El informe preliminar de la autopsia indica que Olivia murió por un edema pulmonar agudo

Los resultados de la autopsia realizada a Olivia (6 años), la mayor de las dos niñas desaparecidas, determinan que falleció a causa de un edema pulmonar agudo.

Este viernes a las tres de la tarde el forense terminó el informe preliminar de la autopsia que está actualmente en manos del Tribunal Superior de Justicia de Canarias.

El cuerpo de Olivia fue descubierto este jueves a 1.000 metros de profundidad en el interior de una bolsa atada con una cuerda al ancla del barco de su padre

A falta de los datos de los análisis toxicológicos, biológicos e histopatológicos, la causa de la muerte es edema pulmonar agudo.

Falta información todavía, pero por ahora los investigadores barajan dos hipótesis. La primera, que el padre le administrara un sedante para luego asfixiarla. La segunda que les provocara una sobredosis y luego las arrojara al mar.

La juez de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Güimar (Tenerife) ha emitido un auto haciendo un relato de los hechos.

AUTO

El documento explica que el 10 de junio fue localizado el «cadáver de una niña, que se encontraba introducido en una bolsa de deporte que había sido arrojada al mar amarrada mediante un cabo y una cadena a un ancla, con lastres en su interior para impedir que pudiera salir a flote».

Un día después, se identificó el cuerpo como el de Olivia al coincidir las huellas dactilares

El 12 de junio el informe del forense remitido a los juzgados indica que:

«Se trata de una muerte violenta, compatible con homicidio, siendo la causa inmediata compatible con edema agudo de pulmón».

El escrito sigue contando como Tomás Gimeno, padre de las niñas, fue el 27 de abril a «pasar la tarde con sus hijas, lo que implicaba recoger a las menores hacia las 17.00 horas para reintegrarlas al domicilio materno y lugar de residencia de las menores a las 21.00 horas».

Esa tarde le entregó a la directora del colegio donde iba su hija «y actual pareja de Tomás, un estuche lapicero con cinta de embalar, pidiéndole que le llamara a las 23.00 horas del mismo día. Pese a ello (…) abrió el estuche hacia las 17.20 horas encontrando en su interior un fajo de dinero por valor de 6.200 euros y una carta despidiéndose de ella».

Después fue a casa de sus padres donde dejó a Anna y llevó a Olivia a clase de tenis. Aprovechó ese momento para ir al muelle y comprobar que la barca arrancaba. Salió del puerto a las 19:26. Recogió a Olivia y después de un rato en casa de sus padres se «dirigió hasta su domicilio de Iguete de Candelaria».

A las 19.50, Olivia mandó un audio de WhatsApp a su madre desde el teléfono de Tomás en el que decía que: «su padre le pedía que fuera a buscar los cuadros de Tata y que metiera el coche, preguntando ella a que hora y contestando que a las 21.00 horas».

«Presuntamente en dicha finca Tomás dio muerte a sus hijas, envolviéndolas en toallas e introduciéndolas en bolsas de basura y éstas en bolsas de deporte que colocó en el Audi A-3».

El sujeto llegó al puerto a las 21:51, momento en que llamó a Beatriz, la madre de las niñas y su ex pareja, afirmando que estaba fuera de la isla con las pequeñas.

Apenas a las 22.30 Beatriz acudió a la Guardia Civil y llamó a Tomás que contesto de igual manera incluso cuando intervino un agente .

A las 22.30 arrojó del barco Esquilón al mar las bolsas de deporte «que contenían el cuerpo de su hija Olivia y presuntamente el de su hija Anna»

Después llamó a Beatriz y declaró que «no podía permitir que sus hijas crecieran sin él».

A las 22.44 horas su móvil se quedó sin batería.

Una patrulla de la Guardia Civil le multó a las 23.15, al salir del puerto por saltarse el toque de queda. Tomás comunicó a los agentes «que finalmente pernoctaría en el barco».

Seguidamente compró un cargador para el móvil en la gasolinera Disa y de 00:00 a 00:13 se mantuvo en la embarcación cargándolo. A las 00.27 partió. Los registros le muestran operativo desde las 00.41 horas de aquella noche. La última vez que fue captado por los repetidores eran las 02.28.

Una hora antes había hablado de nuevo con Beatriz diciendo que «con el tiempo las niñas estarán bien conmigo, ya que tengo suficiente dinero para vivir» y enviado mensajes a cuatro amigos legándoles cosas como su moto Quad o su embarcación.

Mediante el auto la juez ha trasladado las actuaciones al Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Santa Cruz de Tenerife y decretado el alzamiento del secreto de las actuaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *