El marroquí que fingió el coma diabético buscado desde 2020: «Tengo la vida para buscaros y mataros, voy a violar a vuestras hijas; soy un asesino, me da igual que me caigan 20 años»

El marroquí que fingió un coma diabético para que el avión de Air Maroc aterrizara de emergencia en España, considerado uno de los artífices del plan de fuga, está en búsqueda y captura desde 2020 por resistencia a la autoridad y por amenazar con matar a los agentes que lo detuvieron y violar a sus hijas.

Según La Voz de Galicia, sobre Yassine, como se llama el criminal, pesa una requisitoria del Juzgado de Instrucción número 1 de Marbella.

En estos momentos, el marroquí está detenido en Mallorca, en prisión con once de sus compañeros

Estos marroquíes, según cuenta la tripulación, les amenazaron y se amotinaron para lograr fugarse después de que Yassine fuera evacuado por un supuesto coma diabético.

A todos se les imputan delitos de sedición, desorden público y favorecimiento a la inmigración irregular

HECHOS OBJETO DE IMPUTACION EN MARBELLA

Todo comenzó con un aviso a la Policía Local de una pelea tumultuaria, tras la cual las patrullas encontraron a la presunta víctima, un marroquí desnudo de la cintura para arriba con golpes por todo el cuerpo con sangre en la nariz y la boca.

Aseguraba haber sufrido una agresión y que además le habían robado el móvil.

Mientras los agentes le tomaban declaración, empezó a cambiar de versión

Fue entonces cuando unos viandantes se acercaron a los policías y les hicieron saber que el joven había estado en una pelea, pero se lo había buscado él sólo.

Había llegado hasta el punto de interferir con el tráfico hasta que fue agredido por un grupo de 20 personas

Esta versión fue corroborada por un empleado de una pizzería cercana que también aseguró que Yassine había estado lanzando piedras contra su establecimiento y provocando a toda persona con la que se encontraba.

Fue ese momento, cuando el marroquí cargo contra los agentes:

«Tengo la vida para buscaros y mataros, voy a violar a vuestras hijas; soy un asesino, me da igual que me caigan 20 años».

Los policías solicitaron que se identificara, el sujeto se negó y dio varios nombres falsos.

Luego se ató al cuello el cinturón y dijo que se iba a suicidar

Entonces llegó una segunda patrulla y entre los cuatro agentes intentaron reducir al inmigrante ilegal, que reaccionó violentamente. Le dio una patada a uno de los policías y les escupió «sangre y saliva».

Aseguró que quería contagiarles el coronavirus, algo que no consiguió

Finalmente, lograron meterlo en el coche patrulla y entonces empezó a golpear el cristal de la puerta derecha con la cabeza hasta que lo rompió.

La Fiscalía le acusó de atentado a la autoridad y dos delitos leves de lesiones y daños

No obstante, el sujeto volvió a Marruecos antes de que se le juzgara así que fue puesto en búsqueda y captura.

El marroquí estuvo desaparecido hasta que volvió a España fingiendo un coma diabético

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *