El Gobierno eliminará el nombre de Ramón y Cajal y otros investigadores de los premios nacionales

La decisión apunta en una dirección claramente ideológica.

Algunos otros de los grandes científicos e intelectuales españoles agraviados son el de Humanidades, ‘Ramón Menéndez Pidal’, el de Transferencia de Tecnología ‘Juan de la Cierva’ o el de Medicina, ‘Gregorio Marañón’.

En todos los casos hablamos de españoles con ideologías liberales o conservadoras que no son del gusto de los socios de Sánchez.

Algunos como Gregorio Marañón, uno de los padres intelectuales de la II República, tuvieron que huir de España e incluso apoyar el levantamiento militar cuando el Frente Popular se hizo con el poder y la democracia se precipitó hacia su final.

Asimismo, el Gobierno ha vetado que el aeropuerto de Murcia pase a llamarse ‘Juan de la Cierva’ por considerarlo franquista.

Aunque el Ministerio de Ciencia e Innovación que dirige Pedro Duque ha puesto como excusa la pretensión de dejar los premios únicamente con el nombre de la disciplina a la que hacen referencia, el carácter ideológico de la decisión es bastante claro.

Tres años después de su llegada al poder, la limpieza política y reescritura histórica y cultural del Gobierno parece no tener fin.

Unos premios tan viejos como la democracia española.

Los Premios Nacionales de Investigación de España son otorgados por el Ministerio de Ciencia e Innovación en diez categorías: Ciencias Físicas, de los Materiales y de la Tierra; Ciencia y Tecnología Químicas; Ciencias y Tecnologías de los Recursos Naturales; Matemáticas y Tecnologías de la Información y las Comunicaciones; Transferencia de Tecnología; Medicina; Biología; Ingeniería; Derecho; Ciencias Económicas y Sociales; y Humanidades.

Los premios tienen una dotación de 30.000 euros por categoría. Se comenzaron a otorgar a partir del año 1982 a investigadores de nacionalidad española en activo que «estén realizando una labor destacada en campos científicos de relevancia internacional y que contribuyan excepcionalmente al avance de la ciencia, al mejor conocimiento del ser humano y su convivencia, a la transferencia de tecnología y al progreso de la Humanidad».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *