El gran chiringuito de las ONG EN España: Facua,1.206.775 euros en 2021, el triple que en 2019

El mundo de las ONG tiene una parte oscura que la sociedad a menudo tiende a pasar por alto. En nuestro país, han sido muchos los escándalos relacionados con oenegés y asociaciones de distinto tipo. No obstante, la poca importancia que se ha querido dar a dichos casos, tanto desde el periodismo como desde la política, han hecho que los mismos no hayan tenido la repercusión esperable.

Dentro de los escándalos podríamos diferenciar entre los ilegales y los legales, aunque no por ello necesariamente justificados o morales. Uno de los casos de latrocinio legal que personalmente más me queman y llaman la atención es el de la archiconocida y politizada Facua. Esta es una de las organizaciones preferidas por los gobiernos de izquierda en España desde que la ONG, de la que ahora Rubén Sánchez es el gran altavoz, se fundara en la década de 1980.

Para muchos, Facua es el paradigma o uno de los mejores ejemplos del abuso- tanto a nivel de influencia ideológica como de sangrado económico constante- del abuso que muchas ONG practican en nuestro país.

La ONG se declara independiente, pero recibe mucho dinero del Estado y administraciones autonómicas financiadas por todos los españoles, incluidos esos a los que Facua ataca por sus ideas políticas.

La organización Facua, que se fundó en la Andalucía de principios de los 80 para defender «los derechos de los consumidores» recibió más de 1.206.775 euros en 2021 en concepto de subvenciones y más de la mitad procedían del Ministerio de Consumo liderado por Alberto Garzón.

La cifra supone cerca del triple del dinero público que ingresó tan solo dos años atrás, según consta en la cuenta de resultados del ejercicio 2019 incluida en la Memoria Anual de ese mismo año.

Muchas de las labores en pro de los consumidores que lleva a cabo Facua son, cuanto menos, cuestionables. La ONG tiene un cariz ideológico muy marcado y extremista y ve machismo y sexismo en casi todos los espacios publicitarios. Esto justifica a su parecer denunciar muchos de estos anuncios, creando un clima coercitivo y de limitación a la creatividad y libre expresión, llevando su política de censura institucional a unos límites ridículos. Esto no ocurre, paradójicamente, cuando la parte «humillada» o «minusvalorada» en un anuncio es el hombre.

Financiación privada, pero también pública

«Los socios aportaron 2.348.460,42 euros, frente a 1.206.775,43 euros de dinero público recibidos para el desarrollo de acciones de defensa de los derechos de los consumidores: formación, asesoramiento, impulso de la mejora de la legislación y acciones de lucha contra el fraude», añade. Y advierte que su código ético establece la renuncia a recibir dinero de empresas privadas y partidos políticos, aunque no de Gobiernos dirigidos precisamente por partidos políticos de uno u otro color.

Existen dos modalidades de socios, los de pleno derecho aportan más de la mitad de la financiación total.

Según la Memoria de 2019, la asociación, que asegura ser «independiente de gobiernos, partidos políticos, confesiones religiosas e intereses empresariales» y tener «un carácter marcadamente progresista, democrático, plural y participativo», tuvo unos ingresos en 2019 de más de 1.513.902 euros, de los que 432.616 procedían de subvenciones y donaciones.

Por una parte tenemos a los adheridos, que no aportan cuotas. Por otro lado están los de pleno derecho, que abonan una cuota por unidad familiar cada año. Esa cuota asciende a día de hoy a 84 euros.

En 2021, la ONG cerró con un total de 250.425 asociados, un 1,8% más que al finalizar el año anterior. De ellos, 196.885 eran adheridos, es decir, no aportaban cuotas, mientras que 50.168 tenían pleno derecho y estaban al corriente de pago. 3.372 eran plenos pero estaban pendientes de pagar la cuota.

Facua y sus organizaciones territoriales tuvieron a la finalización del ejercicio 2021 unos ingresos procedentes de las cuotas ordinarias de los asociados de pleno derecho que suman 2.348.460,42 euros, un 5,9% más que en el ejercicio anterior.

A los ingresos por cuotas de socios de Facua hay que sumar 1.206.775,43 euros que la asociación y sus distintas organizaciones territoriales recibieron el año pasado procedentes de subvenciones y convenios con entidades públicas. En el caso de la organización nacional, puntualiza la entidad, la Dirección General de Consumo del Ministerio de Consumo inyectó 723.010 euros. Las cantidades recibidas por parte de las organizaciones de Facua en las distintas comunidades autónomas suman 483.765,06 euros y proceden de entidades públicas de ámbito autonómico, provincial y local, según la ONG.

Guerra con Vox antes de las elecciones a cargo de todos los andaluces

A finales del año pasado, Facua acusó al diputado de Vox Víctor Sánchez del Real de lanzar «un nuevo bulo a través de Twitter». «Inventa vínculos del secretario general de Facua, Rubén Sánchez, y lo pone en el punto de mira de los violentos», sostenían desde la ONG.

La asociación, de origen andaluz y gran implantación en dicha tierra, también ha entrado en campaña de cara a las elecciones del 19 de junio, sin importarle que su futura financiación por parte pública pueda depender de un futuro Gobierno de Vox, o precisamente por esa misma razón.

El pasado 30 de abril, Rubén Sánchez, responsable de comunicación, aseguró que Macarena Olona -actual candidata de Vox a la presidencia de la Junta de Andalucía- creía que la homosexualidad era una enfermedad. «Hay que ser muy ignorante o estar podrido de odio para votar a esta gente», publicó Sánchez junto a un vídeo de Olona en una comisión del Congreso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.