El presunto agresor de Samuel había sido expulsado de un bar por mal comportamiento horas antes. Se sigue descartando la motivación homófoba

Las brutales agresiones sufridas por Samuel Luiz no tienen precedente reciente en La Coruña. Durante varios días la sociedad española ha quedado conmocionada por este episodio de violencia.

Los agresores arrastraron 150 metros a la víctima mientras la golpeaban hasta que, ya en la acera, le dieron un golpe fatal que lo mató.

Algunos partidos, medios y lobbies, han aprovechado el caso para hacer política y o apuntalar reformas políticas de dudoso encaje legal y moral.

Debido a la condición sexual del fallecido y a algunos de los comentarios presuntamente proferidos por los energúmenos que agredieron a Samuel, corrió la voz de que el asesinato estaba motivado por un odio visceral con razón de orientación sexual.

Sin embargo, a estas alturas, la propia policía descarta la motivación homófoba. No hay siquiera evidencias de que los agresores y Samuel se conocieran previamente.

Al parecer, uno de los tres detenidos ayer por el caso habría sido presuntamente responsable también de iniciar una bronca en un local de copas de la capital gallega.

La policía ya se encuentra analizando en profundidad todas las grabaciones existentes de los lugares donde se produjo la paliza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *