El escándalo Biden

Este miércoles el periódico New York Post ha publicado un artículo con correos electrónicos y fotografías filtrados de un ordenador propiedad presuntamente de Hunter Biden, que ponen en evidencia un escándalo de corrupción que afecta al candidato a la presidencia Joe Biden.

A la espera de que la información sea confirmada, al menos una de las personas implicadas en los emails ha validado la veracidad de éstos en cuanto a la parte que le concierne según informa Fox News.

Pero los correos que más revuelo han causado son los que conectan a los Biden con Ucrania, sobre todo por la relación que esto parece tener con el intento de destitución de Trump y su famosa llamada el 25 de julio al presidente Volodymyr Zelensky de Ucrania, pidiéndole que investigara a Biden, de quien sospechaba que había usado su posición de autoridad como Vicepresidente de los EEUU para presionar al gobierno Ucraniano con el fin de destituir a su fiscal general.

La grabación de dicha llamada fue filtrada por la misma administración Trump en respuesta a los intentos del partido demócrata de utilizarla para apuntalar su moción para echarle de la presidencia.

A finales de 2019 el FBI recibió un chivatazo sobre el ordenador de Hunter Biden; el dueño de una tienda de reparaciones de Delaware, John Paul Mac Isaac, tenía un MacBook Pro que un cliente que no había pagado el arreglo le había dejado en su tienda. A pesar de haber intentado devolverlo, había sido incapaz. También afirma haber hecho una copia del disco duro que cedió luego a Rudy Giuliani abogado de Trump y ex alcalde de Nueva York.

El disco duro del portátil tenía presuntamente unos 115.000 correos comprometedores, un vídeo lascivo de 12 minutos donde Hunter parece fumar crack mientras mantiene relaciones sexuales con una mujer sin identificar y un total de unas 25.000 fotografías.

El 23 de septiembre de 2019 Giuliani soltó el bombazo, explicando cómo el nuevo fiscal general de Ucrania retiró los cargos contra Hunter Biden y Burisma, que le implicaban en la corrupción de la empresa, tras ser elegido mediante la mediación de Joe Biden.

Implicados según él en lo que llamó la colusión ucraniana, estaban Hillary Clinton y George Soros entre otros. Giulaini aseguró que Biden también retiró los cargos contra la empresa de éste último, Centro de Acción Anticorrupción y tuiteó sobre los cerca de mil millones y medio de dólares que China habría dado a los fondos Biden.

El 24, la CNN declaró ya abiertamente que se esperaba una moción de censura contra Trump.

Los sucesos que vinculan a Biden con esta trama empiezan en el tiempo en que como Vicepresidente lideró los esfuerzos de la administración Obama para presionar a Ucrania a eliminar la corrupción. Esto coincide con el momento en que su hijo Hunter fue nombrado miembro de la Junta de una empresa ucraniana llamada Burisma, sin experiencia previa alguna y con un sueldo de 50.000 dólares y con el muy público y notorio hecho de que Burisma estaba siendo investigada por el Fiscal General por corrupción.

Unos meses más tarde, en octubre de 2014, Burisma cerró un trato con un programa de energía renovable de la administración de Obama.

El oficial que firmó dicho trato, Andrii Kicha, fue detenido en Ucrania en lo que las autoridades dijeron fue un intento fallido de entregar un soborno de 6 millones a los fiscales que estaban investigando a la compañía.

Semejante escándalo de corrupción llevó a que Victor Shokin, el Fiscal General de Ucrania, continuara la investigación sobre Burisma que había empezado en 2014, hasta que le eliminaron en 2016, presuntamente, por la presión que ejerció Joe Biden sobre el Presidente Poroshenko amenazando con retener 1 billón en garantías de préstamo salvo que la investigación se parara y echaran al Fiscal.

Un artículo de The Hill incluía una respuesta escrita de Shokin, que afirmaba que su investigación en Burisma incluía planes para interrogar a todos los miembros de la junta ejecutiva, Biden hijo incluido.

En unas declaraciones grabadas Joe Biden dijo: “ Y fui allí, supongo que por duodécima o decimotercera vez a Kiev. Y se suponía que debía anunciar que había otra garantía de préstamo de 1 billón de dólares. Y había conseguido un compromiso de Poroshenko (el Presidente) y de Yatsenyuk () de que actuarían contra el fiscal del estado. Y no lo hicieron. Así que dijeron que lo habían hecho-estaban saliendo de una conferencia de prensa y dije nah no voy a hacerlo-o, no vamos a daros el billón de dólares. Ellos dijeron, no tienes autoridad. No eres el presidente. El presidente dijo-yo dije, llamadle (risa) Dije, os estoy diciendo que no vais a recibir el billón de dólares. Dije, no vais a tener el billón de dólares. Me voy a ir de aquí, creo que eran alrededor de seis horas, les miré y les dije: Me voy en seis horas. Si el fiscal no está despedido, no vais a conseguir el dinero. Bueno, hijo de puta (risa) Le echaron. Y pusieron en su lugar a alguien que era fiable en ese momento”.

Los correos

Según la nueva información Hunter presentó al entonces Vicepresidente Biden a un ejecutivo de alto rango de la firma de energía ucraniana llamado Vadym Pozharskki que trabajaba como asesor, menos de un año antes de que Biden presionara a los oficiales del gobierno ucraniano para que echaran al fiscal que estaba investigando la compañía de acuerdo con los emails que el New York Post obtuvo.

La correspondencia de ser probada destroza la narrativa de Biden y sus afirmaciones de que “nunca he hablado con mi hijo de sus negocios en el extranjero.”

Este encuentro nunca antes revelado se menciona en un mensaje de agradecimiento que Vadym Pozharskkyi presuntamente envió a Hunter Biden el 17 de abril de 2015. El contenido es el siguiente:

“Querido Hunter, gracias por invitarme a DC y darme una oportunidad de conocer a tu padre y pasar un tiempo juntos. Es realmente un honor y un placer. Como hablamos ayer por la tarde, sería genial quedar hoy para un café rápido. ¿Qué te parece? Podría ir a tu oficina aproximadamente al mediodía o así, antes o de camino al aeropuerto.”

Un email anterior, de mayo de 2014, también muestra a Pozharskyi consultándole cómo poder usar la influencia de Hunter a favor de la compañía.

También fue enviado a su entonces compañero de negocios, Devon Archer que acabaría metido en un escándalo en el que se urdió un esquema para defraudar a una tribu nativa americana. Tras haber sido sentenciado un juez federal lo revocó, pero este octubre de 2020 su sentencia fue restablecida por un panel de tres jueces de Nueva York.

La parte clave del email rezaba así: “Necesitamos urgentemente tu consejo sobre cómo podrías usar tu influencia para transmitir un mensaje/señal, etc. de que paren lo que nosotros consideramos que son acciones políticamente motivadas”.

En cuanto a los correos que involucran a la compañía de energía privada más grande de toda China, podemos ver que una vez más, presuntamente Hunter perseguía acuerdos lucrativos con dicha empresa, explícitamente mencionando uno que “sería interesante para mí y mi familia”.

Un email enviado a Biden el 13 de mayo de 2017 con el asunto previsiones, detalla “paquetes de remuneración” para las seis personas metidas en el negocio sin especificar al que se referían. También describía un acuerdo provisional bajo el cual el 80% de las acciones de la nueva compañía se repartirían por igual entre cuatro personas, una de ellas siendo H que supuestamente se referiría a Hunter.

Otro email enviado el 2 de agosto de ese mismo año, hablaba de un trato que había hecho con el desaparecido director de CEFC (la compañía china en cuestión) Ye Jianming por la propiedad a la mitad de una compañía de holding que se esperaba diera a Biden más de 10 millones al año. Este director fue detenido por las autoridades chinas a principios de 2018 y desde entonces no se ha vuelto a saber de él y la CEFC acabó en bancarrota a principios de este año.

