El Nº2 del Frente Polisario visita a Ghali en el Hospital San Pedro de La Rioja en plena crisis con Marruecos

La mano derecha de Brahim Ghali, líder del Frente Comisario, Salem Lebsir ha sido cazado por OKDIARIO visitando al sujeto en un habitación «secreta» del Hospital San Pedro de Logroño.

Esto es algo que la Audiencia Nacional desconoce puesto que el segundo del Frente no aparece entre los viajeros que llegaron a bordo del avión medicalizado proveniente de Argelia que aterrizó en Zaragoza.

Según la documentación remitida por la Policía Nacional al juez Santiago Pedraz, Ghali sólo estaba acompañado de un doctor argelino y un familiar.

Esto significa que Salem Lebsir ha llegado a España sin que las autoridades le hayan detectado

Lebsir es uno de los fundadores del Frente y parte de la cúpula desde 1980; es la mano derecha de Ghali actualmente y es ministro de Reconstrucción y Repoblación. Previamente fue ministro del Interior y presidente del Parlamento Saharaui. Es sobrino además de Mohamed Bassiri  histórico dirigente de la Organización Avanzada para la Liberación del Sáhara.

La prensa de Marruecos ha declarado que Lebsir ha sido testigo de los:

“Crímenes, secuestros y detenciones ordenadas por Ghali contra los saharauis en los campamentos de Tinduf en territorio argelino”.

Le acusan de ser uno de los incitadores de la agresión contra Marruecos y España al recibir millones de dólares del régimen argelino.

Dinero, según afirman, utilizado para “reclutar niños y obligarlos a tomar las armas y luchar”

Lo que constituye una grave violación de los pactos y tratados internacionales en materia de protección infantil.

El Gobierno de La Rioja presidido por la prosaharaui socialista Concha Andreu, ha dado al Hospital San Pedro una consigna de silencio total. Nadie sabe nada; ni su habitación, ni su ficha médica.

Andreu, persona de confianza de Sánchez, también tiene consigna de dar la voz de alarma si alguien pregunta por Ghali.

Desde la hospitalización bajo identidad falsa de Ghali, tres vigilantes de seguridad custodian el acceso a las habitaciones en turnos de ocho horas. Comprueban que cualquier persona que quiera acceder lleve el documento que acredita que cuenta con un familiar ingresado. De no ser así, el paso está prohibido.

Para ocultar mejor la habitación donde se encuentra Ghali, en la puerta no hay vigilancia alguna

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *