El Partido Popular de Logroño reclama un enfoque diferente, único y compartido, para el CCR, que tras 3 años cerrado tampoco abrirá esta legislatura. «El CCR no se va a abrir en 2022 y mucho nos tememos que tampoco antes de que finalice la Legislatura»

El portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Logroño, Conrado Escobar, ha avanzado que “el Centro de la Cultura del Rioja (CCR) no se va a abrir en 2022 y mucho nos tememos que tampoco antes de que finalice la Legislatura, algo que supone una muy mala noticia para los logroñeses y para quienes nos visitan. Es necesario un enfoque diferente, compartido y con una dirección única”.

“La memoria recientemente presentada obedece a un buen trabajo de los técnicos municipales, la lástima es que Logroño adolece de una pésima dirección política. Esta buena intención técnica no cuenta con ningún impulso político por lo que el resultado será que no se va a abrir, ya que la opción elegida entraña muchas dificultades al tratarse de muchos y complicados contratos (hasta 14)”, ha añadido. 

Escobar ha realizado estas declaraciones ayer miércoles día 24 de agosto, durante una rueda de prensa, junto a la concejala, Penélope Ramírez, en la que han lamentado que este edificio, y las oportunidades que ofrece a la ciudad, siga cerrado por el empeño del Gobierno de Hermoso de Mendoza por “despreciar” el trabajo de anteriores corporaciones.

 “Lo único que ha aportado el Gobierno Municipal socialista durante estos más de tres años de Legislatura es mucha verborrea, aún no sabemos en qué se concreta su ‘Enópolis; y una memoria económica presentada recientemente en Junta de Gobierno que, en la práctica y lamentablemente, anuncia que este centro no se va a abrir en lo que queda de Legislatura”, ha señalado

A este respecto, Escobar ha explicado que esta memoria recoge una inversión en el CCR que ronda los 3,3 millones de euros hasta 2024 y señala que para su gestión directa necesita alrededor de 14 contrataciones diferentes “que, al ritmo al que nos tiene acostumbrado el Gobierno de Hermoso de Mendoza anticipa un fracaso seguro. El mejor ejemplo es lo ocurrido con la nueva Estación de Autobuses. El panorama no puede ser más desalentador”.

En el apartado de las propuestas, el Grupo Municipal Popular insiste en la necesidad de que Logroño cuente con “una marca de ciudad, que haga a Logroño más atractiva al visitante; también es necesario combinar las áreas de cultura, comercio y turismo; así como enmarcar el CCR dentro de un itinerario cultural que gire en torno al vino, para ello hay que impulsar su actividad formativa en materia vitivinícola involucrando a entidades como, por ejemplo, el Club de Marketing o la colaboración con la Escuela de Sumilleres”. En esta línea, el Portavoz del Grupo Popular ha reivindicado un posible uso museístico del edificio en torno al vino, así como otros usos provisionales.

Por su parte, Penélope Ramírez ha insistido en los reiterados retrasos por parte del Gobierno socialista de Hermoso de Mendoza que han provocado que el Centro de la Cultura del Rioja siga hoy sin uso. “Este es el resultado de la decisión de practicar una política de ruptura de consensos, como el que se alcanzó la pasada Legislatura para volver a poner en marcha el centro, con la figura de una directora y un programa de actuaciones que fue desechado por el actual Gobierno local”, ha subrayado.

La concejala del Grupo Municipal Popular ha apuntado que, “como ya hicimos en 2019, tres años después seguimos reclamando la apertura del CCR como polo de atracción formativo, tecnológico, expositivo y turístico en el corazón de nuestro casco histórico”

En este sentido, ha lamentado el olvido al que el Gobierno Municipal de Hermoso de Mendoza ha condenado al CCR. Así, ha recordado que en mayo de 2019, el PP de Logroño presentó propuestas para su apertura como  escuela especializada y de prestigio para el sector del vino, así como dirigido a la hostelería y la restauración otro motor económico muy importante en la ciudad. Tanto es así que en el programa electoral municipal se recogía la propuesta de convertir a Logroño en un “nodo de innovación en materia vitivinícola que atraiga las inversiones de empresas tecnológicas en uno de nuestros sectores estratégicos”.

Penélope Ramírez ha apuntado que estas propuestas “debieron gustar a Hermoso de Mendoza, porque además de convertir al CCR en el centro de su inexistente ‘Enópolis’, también quiere convertirlo en un centro formativo y expositivo, tal y como nosotros planteamos”.

“Ahora, en 2022, el Gobierno local dice que tiene un plan de apertura. Da igual las veces que lo repitan o lo anuncien si no viene acompañado del esfuerzo suficiente para poner en marcha el proyecto. Vistos los precedentes y lo ocurrido con otros proyectos culturales como Valbuena, Monte Cantabria o el Puente de Mantible, dudamos de verlo abierto en los plazos previstos”, ha finalizado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.