El gobierno socialdemócrata de Dinamarca pretende expulsar refugiados sirios

Después de 10 años en guerra, con la mayor parte de Siria en fase de reconstrucción y asumiendo que Bacher Al Assad va a seguir en el poder, algunos políticos europeos piensan ya en retornar a los refugiados de aquel país de vuelta.

94 refugiados sirios han perdido ya el derecho al asilo en Dinamarca, un país que, tanto desde la derecha como desde la izquierda, nunca fue muy amigo de permitir la entrada masiva de refugiados.

Se considera que las zonas de Siria controladas ya por el ejército del régimen sirio son áreas seguras y pacificadas.

La cifra de sirios refugiados en Dinamarca es de unos 30.000. Quienes están ahora bajo el foco son unas 500 personas de Damasco y sus alrededores. Zonas que el gobierno danés ha determinado suficientemente seguras como para permitir la repatriación.

De esas 500, 94 han recibido este mes la notificación en la que se les anuncia que se les retira el permiso de residencia.

Dinamarca, uno de los pocos países de Europa occidental críticos con la inmigración masiva.

En Dinamarca la inmigración ilegal es condenada por partidos de todo el espectro político (salvo la extrema izquierda).

Allí, el propio partido socialdemócrata, que ahora gobierna, es crítico con la inmigración masiva en general. Siendo, de esta forma, consciente de que no todo son cosas buenas cuando se habla de inmigración.

En 1951 Dinamarca fue el primer país europeo en firmar la Convención de las Naciones Unidas sobre el Estatuto de los Refugiados. Paradójicamente, ahora es Dinamarca el primer país que, pasando por alto las líneas ultrainmigracionistas marcadas desde Bruselas y ACNUR, quiere mandar a los refugiados sirios de vuelta a su país.

El objetivo declarado del gobierno danés es alcanzar la cifra de «cero solicitantes de asilo». 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *