El país que agredía a sus defensores

“Este es el pequeño homenaje –gigante en gratitud– que con todo mi afecto os rindo, mi humilde manera de expresar mi agradecimiento y haceros saber lo que siento por vosotros. Cariño sincero para ustedes, mis héroes uniformados, por vuestra encomiable dedicación. Porque a vuestro lado estamos seguros. Porque nunca estaréis solos. Porque con vosotros, nunca estaremos solos. Porque allá donde hay una luz azul, lo que hay es un amigo, alguien siempre dispuesto a ayudarte. Porque España es muy grande, gracias a personas como vosotros. Nadie sabe vuestros nombres, mas todos sabemos quienes sois, anónimos pero enormes héroes que se merecen mi mayor consideración. Sois un motivo de orgullo Nacional. ¡VIVA LA POLICÍA! ¡VIVA ESPAÑA!»

Estas palabras son el homenaje que hago en mi libro “España Renace” a la Policía: “A mis héroes uniformados”.

Nadie que me conozca duda de mi amor por España, el mismo amor que profeso a mi Policía, a mi Guardia Civil y, por supuesto, a mis ilustres Militares. Soy un patriota y me siento orgulloso de serlo. Pero no todo vale.

Hoy, con mucho dolor y tristeza, redacto estas letras por una actuación policial que, respetando siempre la presunción de inocencia, me ha parecido injusta por desproporcionada. Porque hablamos de personas de bien, no de basura radical tipo CDR, “antifas” y resto de especímenes comunistas que odian a la Policía y que reiteradamente intentan agredirlos o matarlos. No.

Son personas que estaban mostrando su indignación contra el invasor, sin atentar contra la Policía o terceras personas

El pasado día 18 de mayo tuvo lugar una concentración frente a la Embajada de Marruecos. Cierto es que dicha concentración no estaba autorizada, pero igual de cierto es que en ningún momento los asistentes agredieron ni mostraron hostilidad hacia los agentes, salvo el natural rechazo contra el invasor –Marruecos- que acaba de atentar contra nuestra soberanía nacional, utilizando para ellos a varios miles de ciudadanos para arrasar a Ceuta. Luego, ocupaciones, altercados, agresiones físicas, etc.

En esa concentración fue detenido un señor, exmilitar de profesión, cuyo único delito fue defender a su patria –España- y enarbolar con orgullo nuestra enseña nacional. El citado, al menos en los vídeos que he visionado, no acometió ni agredió a ningún agente. Nunca. Lo que sí he visto es al señor caminando de espaldas hacia los agentes -abandonaba el lugar, siguiendo la orden recibida-, momento en que uno de los agentes intenta arrebatarle la bandera y él se niega. Acto seguido, es arrojado al suelo y, tras hacerle varias luxaciones de defensa personal, entre sus gritos y los de los presentes para que lo dejasen tranquilo, fue reducido y detenido.

Cabe decir que los mismos agentes le ayudaron a levantarse, y, recogiendo su gorra manchada de sangre –resultó herido en la parte posterior de la cabeza- y la bandera que portaba, se la entregaron. También se puede ver como lo llevan del brazo –vuelvo a insistir en la ausencia de agresividad del citado señor- hasta una protección de metal para peatones, dónde, después de ser atendido por los servicios médicos, fue traslado a dependencias policiales.

Reitero, no he visto agresión alguna del señor contra los agentes, ni tan siquiera intentar defenderse o resistirse a la detención policial. Lo único que hizo, como buen militar y mejor español, fue no arriar la bandera nacional. Gesto que le honra, pues Juró defender esa bandera con su propia vida, hecho que ha tenido presente y ha respetado a lo largo de su extensa carrera como ilustre militar en el Tercio Duque de Alba número dos de la gloriosa Legión Española.

En España han tenido lugar muchas manifestaciones o concentraciones de todo tipo, incluso ilegales, dónde se impedía ejercer los derechos civiles a base de adoquines, ahí están los continuos ataques a VOX, y sólo las de la extrema izquierda basurienta y mugrosa han acabado mal. No recuerdo manifestaciones de patriotas que hayan atentado contra los agentes ni causado daños. Lógico, son personas que aman a España, ¡cómo le van a atacar! Para eso está la izquierda, que son expertos en arrasarla y destruirla.

Me cuentan que ya en sede policial, lejos de relajarse la situación, el trato que siguieron dando al señor fue muy “mejorable, salvo alguna excepción.

Hay que reseñar que por hechos similares, las arrestados fueron puestos en libertad ipso facto o bien pasadas unas horas. En cambio, él, que fue detenido el martes 18 a las 19:30 horas, no fue puesto en libertad hasta el jueves 20 a las 20:30 horas.
Creo que no errar cuando animo a los Policías a no equivocarse de enemigo, conviene no olvidarlo.

El enemigo no es este señor ni ninguno de los presentes, que, cuando fuisteis a jugaros la vida en defensa de la libertad y de España por el golpe de estado dado en Cataluña, cariñosamente se desplazaron hasta las puertas de las Comisarias a daros ánimos y a despediros entre aplausos y cánticos de “a por ellos” y “no estáis solos”, mientras engalanaban esas mismas puertas y calles aledañas con banderas de la Policía y de España. O, cuando convirtieron Vía Layetana en un mar de banderas españolas para abrazaros después de que sufrierais el terrorismo callejero de los aspirantes a Otegi. Esa misma bandera que con tanta dignidad él protegió.

Porque no vale todo, por muchas órdenes políticas socialistas que se den, no puede valer todo.

No se puede denunciar a una persona por portar pulseras en su muñeca o lucir con mucho orgullo la bandera de España

La obediencia debida no puede amparar atropellos ni supuestos abusos como los que hemos padecido desde que la basura socialista llegó ilegítimamente al poder.

Las FFCCSS sois muy valoradas y queridas por una parte muy importante de la población española, curiosamente, la que peor suele ser tratada. He visto artículos de prensa muy duros contra esta actuación policial, donde literalmente os dan la espalda y manifiestan su rechazo hacia vosotros. Tristemente, actuaciones como las citadas solo favorece a que cada día menos personas sientan el amor que yo siento por mis Policías.

Señores agentes, si hay que elegir entre los españoles que siempre os hemos querido, apoyado y defendido, y el comunista Gobierno que os considera “un gasto superfluo”, que se emocionaba a ver como los cachorros “borrokos” os apaleaban y que se abraza a Otegi, yo creo que no debería haber elección. Porque como quiso decir Maquiavelo:

El fin no justifica los medios

2 comentarios en «El país que agredía a sus defensores»

  • el mayo 26, 2021 a las 11:40 am
    Enlace permanente

    Mamporreros del Estado, es en lo que terminan todos y cada uno de los cuerpos de seguridad, en todos y cada uno de los países del mundo y en todas y cada una de las diversas épocas de la Historia, cuando toca elegir entre hacer lo correcto y percibir su sueldo sin problemas. Lo sabía por teoría, pero me tocó vivirlo también en la práctica, como a este hombre, no hace mucho.

    Respuesta
  • el mayo 26, 2021 a las 3:19 pm
    Enlace permanente

    Buenas tardes, VERI NEIBOL.

    Le doy las gracias por tener la amabilidad de leer el artículo y escribir este comentario. He intentado plasmar por escrito lo que me ha parecido una actuación desproporcionada, siempre desde el respeto a la presunción de inocencia. No hablamos de los cachorros de la ETA o del resto de basura comunista que periódicamente destrozan nuestras ciudades, hablamos de gente de bien. Por eso, a mi humilde entender, y en base a lo visto en el vídeo, el señor militar podría haber sido tratado mejor. No he visto violencia física del señor contra los agentes que justificase ese proceder contra él. Si procede la detención debe ser detenido, pero, vuelvo a reiterar, no se ve en las imágenes que el comportamiento del señor sea violento o agresivo.

    Le mando un abrazo.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *