El Gobierno estrangula el comercio con la limitación de los pagos en efectivo a 1.000 euros

El Gobierno sigue estrangulando a los comercios españoles, ya terriblemente afectados por la situación deplorable que sufre el país.

El remate planeado por Sánchez consiste en limitar a 1.000 euros los pagos en efectivo de los clientes

El Congreso de los Diputados aprobó esta medida en el marco de una Ley que presuntamente busca luchar contra el fraude. El Gobierno ha decidido que el uso de efectivo por parte de los ciudadanos es sospechoso de fraude y debe ser estrechamente vigilado:

«La utilización de medios de pago en efectivo en las operaciones económicas facilita comportamientos defraudatorios. Con la limitación del metálico, se facilitará la trazabilidad y la posibilidad del rastreo de las operaciones y se dificultará que se incurra en prácticas fraudulentas».

Los comercios, justificadamente indignados, han acusado al Gobierno de llevar a cabo «un ataque directo al medio de pago utilizado mayoritariamente en España»

La Confederación Española de Comercio (CEC), ANGED (la patronal de El Corte Inglés, Ikea o Carrefour), la Federación Española de Comerciantes de Electrodomésticos (FECE) y la patronal del textil ACOTEX han dado una rueda de prensa alertando de  «la barrera innecesaria al consumo» que supone la limitación de los pagos en efectivo a 1.000 euros:

«Supone sustituir el dinero en efectivo garantizado por los Estados por otros medios de pago que tienen un elevado coste para ciudadanos y comerciantes, como los ocasionados por las comisiones del pago y la posesión de tarjeta», argumentan.

Javier Millán-Astray, director general ANGED,, ha declarado que es: 

«Una medida inoportuna que va a incidir negativamente en la recuperación del comercio, uno de los más afectados por la pandemia».

Calcula que el sector ha perdido 60.000 puestos de trabajo por los cierres de entre 90 y más de 200 días sufridos por las restricciones.

Javier Millán-Astray ha continuado afirmando que:

«Lo que necesitamos es favorecer la recuperación del consumo y no medidas como esta, que suponen poner palos en la rueda a la recuperación»,

«Son muchos los consumidores que ahorran día a día para comprar en efectivo un producto electrodoméstico. Nadie nos ha conseguido explicar las razones de esta medida».

Carlos Moreno-Figueroa, secretario general FECEE, considera que es una cuestión ideológica y pide: «libertad para que los consumidores puedan pagar» como consideren.

El representante del comercio textil, considera que este ataque al efectivo es «increíble» e «indignante». El sector cerró 2020 con una caída de ventas del 40% y 2021 arrancó con «una desastrosa campaña de rebajas por Filomena» y esta noticia es la gota que colma el vaso.

Eduardo Zamáloca, presidente ACOTEX ha señalado que:

«Hay gente que no quiere pagar con tarjeta de crédito porque no tiene o porque no quiere que fiscalicen sus compras. Si limitas una forma de pago, lo que no va a hacer es incentivar el consumo».

Según los datos proporcionados por el Banco Central Europeo, el 83% de las operaciones de compra en España son en efectivo, diez puntos más que la media europea.

«El dinero en efectivo es un medio de pago emitido y garantizado por los Estados, por eso, no se puede poner bajo sospecha de delito el uso de la moneda en curso legal por parte de los ciudadanos«

En un principio el proyecto de Ley sólo iba a reducir el límite a 1.000 en el caso de operaciones entre profesionales, pero ahora el Gobierno ha incluido también a los clientes.

El límite de 2.500 euros lo introdujo el Gobierno popular de Mariano Rajoy

Las patronales han añadido que:

«Cuatro o cinco países europeos tienen limitaciones al pago con efectivo y todas son de más de 2.500 euros excepto en Francia».

Aún es más, explican:

«Italia lo bajó a 1.500 euros y posteriormente rectificó».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *