El Ejército ruso da signos de agotamiento. Se publica la desesperada carta de un presunto miembro de la inteligencia rusa

Es un hecho, desde hace ya varios días el frente ruso en Ucrania no avanza tan rápidamente con lo hizo en un primer momento

Aunque esto podría deberse a un cambio de estrategia y no son pocos los triunfos del Ejército invasor, destacando su rápido avance los primeros días en los frentes norte y sur o su dominio total en el Mar Negro, las grandes y medianas ciudades están ejerciendo una resistencia numantina con la que seguramente el alto mando ruso no contaba.

En este sentido, la guerra de los Balcanes y el asedio de Sarajevo han demostrado que una ciudad europea actual puede resistir meses de bloqueo, asedios y bombardeos enemigos sin capitular.

El transcurso de los días y, paralelamente, el apoyo internacional a Ucrania, tanto en armamento y municiones como en dinero, voluntarios y logística, no juegan a favor del Ejército ruso.

Soldado ucraniano equipado con un AT-4 proporcionado por Suecia. «Solo con que el 20% acierte al menos 1 blanco enemigo, 1000 vehículos rusos serán destruidos», reza el twit.

En el mejor de los casos- desde una perspectiva rusa- si el alto mando ruso contaba con esta resistencia por parte del pueblo ucraniano, difícilmente tenía en cuenta también unas sanciones internacionales tan agresivas que pueden traer consigo el colapso total del Estado ruso en cuestión de meses.

En las últimas horas, una supuesta carta, de veracidad dudosa, como todo lo que nos llega de Rusia y Ucrania estos días, está logrando un considerable eco en internet.

Un twittero habría viralizado el desesperado análisis llevado a cabo por un importante miembro de la inteligencia rusa. Este dejaría entrever que la invasión llevada a cabo por Moscú estaría acercando al país poco a poco a su colapso.

Aquí un extracto del análisis traducido al español. En él se compara la hipotética penosa situación actual de Rusia con la de la guerra ruso-japonesa de 1905, la Primera Guerra Mundial o la Guerra de Chechenia.

Estas son guerras que, o bien Rusia perdió, o, en el caso de Chechenia, consiguió ganar pírricamente a un muy alto precio, a pesar de que dicho territorio no era un estado soberano con ejército regular propio, estaba aislado del mundo y solo contaba con 1,5 millones de habitantes (frente a los más de 40 que tiene Ucrania).

< Inicio del mensaje >

Apenas he dormido estos días, en el trabajo, casi todo el tiempo, mi cerebro está nublado. Quizá sea el exceso de trabajo, pero me siento como en un mundo surrealista.

La caja de Pandora está abierta – un verdadero horror global va a comenzar para el verano – la hambruna global es inevitable. Rusia y Ucrania eran los principales proveedores de grano del mundo. La cosecha de este año será menor y los problemas logísticos provocarán una catástrofe. (nota del editor: esta historia de hambruna mundial es probablemente exagerada)

No puedo decir qué guió la decisión de llevar a cabo esta operación, pero ahora nos están culpando metódicamente (al FSB).

Se nos reprende por nuestro análisis. Últimamente, nos vemos obligados a preparar más informes. Todos estos asesores políticos, los políticos y los poderes fácticos están creando el caos. Y lo que es más importante, nadie sabía que iba a haber una guerra de este tipo: se ocultó a todo el mundo. Por ejemplo, se le pide que analice los diferentes resultados y consecuencias de un gran atentado, investiga el modo de ataque y se le dice que es sólo una hipótesis y que no debe insistir en los detalles, para que entienda que el informe sólo debe ser una simple casilla, y que las conclusiones del análisis deben ser positivas para Rusia, de lo contrario se le cuestiona básicamente por no hacer un buen trabajo. Por lo tanto, hay que escribir que tenemos todas las medidas necesarias para anular los efectos de un determinado tipo de ataque. Estamos completamente sobrecargados de trabajo. Pero luego resulta que la suposición se ha convertido en realidad, y nuestro análisis de esa suposición es totalmente una mierda.

No tenemos respuesta a las sanciones por eso.

Nadie sabía que iba a haber una guerra así, por lo que nadie se preparó para estas sanciones.

Esta es la otra cara del secreto: dado que todo el mundo se mantuvo en la oscuridad, ¿cómo podríamos prepararnos para ello?

Además, Kadyrov se volvió loco. Estuvimos muy cerca de un conflicto con él porque los ucranianos, a través de su desinformación, afirmaron haber recibido información del FSB sobre su equipo en Kiev. Su equipo fue completamente demolido antes de empezar a luchar y quedó hecho pedazos. No tengo información de que haya sido una filtración del FSB a Ucrania, así que le doy un 1-2% de posibilidades, pero no puedo descartarlo del todo.

Nuestra blitzkrieg ha colapsado totalmente. Es imposible completar la tarea: si Zelensky y sus diputados fueran capturados en los primeros 3 días, todos los edificios clave también fueran capturados, y fueran obligados a leer un discurso de su rendición al país, entonces la resistencia de Ucrania probablemente se habría disuelto a un nivel mínimo. Teóricamente. Pero, ¿entonces qué? Incluso en este resultado IDEAL, quedaba un problema insoluble: ¿quién es la contraparte de nuestras negociaciones? Si eliminamos a Zelensky – bien – ¿quién firmará el acuerdo? Si es con Zelensky, entonces este acuerdo no tendrá ningún valor una vez que lo eliminemos.
ОПЗЖ (El partido de la oposición en Ucrania que colabora con Rusia) se negó a cooperar. Medvechuk, el cobarde, huyó. Hay otro líder – Boyko, pero también se negó, incluso su propia gente no lo entiende. Quería traer de vuelta a Tsaryova, pero incluso los nuestros están en contra de él aquí en Rusia. ¿Traer de vuelta a Yanukovich? ¿Pero cómo? Si decimos que no podemos ocupar, el gobierno recién formado será derrocado en 10 minutos en cuanto nos vayamos.

¿Ocupar? ¿Cómo exactamente? ¿De dónde vamos a sacar tanta gente? La oficina del comandante, la policía militar, la contrainteligencia, la seguridad… incluso con una mínima resistencia ucraniana, necesitaríamos más de 500.000 personas, sin incluir los suministros y la logística. Hay una regla, si tratas de encubrir un mal liderazgo con cantidad, sólo empeorarás las cosas. Y de nuevo, ese sería el problema en el ESCENARIO IDEAL, que no existe.

¿Y qué pasa ahora? No podemos anunciar una movilización general por dos razones:

1) La movilización hará implosionar la situación dentro de Rusia: política, económica y social.

2) Nuestra logística ya está sobrecargada hoy en día. Podemos enviar un gran contingente a Ucrania, ¿y qué obtendríamos? Ucrania – un país con un territorio enorme, y su odio hacia nosotros es astronómico. Nuestras carreteras simplemente no pueden acomodar el reabastecimiento de tales convoyes, y todo se detendrá. Y no podemos hacerlo en el lado del liderazgo debido al caos actual.

Estas dos razones son concurrentes, pero una es suficiente para romper todo.

En cuanto a las pérdidas militares rusas: no conozco la realidad, nadie la conoce. Hubo alguna información en los dos primeros días, pero ahora nadie sabe lo que está pasando en Ucrania. ¡Hemos perdido el contacto con las principales divisiones! Pueden restablecer el contacto, o disiparse bajo el ataque, e incluso los comandantes no saben cuántos están muertos, heridos o capturados. El número total de muertos es ciertamente de miles, quizás 10.000, quizás 5.000, o quizás sólo 2.000. Pero incluso en nuestro mando, nadie lo sabe. Pero probablemente esté más cerca de los 10.000. Y ni siquiera contamos las bajas en los «estados separatistas».

Ahora, incluso si matamos a Zelensky o lo hacemos prisionero, nada cambiará. El nivel de odio hacia nosotros es similar al de Chechenia. Y ahora incluso los que nos son leales en Ucrania están públicamente en contra nuestra.

Porque todo esto fue planeado en la cumbre (en Rusia), porque se nos dijo que tal escenario no ocurriría a menos que fuéramos atacados primero. Porque nos dijeron que teníamos que maximizar nuestras amenazas para negociar un resultado pacífico. Porque ya estábamos preparando las protestas contra Zelensky sin pensar en invadir Ucrania.

Ahora, las víctimas civiles en Ucrania seguirán una progresión geométrica, y la resistencia contra nosotros no hará más que fortalecerse. Los soldados de infantería ya han intentado entrar en las ciudades: de los 20 grupos de paracaidistas, sólo uno ha tenido un éxito «provisional». Recordad la invasión de Mosul, es una norma, pasa con todos los países, nada nuevo.

¿Sosteniendo un asedio? En las últimas décadas en Europa -Serbia es el mejor ejemplo- las ciudades pueden seguir funcionando bajo asedio durante años.

Los convoyes humanitarios de Europa a Ucrania son sólo cuestión de tiempo.

Nuestra fecha límite condicional es junio. Condicional porque para junio no habrá economía en Rusia, no habrá nada. Básicamente, la semana que viene habrá un colapso (en Rusia) para uno u otro bando, simplemente porque la situación no puede seguir como está.

No tenemos análisis, no podemos hacer predicciones en este caos, nadie podrá decir nada con certeza (en Rusia).

Actuar por intuición, especialmente con emociones fuertes, no es un juego de póquer. Pero nuestras apuestas tendrán que aumentar con la esperanza de que una opción tenga éxito.

Lo trágico es que podemos calcular mal fácilmente y, como resultado, perderlo todo. En general, Rusia no tiene salida. No hay opciones para una posible victoria, sólo pérdidas, eso es todo.

Repetimos al 100% nuestro error del siglo pasado, cuando decidimos golpear al «débil» Japón para conseguir una victoria rápida, y resultó que nuestro ejército estaba en un estado de calamidad total. Entonces iniciamos una guerra hasta el final victoriosa, y luego empezamos a reclutar a los bolcheviques para reeducarlos en el ejército. Entonces estos bolcheviques, apenas reconocidos, retomaron sus consignas antibélicas.

En el lado positivo: hicimos todo lo posible para que no hubiera la menor sospecha de que estábamos enviando al frente unidades militares de prisión. Si se recluta a presos políticos y a personas socialmente indeseables, la moral del ejército será negativa.

El enemigo está motivado. Monstruosamente motivado. Saben cómo luchar, tienen muchos comandantes competentes. Tienen armas y apoyo. Simplemente sentaremos un precedente de catástrofe humana en el mundo.

Lo que más tememos es que los poderes fácticos intenten enmascarar los viejos problemas con otros nuevos. Esta es en gran parte la razón por la que surgió el Donbass en 2014: necesitábamos distraer a Occidente de la primavera rusa en Crimea, así que la llamada crisis del Donbass tenía que acaparar toda la atención y convertirse en moneda de cambio. Pero ahí empezaron problemas aún mayores.

Entonces decidimos presionar a Erdogan para conseguir 4 tuberías para el Southern Stream (gas) y entramos en Siria. Esto fue después de que Suleimani (Guardia Revolucionaria Islámica) nos diera a sabiendas información falsa para resolver sus propios problemas.

Como resultado, no pudimos resolver el problema de Crimea, y los problemas en Donbass no desaparecieron. El Southern Stream se ha reducido a 2 tuberías (de gas), y Siria está suspendida – si nos vamos, Assad será derrocado y quedaremos como tontos, y permanecer allí es difícil e innecesario.

No sé a quién se le ocurrió la idea de la «Ucrania Blitzkrieg». Si hubiéramos recibido todos los datos reales, al menos habríamos señalado que el plan original es cuestionable y que hay que reevaluar muchas cosas. Hubo que reevaluar muchas cosas.

Ahora estamos de mierda hasta el cuello y no sabemos qué hacer. La «desnazificación» y la «desmilitarización» no son categorías analíticas porque no tienen parámetros concretos para evaluar la consecución de los objetivos.

Ahora estamos atascados esperando a que algún asesor mentalmente trastornado convenza a la cumbre para iniciar un conflicto con Europa, exigiendo una reducción de las sanciones: o relajan las sanciones o es la guerra. ¿Y si Occidente se niega? En ese caso, no descarto que nos veamos arrastrados a un conflicto internacional en toda regla, como Hitler en 1939. Nuestra «Z» se equiparará con la esvástica.

¿Existe la posibilidad de un ataque nuclear localizado? Sí. No para fines militares. Tal arma no ayudará a romper las defensas. Pero con el propósito de asustar a todos los demás (Occidente).

Estamos avanzando para crear un escenario en el que se pueda culpar de todo a Ucrania.

Naryshkin (Director del Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia) y su SVR están desenterrando los trapos sucios para demostrar que Ucrania estaba construyendo armas nucleares en secreto. Maldita sea. Van a por lo que ya hemos analizado y cerrado el libro: no se puede inventar cualquier prueba de especialistas y uranio. Ucrania tiene una tonelada de isótopo 238 agotado, eso no es nada. El ciclo de producción es tal que no se puede hacer en secreto.

Una bomba sucia no puede crearse en secreto. Las antiguas centrales nucleares ucranianas sólo pueden producir este material como subproducto, en cantidades mínimas. Los norteamericanos vigilan tanto estas plantas con MAGATE que incluso hablar de ello es estúpido.

¿Sabes lo que va a empezar en una semana? Asegurémonos de que en dos semanas sea parejo. Vamos a estar tan jodidos que empezaremos a recordar los buenos tiempos de hambre de los 90. Mientras los mercados están cerrados, Nabiullina parece estar dando los pasos adecuados, pero es como tapar agujeros en un barco con los dedos. La situación estallará de todos modos y con más fuerza. Nada se resolverá en 3, 5 o 7 días.

Kadyrov es un grano en el culo, no sin razón. Tiene sus propias aventuras. Se ha creado una fama de invencible, y si cae una sola vez, su propio pueblo lo depondrá.

Siguiente.

Siria. «Chicos: aguantad, todo va a acabar en Ucrania y luego fortificaremos nuestras posiciones en Siria». Y ahora, en cualquier momento, nuestro contingente estacionado allí puede quedarse sin recursos, y entonces se ejercerá una presión ridícula…

Turquía está cerrando el Estrecho, y enviar suministros a Siria por aire es como meter dinero en un horno. Fíjese bien: todo esto está ocurriendo a la vez, y ni siquiera tenemos tiempo para ponerlo todo en una pila y analizarlo.

Nuestra posición actual es como la de Alemania en 1943-1944, pero es nuestra posición START en Ucrania.

A veces me pierdo en este exceso de trabajo, a veces siento que es sólo un sueño y que todo está como antes.

En cuanto a las prisiones, será peor. Las tuercas se empezarán a apretar hasta que sangren. En todas partes. Para ser sinceros, desde un punto de vista puramente técnico, es la única manera de mantener el control de la situación. Ya estamos en plena movilización. Pero no podemos permanecer en ese modo durante mucho tiempo, nuestros horarios son desconocidos, y sólo empeorará. La gobernanza siempre se aleja de la movilización.

Así que, con el tema de Ucrania, nos pusimos en marcha como si fuera un sprint de 100 metros, pero en realidad nos apuntamos a un maratón.

Y este es un resumen bastante breve de los acontecimientos actuales.

Para ser más cínico, no creo que Putin vaya a pulsar el botón rojo para destruir el mundo entero.

Por un lado, no es sólo una persona la que decide, y alguien se negará. Estoy absolutamente seguro de ello. Hay mucha gente y no hay un solo botón rojo.

En segundo lugar, hay algunas dudas sobre su funcionamiento. La experiencia demuestra que cuanto más transparentes son los procedimientos de control, más fácil es identificar los problemas. Y es allí donde no está claro quién controla qué y cómo, pero donde los informes están siempre llenos de bravuconadas, donde siempre hay problemas.

No estoy seguro de que el sistema del «botón rojo» funcione según los datos comunicados. Además, el combustible de plutonio debe cambiarse cada 10 años.

En tercer lugar, y lo más repugnante y triste, personalmente no creo en la voluntad de Putin de sacrificarse cuando ni siquiera permite que sus ministros y asesores más cercanos estén en su séquito.

Si esto se debe a su miedo a COVID o a un posible asesinato es irrelevante. Si tienes miedo de que las personas en las que más confías estén cerca de ti, ¿cómo puedes elegir destruirte a ti mismo y a los que más te importan?

< fin del mensaje >

Un estancamiento difícil de negar. La Blitzkrieg rusa parece haber fracasado

En esta guerra todavía puede pasar de todo y Rusia está lejos de perder en el sentido categórico del término. Sin embargo, poco a poco queda evidenciado que este conflicto no va a ser un camino de rosas para el Ejército invasor.

En lo que a la guerra respecta, poco importa que el anterior mensaje pertenezca realmente a un alto mando ruso si el contenido es cierto. Y el caso es, que cada vez hay más señales que parecen indicar que por ahí pueden ir los tiros.

12 días después del comienzo de las hostilidades, ni se han tomado Kiev, Sumy, Mariúpol y Jarkov en 48/ 72 horas ni la población prorrusa o filorrusa del este de Ucrania se ha pasado en masa al «bando ruso»; no obstante, sí ha habido varias decenas de miles de ucranianos que se han adherido a la causa rusa.

En este sentido, si son ciertas las teorías que afirman que el plan ruso pasaba por anexionarse los territorios del Dombás con la misma celeridad que Crimea en 2014 y tomar las grandes ciudades ucranianas del centro, norte, sur y este del país en 48-72 horas- y tiene bastante sentido estratégico que así fuere, sobre todo viendo cuál fue la actuación del invasor en los primeros días de contienda- podemos decir que el plan inicial ruso ha fracasado claramente. Todo a pesar, insisto, de los éxitos conseguidos en todos los frentes, especialmente en el frente sur.

Además, no parece que Moscú fuera consciente a priori de la condena internacional que iba a sufrir Rusia frente al apoyo abrumador que recibiría la invadida Ucrania. Para una economía y peso internacional limitado, como los que ostenta Rusia a día de hoy pese a que su líder se vea a sí mismo como un nuevo zar, esto puede resultar decisivo.

Hoy mismo, el medio de geopolítica y análisis militar The Political Room publicaba en sus redes vídeos acompañados de mensajes que dejaban entrever la desesperación de la logística rusa en los distintos frentes ucranianos.

Los trenes rusos transportan sin descanso toda clase de vehículos civiles de transporte a territorio de Ucrania después de que las unidades militares o militarizadas desplegadas inicialmente (algunas con 40, 50 y hasta 60 años de antigüedad) hayan sido diezmados y/o no hayan sido capaces de abastecer a los convoyes rusos.

Como ya adelantábamos en noticias anteriores de Nuestra España, Moscú estaría teniendo muchos problemas para abastecer a sus convoyes, lo cual concuerda bastante con el estancamiento de su avance en el frente norte, especialmente en torno a Kiev, en los últimos días.

Análogamente, la «rasputitsa» (el tan odioso barro preprimaveral de la región del mundo que nos ocupa) y la resistencia ucraniana, estarían dejando fuera de juego a tanques, blindados y vehículos de abastecimiento rusos a un vertiginoso ritmo que Moscú no parece que hubiera previsto.

Las armas anti tanque de diversa índole están eliminando todo tipo de carros de combate y vehículos rusos. Otros son directamente abandonados en zonas en las que el barro atrapa irremediablemente a los vehículos que se aventuran campo a través, convirtiendo a sus tripulaciones en blancos fáciles.

El abandono de vehículos y materiales no es cosa solo de reclutas rusos, sino también de soldados profesionales. En Nikolaev unidades selectas como los famosos paracaidistas rusos huyen dejando un jugoso surtido de material militar.

A nivel de opinión pública, pocas guerras a lo largo de la Historia de la humanidad han tenido un perdedor tan categórico como Rusia estos días.

Moscú solo ha recibido el apoyo de países de menor importancia que son dictaduras socialistas o teocráticas, así como de una minoría de los ciudadanos de cada país del mundo. Ni siquiera el Gobierno chino ha visto con buenos ojos la invasión rusa de Ucrania.

Aunque Putin trató de justificar su invasión con soflamas y reduccionismos tradicionalmente muy eficaces de cara a la opinión pública occidental como el de la famosa «desnazificación» o «desmilitarización» de Ucrania, estas han sido fácilmente desmontadas por la prensa occidental y, especialmente, por la comunidad mundial de internet, que ha dejado en evidencia la absurdez de tales excusas e infundadas acusaciones.

Resulta que tanto en el bando ruso como en el ucraniano hay personas de todas las ideologías luchando por lo que creen justo.

Tildar a Ucrania de «país nazi» cuando su actual presidente es de origen judío y cuenta con un apoyo del 70% no pasa de ser una broma de mal gusto. Una excusa infantil que solo puede valerle a Putin el apoyo occidental de minorías ultraizquierdistas nostálgicas de la URSS que, en ocasiones, parecen ignorar la ideología real del actual dirigente ruso o restarle importancia mientras este siga siendo socio estratégico de Nicolás Maduro.

Por supuesto, hay varias milicias, batallones y hasta partidos políticos nazis, filonazis o ultranacionalistas en Ucrania, pero son minoritarios; puede que incluso más minoritarios de lo que son en Rusia.

Asimismo, los inevitables crímenes de guerra, la carestía, el hastío bélico o la progresiva destrucción de las ciudades están alimentando un creciente odio o cuanto menos, rechazo antirruso por toda Ucrania, incluidas las zonas más rusófonas y prorrusas.

Finalmente, Moscú se enfrenta a la oposición a la invasión en su propio territorio. Ya antes del estallido bélico un 25% de los rusos se oponía a la intervención en Ucrania y un ajustado 50% la apoyaba, mientras que un 25% se encontraba indeciso o no lo tenía claro. Es posible que estos porcentajes hayan variado después de dos semanas de encarnizado conflicto.

Si realmente las grandes exigencias de Rusia para poner fin a esta guerra se reducen a la neutralidad de Ucrania y al reconocimiento de Crimea como rusa por parte de Ucrania y el resto del mundo- es decir, que la parte rusa renuncia a anexionarse más territorios incluido el Dombás o a un control más exhaustivo del Estado ucraniano- esta más que costosa y sangrienta conflagración va a ser muy difícil de justificar para Putin de cara al pueblo ruso, que ya está sufriendo las agresivas sanciones impuestas por la comunidad internacional.

La población rusa está viendo estos días como su nivel de vida y sus libertades civiles se igualan cada vez más a las de sus vecinos de Corea del Norte

Estos últimos días se han venido produciendo algunas huelgas y manifestaciones públicas en fábricas y plazas rusas en contra de la invasión de Ucrania, la crisis económica asociada y la escasez de bienes de consumo que empieza a azotar a toda Rusia y no hará sino agravarse en los próximos días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.