El juez rechaza excarcelar a Juana Rivas por presuntos «abusos sexuales» a uno de sus hijos

La libertad de Juana Rivas podría suponer un grave peligro para sus hijos. Este juzgado no va a ser partícipe de esa eventualidad.

Esto ha contestado el magistrado titular de Penal 1 de Granada a la petición de suspensión de su entrada en prisión por parte de la Fiscalía, tras intervenir la ex ministra y Fiscal General Dolores Delgado y torcer el criterio de la Fiscalía Provincial, que era contraria a la solicitud de dicha suspensión a cuenta del indulto.

El auto de Manuel Piñar, que llega a afear al Ejecutivo haber «sustituido al Poder Judicial» para evitarle a Rivas la cárcel, da un vuelco al caso, no obstante, al aludir a una de las causas por las que se niega a suspender la pena: Piñar asegura que existen «indicios de abusos sexuales a uno de los menores cuando estaban bajo la custodia» de Rivas. En concreto, durante los meses en que la madre de Maracena (Granada) estaba en España con los menores, sustrayéndolos de su ex pareja, Franceso Arcuri, hechos por los que luego sería condenada a dos años y medios de cárcel, e indultada por el Gobierno el pasado mes de agosto.

La textualidad es rotunda:

Este juzgado ya no sabe cómo hacer que llegue al conocimiento de los restantes tribunales, y por supuesto del Gobierno, que estando los hijos bajo el cuidado y custodia de la madre, uno de ellos fue abusado sexualmente, según dictaminó la pediatra, un forense y manifestó el propio menor. Mientras tanto, al poco de constatarse estos hechos, la madre oculta a los niños, precisamente en el momento en que la presencia del menor era esencial para la investigación. Sobre este hecho se ha echado tierra encima y se ha soslayado su trascendencia, bajo la apariencia de ser la penada una víctima de un maltratador, cuando después de la única condena habida, se reconcilia, concibe otro hijo sin que haya habido ningún episodios acreditado de maltrato.

El juez asegura además que Rivas «no ha mostrado arrepentimiento». Con respecto de los presuntos abusos, hay en Rivas indicios de presunta negligencia por desatención de la obligación de velar por él, de modo que, permitirle la libre deambulación con el niño, puede suponer ponerle en disposición un grave peligro para él».

Finaliza el magistrado: «Con toda la contemplación mediática de maltratada, se ha interpuesto una cortina de humo que oculta un presunto grave delito de abuso a un menor, y siempre quedará un margen acerca de si la madre hizo todo lo que pudo para descubrir ese delito, porque se supone que debía saber donde estuvo el niño cuando pudo ser abusado, las personas que pudieron tener acceso a él y, por tanto, el círculo de posibles autores».

Por último, remata el juez de Penal 1 de Granada, otra de las causas por las que se deniega la suspensión de la condena es que Rivas «repitió la misma conducta tras ser condenada en esta causa y estando los menores en Italia».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *