalmente inflexibles sobre la posibilidad de ceder a la exigencia de sus socios, que pedían sacar el debate de la prostitución de la norma e incluirlo en otro, como la ley de trata.

Un PP iliberal y abolicionista, aunque no favorable a la Ley del «Sí es sí»

Según la versión del PSOE, el PP sólo habría garantizado el voto favorable a su enmienda, pero no al conjunto de la ley.

Sin el respaldo del primer partido de la oposición, el texto final hubiese estado abocado al fracaso ya que, al tratarse de una ley orgánica, necesita mayoría absoluta en la Cámara Baja.

Asimismo, la renuncia evita que decaiga en el Congreso uno de los principales compromisos del acuerdo de Gobierno entre PSOE y Podemos.

En el PP, sin embargo, alegan no entender el cambio de parecer del PSOE, ya que aseguran que, tras una intensa negociación, trasmitieron al PSOE que sí apoyarían su enmienda sobre prostitución, por lo que tenía vía libre para incorporarla al dictamen de la ley que formaría parte del proyecto final.

No obstante, el sentido de su voto a la norma en el Pleno, aunque viraban entre el ‘no’ y la abstención. Sin el respaldo de sus socios, al Gobierno sólo le valía un voto favorable del PP.

En la mañana del miércoles Irene Montero reconoció su «preocupación» por la fase final de la tramitación de la ‘ley del sólo sí es sí’, sabiendo que fuerzas como ERC, PNV, Bildu, Ciudadanos o Más País estaban dispuestos a dejar caer el proyecto si el PSOE se empeñaba en mantener la enmienda sobre prostitución sin haber tratado antes el tema en profundidad.

La posibilidad de que la norma cayese por la falta de entendimiento entre PSOE y Podemos habría abierto el enésimo enfrentamiento en el seno de la coalición, tocada desde hace meses por cuestiones como el giro de Sánchez con el Sáhara o el escándalo Pegasus.

«Nosotros somos abolicionistas. Quien sea regulacionista, tendrá que retratarse», insistían fuentes socialistas, convencidos hasta hace tan sólo unas horas que resultaba primordial dar pasos decididos y contundentes y no «perder oportunidades» en su máxima por abolir la prostitución en España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.