El futuro aciago de los comunistas en España

A lo largo de mi corta existencia, no son pocas las citas que recuerdo haber leído o escuchado. Una de ellas, cuyo autor no lo recuerdo, rezaba lo siguiente: “Aquel que no conoce la Historia está condenado a repetirla”. Son palabras cargadas de razón, especialmente cuando hablamos de comunistas.

No me refiero a los intelectuales comunistas, no. Más bien, a los líderes del movimiento comunista. Personajes como Yolanda Díaz, Pablo Iglesias, Enrique de Santiago, Belorra, (uy, perdón, Belarra), y compañía. Menudos piezas.

Cualquier individuo interesado en estos temas, haciendo un ejercicio de memoria, se dará cuenta de que la formación morada no atraviesa precisamente su mejor momento. La época de los 70 escaños ha pasado a mejor vida. Capitalizar el descontento popular es ya cosa del pasado, así como el movimiento de los indignados del 15M no es ya otra cosa que una mera anécdota, una especie de remake del cuento de la lechera exactamente con el mismo final.

Queriendo asaltar los cielos, le hemos visto las orejas al lobo

El inicio de la caída de Podemos comienza cuando las ratas, más bien La Rata, abandona el barco tras la debacle del 4 de mayo de 2021, en Madrid. A partir de ahí, nada nuevo. Lo de siempre. Cuando Alejandro Magno falleció sin designar un sucesor, el imperio recién creado rápidamente llegó a su fin, pasando primero por su desgajamiento en diversos reinos, similar a lo que en su momento supusieron las taifas aquí, en la península. A nadie sorprende que en la extrema izquierda hayan surgido más y más formaciones destinadas a apuñalarse las unas a las otras, salvo a los más fanáticos.

Formaciones como Más País, Adelante Andalucía, Izquierda “Hundida”, el PCPE, Podemos y sus marcas blancas en Cataluña, Galicia o Valencia, así como la nueva formación de la “ministra comunista” llamada Sumar, que veremos si llega a ver la luz.

Todas estas formaciones, al igual que hicieran sus ancestros del Frente Popular en la Guerra Civil, no están para otra cosa que matarse entre ellos, hasta que, al igual que los inmortales, “solo puede quedar uno”. Parece que todos se han olvidado del PSOE y sus más de 140 años de vida. Pobrecitos.

A tenor de las elecciones andaluzas de este próximo domingo, las candidaturas de los distintos partidos escorados a la izquierda más izquierdosa, “se las ven putas” hablando en plata, debido a lo que decía antes: le hemos visto las orejas al lobo. Hemos visto gobernar a una panda de incapaces, resentidos sin ninguna visión de futuro más allá de las políticas fracasadas que todos sabemos hacia donde conducen.

Al paro, a la miseria, y a la ignorancia más absoluta

Más que “macarenazo”, lo de Podemos y compañía se augura más un porrazo que deje a esta cochambre violenta y guerracivilista lo más alejada posible del poder. Y es que, tal y como pasa con la mierda, cuando está fresca, cuanto más la mueves, peor huele, y si la dejas, se seca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.