El Pentágono desarrolla un microchip que detecta el COVID-19 insertándose debajo de la piel antes de aparecer síntomas

Investigadores médicos del Pentágono de la sede del Departamento de Defensa de los Estados Unidos de América, han creado un microchip que detectará COVID-19 insertándose debajo de la piel.

La tecnología revolucionaria ha sido desarrollada por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa, que opera bajo la tutela del Pentágono, según informó el programa de televisión estadounidense “60 Minutes”.

Se pone debajo de la piel y eso te dice que hay reacciones químicas dentro del cuerpo, y esa señal significa que vas a tener síntomas mañana

El doctor Matt Hepburn, médico especialista en enfermedades infecciosas y coronel retirado del ejército, contó que este microchip no se usa ampliamente fuera del Departamento de Defensa, pero que podría detectar COVID-19 en un individuo mucho antes de que el paciente empezase a presentar síntomas.

Desafiamos a la comunidad de investigadores a encontrar soluciones que puedan parecer ciencia ficción”, dijo el doctor, cuya función en DARPA, agregó, es “eliminar las pandemias de la mesa”.

Hepburn comparó su microchip de diagnóstico con la alerta “revisar motor” de un vehículo

El sensor consta de dos partes. Una es una cuerda de hidrogel de 3 mm, un material cuya red de cadenas de polímero se utiliza en algunas lentes de contacto y otros implantes. Insertado debajo de la piel con una jeringa, el hilo incluye una molécula especialmente diseñada que envía una señal fluorescente fuera del cuerpo cuando el cuerpo comienza a combatir una infección. La otra parte es un componente electrónico adherido a la piel. Envía luz a través de la piel, que detecta la señal fluorescente y genera otra señal que el usuario puede enviar a un médico, sitio web, etc. Es como un laboratorio de sangre en la piel que puede detectar la respuesta del cuerpo a una enfermedad antes de la presencia de otros síntomas, como la tos.

Otro investigador del Pentágono, el doctor Kayvon Modjarrad, director de la subdivisión de Enfermedades Infecciosas Emergentes del Instituto de Investigación del Ejército Walter Reed también ha destacado que el ejército norteamericano está desarrollando una vacuna de talla única para el Covid-19, y señaló: “Esto no es ciencia ficción, es un hecho científico”.

«Nuestra idea es no solo hacer una vacuna para este virus, estamos tratando de hacer una vacuna para toda la familia de coronavirus. Este es el núcleo de nuestra vacuna. Diseñamos el «splike» para que podamos unirlo a esta proteína”.

Su concepto se encuentra actualmente en plenos ensayos clínicos, pero de resultar exitoso, el doctor Modjarrad asegura que en cinco años una sola vacuna podría vencer a todos los coronavirus: eso significa muchos resfriados comunes, la cepa mortal que causa esta pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *