El ecoplaneta de Sánchez

Este es el panorama con el que nos podríamos encontrar en unos meses en el planeta Sánchez.

Se está produciendo una ruptura de toda la cadena de suministros. Por ejemplo, la escasez de componentes electrónicos

La industria automovilística fue de las primeras en alertar sobre esta escasez. La falta de tales componentes ya está afectando a múltiples sectores, desde electrodomésticos a la juguetería. Esta escasez está paralizando las cadenas de montaje en todo el mundo.

A ello se une la escasez de plásticos, materiales poliméricos, productos químicos y otras múltiples materias. La consecuencia inmediata es la fuerte subida de precios de materias primas

Algo similar podríamos decir de múltiples materiales por su actual escasez: como el cemento a la madera, pigmentos, resinas, fertilizantes.

Todo esto está incrementando las dificultades a las que se está viendo sometida la cadena logística, tal como estamos viendo en Gran Bretaña.

Esto hace que alza del precio energético se dispare, lo que repercute en las empresas productivas y comerciales. El precio está llegando a tal nivel que está llevando al cierre comercial y productivo.

Esta cuestión va a afectar duramente a España porque importamos el 75% de la energía que consumimos

La producción de petróleo lleva cayendo todo 2021, consecuencia de 10 años de políticas de desinversión.

Pero para España no acaban aquí las cosas. El gas llega de Argelia pasando por Marruecos. Actualmente Argelia y Marruecos están en una grave crisis política a la que se une la crisis entre España-Marruecos-Argelia (por el caso Ghali-Polisario-Psoe). El 31 de octubre finaliza el contrato de tránsito de gas Argelia-Marruecos. Argelia cerrará el gaseoducto. Consecuencia, en España se incrementará la escasez de gas y se disparará el precio, que ya está en constante alza.

Los diversos gobiernos españoles -de los dos grandes partidos- optaron en su momento por las renovables, opción que han fortalecido y presentan como política incuestionable. A ello se suma que estamos pasando por un ciclo de falta de vientos, y ya llevamos así un año.

Las compañías están intentando solucionar el problema con plantas de combinado de gas, justo en este momento de crisis gasística

La emergencia es tal que ya no hay tiempo para seguir con milongas de verdes y arcoíris. Deberíamos dejar de financiar macroproyectos eco técnicos y mundos de ensoñación bio-eco para centrarnos en las cuestiones vitales, de inmediata vida o muerte para este país o lo que quede de él. Hay que garantizar la sostenibilidad de la red logística de suministros energéticos, de materias primas, de agua potable, de alimentos, de componentes electrónicos… partiendo de las necesidades locales y regionales a las generales. Porque es en el ámbito municipal donde se desarrolla la vida de los españoles y de las empresas productivas y comerciales. Y todos ellos están interrelacionados y conectados regionalmente dando forma a las necesidades generales de España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *