Icono del sitio Nuestra España

El Gobierno de Sánchez esconde de la justicia española en Logroño, al líder del Frente Polisario acusado de genocidio, tortura y asesinatos

Brahim Gali, líder del Frente Polisario sharaui de 73 años, está internado en la UCI del Hospital San Pedro de Logroño.

La revista internacional especializada en África y el Magreb, Jeune Afrique, ha informado de que el presunto genocida sufre cáncer digestivo desde hace varios años y además está infectado con el coronavirus, así que tiene problemas respiratorios añadidos. Fue hospitalizado en Argelia primero.

Alemania se negó a acoger a Gali. Ha sido el Gobierno de Pedro Sánchez quien ha negociado con Argelia su traslado y tratamiento en España con la garantía de que no sería investigado por la Justicia española.

Así lo ha confirmado la ministra de Asuntos Exteriores Arancha González, afirmando que se encuentra en España por razones estrictamente humanitarias para recibir tratamiento médico «y por eso voy a guardar la mayor discreción por ser una cuestión médica».

Gali ha viajado con un grupo de médicos de su país que le han acompañado en un avión medicalizado fletado por Argelia. Luego ha sido recogido por una ambulancia del Servicio Riojano de Salud en Zaragoza para trasladarlo a Logroño, con la compañía de un familiar como mínimo.

El sujeto se registró con nombre falso para entrar, Mohamed Benbatouch, una identidad argelina falsa. La intención era burlar a la justicia española que le acusa de violaciones de los derechos humanos. En 2016 fue imputado por el juez de la Audiencia Nacional, José de la Mata, por los delitos de genocidio, asesinato, torturas y desapariciones presuntamente cometidos contra la población saharaui disidente refugiada en Argelia en los campamentos de Tinduf.

El Frente Popular de Liberación de Saguia el Hamra y Río de Oro, o Frente Polisario está en guerra con Marruecos. Ante los posibles problemas que esta acción del gobierno pueda ocasionar en la relación entre España y Marruecos, Arancha González ha negado que pueda ocurrir: «No voy a entrar en ningún detalle adicional en esta cuestión, que ni impide ni perturba las excelentes relaciones que España tiene en común con Marruecos, que es un socio prioritario de este país y eso no lo cambia».

Ha concluido afirmando que «España es un país responsable en sus obligaciones humanitarias» y negándose a responder ninguna pregunta.

Diarios marroquíes y argelinos llevan semanas preguntándose por el paradero de Gali, que a pesar de circunstancias como la muerte del jefe de la Guardia Nacional del Frente Polisario, Adaj el Bendir, el martes 8 de abril tras un ataque aéreo, no dio señales de vida.

El portal ECSaharaui menciona que «el presidente de la República se encuentra en condición estable y recuperándose en un país europeo tras haberse contagiado». Pero han negado que ese país sea España, han afirmado sin embargo que hizo una parada en nuestro país por motivos técnicos para luego continuar su viaje hacia otro país de Europa donde «se comenzará su recuperación». El consejero de la presidencia de la República Árabe Democrática Saharaui, Bachir Mustafa Sayed, también ha negado estar en la capital de La Rioja, a pesar de que círculos diplomáticos han reconocido su estancia en España.

Salir de la versión móvil