El Gobierno autonómico vasco idea un sistema tributario que controla en tiempo real las facturas a ciudadanos y les insta a ser soplones: Ticketbai

El Gobierno autonómico vasco ha ideado un sistema tributario para controlar hasta el más mínimo detalle de la facturación de los ciudadanos. A través de este sistema, bautizado como Ticketbai, se obligará a comercios y bares a enviar en tiempo real al fisco todo ticket de compra emitido por sus clientes.

De esta manera, Hacienda conocerá al instante todas las compras que hagan en la región, incluidas barras de pan o cafés

Es una maniobra sin precedentes para fiscalizar completamente la actividad empresarial, y dicho objetivo queda claramente expresado por los propios impulsores del sistema:

«La asistencia a los obligados tributarios en el cumplimiento de sus obligaciones fiscales y una función preventiva del fraude fiscal, con la finalidad de garantizar que todas las personas contribuyan al sostenimiento de las cargas públicas conforme a su capacidad económica».

Por su parte, los dueños de negocios, deberán no solo actuar como agentes de Hacienda hostigando a sus clientes, sino que tendrán que asumir más costes económicos y burocráticos, ya que la implantación de este sistema no es nada barata y requiere una inversión en software, ordenadores, terminales TPV…

ÁLAVA, ZONA CERO DEL EXPERIMENTO, HORRORIZADA; EMPRESARIOS Y AUTÓNOMOS ASUMEN LOS COSTES

Álava es la primera provincia vasca donde se ha empezado a perpetrar el Ticketbai y los comerciantes ya denuncian la situación. Emi Sánchez, gerente de la agrupación de asociaciones de comerciantes, hosteleros y empresas de servicios de Álava, Arabadendak, ha declarado que:

«Hasta octubre de este año estamos en periodo de prueba, nos están usando de conejillos de indias. Esto es una barbaridad».

Este nuevo sistema obliga a todos los empresarios y autónomos vascos a asumir el gran coste que supone su puesta en marcha.

El primer atropello del sistema es obligar a todos los empresarios y autónomos de la provincia a asumir el elevado coste de su puesta en marcha. Emi Sánchez ha explicado en Libre Mercado que Ticketbai es inviable para negocios con mucho volumen de clientes puesto que:

«Tardamos 4,5 minutos en emitir cada ticket y en transmitir la información a Hacienda, ¿qué cliente se puede permitir esperar eso cuando va a pagar por un café?».

Estas demoras no pueden permitírselas todos los comercios, ha añadido.

Además, según ha calculado, adaptar el software a través de una empresa privada por su cuenta:

«Tiene un coste de entre 500 y 1.000 euros por negocio. La edad media de los comerciantes de Álava supera los 50 años, muchos no tienen internet ni están digitalizados y hay algunos tan mayores que no tienen ni caja registradora, «¿qué hacemos con ellos»,

BRUTALES SANCIONES

Por otra parte, las sanciones son tan brutales que el temor está llevando al cierre de muchos negocios, tal y como asegura Emi Sánchez:

«Las multas por no registrar una venta son de 20.000 euros, lo que supone la ruina de cualquier negocio y está llevando a muchos comerciantes a prejubilarse y a cerrar por miedo a ser multados en unos meses».

Esta situación llega además sin que haya dado tiempo a que nadie se haya recuperado de la crisis provocada por el coronavirus, en medio de otra crisis y en plena escalada inflacionista. Muchos negocios han empezado a colgar carteles de protesta en sus locales pidiendo el aplazamiento, e incluso, la eliminación de esta aplicación.

La asociación de comerciantes de Guipúzcoa, Dendartean, han denunciado que:

«No escondemos nada. Ya trabajamos con transparencia sin necesidad de Ticketbai».

Los siguientes en padecer esta situación serán los guipuzcoanos

EL CIUDADANO COMO SOPLÓN; INSPECTORES DE HACIENDA DE ANDAR POR CASA

Otro de los cambios que van a sufrirse consiste en que todas las nuevas facturas simplificadas entregadas al consumidor llevarán un código QR integrado a fin de que éste pueda comprobar si lo que acaban de comprar ha sido declarado a Hacienda.

Sólo será necesario registrarse en la web de su Hacienda foral para poder seguir el rastro fiscal de lo que compren. Así tendrán acceso a todos los datos de los comerciantes y podrán denunciar a los empresarios que no hayan dado parte a Hacienda debidamente compinchándose con el fisco.

Así pues, el ciudadano podrá actuar como un inspector de Hacienda de andar por casa, denunciando a los comerciantes

LLEGAN ADVERTENCIAS; EL GRAN HERMANO TRIBUTARIO NO SE QUEDARÁ EN PAÍS VASCO

Miguel Ángel Calle, responsable del Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF) en la comunidad autónoma, ha avisado de que este «gran hermano tributario» no va a quedar en País Vasco:

«Esto no es nada nuevo en otros países del mundo, como México, por ejemplo. De hecho, la OCDE lo lleva proponiendo dede 2013 y el Ministerio de Hacienda ya tiene en marcha un proyecto de digitalización de los programas de facturación que va en la línea del País Vasco. En principio, lo que quiere Hacienda es que todas las facturaciones se digitalicen igual que en el País Vasco, pero, para no colapsar el sistema, que los negocios solo las envíen cuando Hacienda lo requiera. Aquí han sido más prudentes» .

Y añade que:

«El objetivo de todo es el dinero en efectivo».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.