El precio del alquiler y la vivienda seguirá subiendo en Europa durante el 2022

El mercado inmobiliario se encuentra en plena burbuja y comienzan a sonar algunas alarmas tras lo sucedido con la crisis económica del 2008.

Una subida inminente y descontrolada

El precio de los inmuebles ha aumentado considerablemente en los países miembros de la Unión Europea durante los últimos diez años, y ya ha sobrepasado las tasas de evolución de los alquileres. Los recientes estudios del Eurostat que se publicaron el pasado mes de abril revelan que entre el año 2010 y el último trimestre del pasado año el precio de la vivienda se incrementó un 42% en todo el sector, mientras que el precio por alquilar una casa subió de media un 16%.

Los países que más están sufriendo estas subidas son Hungría con un 128%, Estonia con un 156% y Luxemburgo con un 124%. Estos porcentajes nos muestran que el coste medio ha aumentado más del doble en solo una década. Tal y como puede comprobarse, los países miembros de la Unión Europea se encuentran en medio de una burbuja inmobiliaria.

¿Cómo nos afectan estas subidas en nuestras vidas?

La subida del precio de la vivienda supone una losa más sobre una población que ya ha sido bastante azotada por pandemias, compañías de luz sin escrúpulos y guerras. Los futuros propietarios tendrán que cargar además con el creciente precio de la luz y el gas, sumado a los altos precios por el alquiler. Se trata de un escenario que les imposibilita ahorrar, a menos que consigan encontrar compañías de luz más baratas o servicios más económicos.

La pandemia ha empeorado todo, ya que los trabajadores con peores salarios además han perdido sus empleos. Este problema se ha agudizado con la entrada en juego de los conocidos como «fondos buitre», grupos de inversión que se dedican a intervenir en mercados en crisis para poder comprar el mayor número de viviendas al menor precio posible, con ello también se suma los altos precios de la luz.

Un problema que se transmitirá a las futuras generaciones

Los países del este de Europa son los que más están sufriendo por estas subidas en el continente, ya que aunque durante su pasado en la Unión Soviética fueron países punteros en vivienda social, la privatización y políticas neoliberales han empeorado su situación. Países como la República Checa o Eslovaquia ven como el aumento del precio de la vivienda golpea más duro a los grupos con salarios más bajos.

Tal y como explica la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), «el aumento de precios dificulta a los hogares con una renta per cápita más baja poder adquirir propiedades, por lo que este termina repercutiendo sobre el poder adquisitivo de las familias para poder obtener y generar riqueza y, sobre todo, poder dar este fruto en herencia a su descendencia en el futuro». Además, cada país tiene la responsabilidad de regular las comercializadoras de luz, para que no sea un problema más a considerar en el rubro de viviendas. 

El precio del alquiler también se dispara

Pese a lo relatado anteriormente, no solo se trata de un problema en el precio de la venta de propiedades, ya que el precio del alquiler también se ha disparado, especialmente en países como Lituania, Estonia e Irlanda. Desde la Plataforma de Afectadas por las Hipotecas explican que este problema se agudiza cuando «los propietarios alquilan sus inmuebles a turistas en lugar de a los habitantes de la ciudad que buscan un alquiler a largo plazo». De esta forma se termina con miles de viviendas vacías y personas sin hogar.

¿Qué soluciones se proponen?

Todo problema tiene una solución potencial. El socio minoritario del Gobierno, Unidas Podemos propuso que los alquileres sobrepasen como máximo un 2,5% el índice oficial de precios. Por otro lado plantea rebajar las condiciones para limitar el precio del alquiler en la nueva ley de vivienda e impulsa la obligación a los grandes tenedores, como los fondos buitres, a destinar al menos un 30% de sus viviendas al alquiler social.

En España el precio de la vivienda en alquiler ha subido un 3,4% en su variación mensual y un 4,7% en su variación interanual, según los datos del Índice Inmobiliario Fotocasa. Siete comunidades autónomoas superan su récord histórico de precios siendo la Comunidad Valenciana la que más ha subido (9,46 €/m2 al mes), seguida de Castilla y León (7,74 €/m2 al mes), País Vasco (13,53 €/m2 al mes), Región de Murcia (7,95 €/m2 al mes) Canarias (10,02 €/m2 al mes), La Rioja (7,75 €/m2 al mes) y Galicia (7,76 €/m2 al mes), aunque la Comunidad de Madrid y Cataluña siguen teniendo los precios más caros.

No obstante España se encuentra actualmente entre los países donde menos ha aumentado el precio del alquiler y la vivienda. Por otro lado, solo tres países de la Unión Europea vieron reducir en la última década el precio de los inmuebles, Italia, Chipre y Grecia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.