“El director cambió el trato después de que nos viéramos en Miami a uno mucho más duradero y lucrativo acuerdo para crear una compañía de holding propiedad mía al 50% y suya al 50%”.

Biden escribió que Ye había endulzado los términos de un acuerdo anterior, un contrato de tres años de consultas en el que le pagarían 10 millones anualmente “tan solo por presentaciones”.

Burisma, el origen

Burisma, la mayor compañía de petróleo y gas natural de toda Ucrania, fue fundada por Mykola Zlochevsky en 2006, que fue el Ministro de Ecología y Recursos Naturales bajo el Presidente Victor Yanukovych. Zlochevsky ilegalmente otorgó licencias de petróleo y gas a sus propias compañías y se le acusa de haber robado 5 billones como Ministro además de haber sido parte de la administración violenta y corrupta de Yanukovych, lo que le obligó a huir del país.

Dicho presidente es un comunista líder de un partido pro ruso; las primeras elecciones que ganó fueron canceladas por el Tribunal Supremo (2004), pero en las de 2010 ganó y empezó a arrestar a activistas o libre pensantes y a matar manifestantes muchos de ellos por francotiradores, al final huyó a Rusia. Las cortes le han considerado culpable de traición a Ucrania y crímenes contra la paz, por sus esfuerzos por aplastar en 2014 manifestaciones pro occidente y también por pedir tras su exilio a Putin que invadiera Ucrania, entre otras cosas. Curiosamente su asesor fue un demócrata muy conocido por su trabajo con diferentes candidatos también demócratas, como Bernie Sanders.

Varios trabajos de investigación parecen mostrar que Burisma está controlada por el oligarca Ithor Kolomoisky, bajo cuyo poder también está la institución financiera más grande de Ucrania PrivatBank; Kolomoisky es notorio por haber ganado una reputación de violencia y crueldad, oligarcas rivales le han demandado por presuntamente hacerse con el control de negocios y plantas con asesinatos y violencia. De hecho EEUU prohibió su entrada en el país. En 2015 después ya de que Hunter y otro demócrata por el nombre de Devon Archer pasaran a forma parte de la Junta, a Kolomoisky se le volvió a permitir la entrada en EEUU.

Dos meses después del golpe que derrumbó el corrupto y violento gobierno del ex Presidente Yanukovych, en abril de 2014, Zlochevsky hizo a Hunter Biden parte de la junta. Cuatro días más tarde Joe Biden prometió 50 millones de dólares de dinero del contribuyente para ayudar al nuevo gobierno de Ucrania, supuestamente a combatir la corrupción. Según The Hill, la firma de Hunter estaba recibiendo pagos regulares de Burisma usualmente más de 166.000 al mes, estos pagos duraron hasta el otoño de 2015 y en total suman más de 3 millones.

La campaña de Biden ha negado cualquier acto indebido y ha afirmado que su calendario no muestra ninguna reunión aunque más tarde aclararon que la campaña no descarta la posibilidad de que el antiguo Vicepresidente hubiese tenido una interacción informal con Pozharskyi.

La censura

Joe Biden se ha encontrado a menos de un mes de las elecciones de EEUU, con la más que probable posibilidad de que un mayor número de emails relacionados con este presunto escándalo de corrupción aparezcan en las siguientes semanas.

Las aguas no han hecho más que enturbiarse aún más tras la respuesta partidista de redes sociales como Twitter que han consurado enlaces, cuentas e incluso al periódico New York Post que primero publicó y tuvo acceso a los emails, causando un clamor en EEUU denunciando la falta de imparcialidad y clamando por la libertad de expresión.

Al menos por el momento, la cuenta del New York Post sigue en la lista negra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *