El enemigo es la izquierda

¿Habrán aprendido la lección en el Partido Popular? ¿Volverán a persistir en el error de apostar por la gran coalición con el PSOE?

Estimado lector, no albergo esperanzas de cambio de rumbo en el Partido Popular. Niguna. Son los mismos cobardes que han acompañado a Pablo Casado en su humillante estrategia de claudicación política y moral ante la izquierda. Los mismos que gustosamente han abrazado todas y cada una de las nocivas políticas rojas emanadas de ese maldito logo multicolor que representa la Agenda 2030. Los mismos que compran el perdón de la izquierda colaborando en la estrategia de demonización de VOX, facilitando la permanencia en el Gobierno de los amigos de la ETA. Ese es el PP. No hay otro. Al menos, hasta hoy.

Estos no barones y sí  «baroncitos de chichinabo» se sienten orgullosos de haber sido la comparsa de plañideras de Casado, y ahora solo pretenden ocupar su lugar. Son los que le aplaudieron como focas cuando éste atacó vilmente a Santi Abascal en la mocion de censura: «En estos dos años como presidente del PP (…), me resistía a creer su estrategia irresponsable y corrosiva para España. Este partido, que usted conoce bien y que a usted le conoce muy bien, ha pagado un tributo de sangre, que ahora pisotean personas como ustedes. Nosotros no queremos ser como usted».

La vileza y la felonía tomaron corpórea existencia en los que  aplaudieron tan indignas palabras

Ni uno solo tuvo el coraje y la valentía de levantar la voz contra esos miserables ataques personales. Doy por hecho que creían lo mismo que el todavía presidente de su partido. Doy por hecho que son igualmente culpables de dicha infamia. Doy por hecho que os merecéis a Casado. España no, pero ustedes sí.

Propósito de enmienda, ninguno. Propósito de permanencia en el error

Da vergüenza ver lo que está aconteciendo en el Partido Popular, mucha vergüenza. Pero, ¿estamos ante una maldición bíblica o tiene un origen más mundano? ¿Qué hay detrás de esta política suicida?

Creo que son los frutos de la cosecha de Casado. Nada más. Es lo que ha conseguido al elegir como socio al mal –PSOE, hay que ser torpe e inútil- y asumir como propio todo su dogmatismo enfermizo. Cuando se vive en la indigencia moral, suele ocurrir esto.

Para entender la demolición del Partido Popular, solo hay que ver lo que han dicho destacados miembros de la hermandad de la basura roja como Risto, Jorjeja, Pardo, Peinado y otros. Todos ellos forman la comitiva que pontifica odio contra España. Todos ellos son los tontos útiles de la peste roja: socialismo-comunismo.

Señores del Partido Popular, pónganse las pilas de una puñetera vez y quítense el uniforme de extremo-centro-centrado, que es el eufemismo del cobarde de turno –muchos de vosotros- cuando no tiene lo necesario para defender aquello en lo que cree, suponiendo que aún creáis en algo.

Por el contrario, es esperanzador ver la gran lección de democracia que ha dado Santi Abascal, el que será el próximo presidente de España, que lejos de devolver parte de lo que Casado y su partido merecen, ha declarado: «No comentaré las crisis internas de otro partido. (…) Deseamos que la crisis se resuelva pronto para poder sumar y ser alternativa a Sánchez. Ojalá no tengamos que padecer en el futuro crisis como esta que, no podemos celebrar, sino que lamentamos. El único sorpasso que nos interesa es al PSOE». Imaginad qué habría dicho en una situación similar el Partido popular.

He aquí la clave de por qué VOX no para ni parará crecer. Porque tiene un único y homogéneo proyecto político para toda España. Porque al frente de ese proyecto se halla un señor con una talla humana, moral y política superior, que ha sabido rodearse de personas con un nivel intelectual y moral también superior, como es Macarena Olona, Iván Espinosa, Jorge Buxade y otros miembros igual de brillantes.

Partido Popular y su futuro líder, ¿quién es el enemigo de la libertad, la vida y España?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.