El Gobierno crea un nuevo sistema de valoración catastral para volver a subir los impuestos a los inmuebles; Sucesiones, Patrimonio, Transmisiones Patrimoniales…

 Ayer, el Gobierno publicó en el BOE el nuevo sistema de valoración de referencia del Catastro que eleva el coeficiente del actual 0,5% al 0,9%, tanto para inmuebles urbanos como rústicos.

El Gobierno escondió esta medida en la Ley de Lucha contra el Fraude Fiscal

Además, el Catastro también comenzará a valorar los inmuebles respecto al «valor de mercado» que les darán, en vez del «valor real» reflejado en la escritura pública.

Este «valor de mercado» se entiende como el precio más probable por el se podría vender el inmueble, según operaciones recogidas por notarios, el big data del Gobierno y los registradores.

Luego se aplicará a ese valor el nuevo coeficiente de minoración del 0,9%, que no podrá superar el valor de mercado.

Esto significa, que los inmuebles valdrán más, lo que afectará directamente a la fiscalidad, aumentándola

El Gobierno insiste en que el IBI no subirá:

«Los valores catastrales vigentes no se verán afectados, por lo que esta nueva norma no tendrá ningún efecto en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) (que usa el valor catastral como base imponible, y no el valor real, y, por tanto, tampoco usará el valor de referencia)».

El Impuesto de Sucesiones, Patrimonio y Transmisiones Patrimoniales serán los primeros afectados

Sobre la Plusvalía no se han pronunciado por el momento.

Esta nueva medida puede suponer una subida fiscal en los inmuebles de hasta el 80%

Así lo ha calculado Expansión, que ha puesto de ejemplo un piso que a precio de mercado cuesta 300.000 euros y que en el método hasta ahora utilizado para pagar Sucesiones, esa casa con las escrituras estaría valorada en 150.000 euros, pero con la nueva norma de Hacienda, su valor es de 270.000 euros, lo que se traduce en más impuestos.

Hacienda ha publicado los mapas de valores inmobiliarios de 2021, en los que sumará «la calidad, antigüedad y estado de conservación del inmueble o, en el caso de los inmuebles rústicos, su localización y capacidad socioeconómica». Este será el primer paso para elaborar los valores de referencia individualizado para cada inmueble que utilizarán en 2022 de base para la subida de impuestos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *